Los be­ne­fi­cios de la vi­ta­mi­na A en dia­bé­ti­cos

Se­gún ci­fras de INE, en­tre 2000 y 2015 la ta­sa es­pe­cí­fi­ca de mor­ta­li­dad pa­só de 16,2 a 26,2, lo que re­pre­sen­ta la can­ti­dad de muer­tes por ca­da 100 mil per­so­nas, a cau­sa de esta en­fer­me­dad.

Ellas (Chile) - - Portada - (Fuen­te: Do­le Nu­tri­tion Ins­ti­tu­te)

La dia­be­tes es una en­fer­me­dad que afec­ta a mu­chas per­so­nas en el mun­do. Ci­fras de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) in­di­can que las muer­tes por esta pa­to­lo­gía, en el 2000 eran in­fe­rior a un mi­llón, ci­fra que al­can­zó los 1,6 mi­llo­nes en 2015. Se­gún re­por­tes del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas (INE), la ta­sa de mor­ta­li­dad a cau­sa de esta en­fer­me­dad se in­cre­men­tó en 10 pun­tos en­tre 2000 y el 2015. Es­to sig­ni­fi­ca que por ca­da 100 mil per­so­nas, an­tes fa­lle­cían 16,2 y ac­tual­men­te 26,2. La bue­na no­ti­cia es que un estudio pu­bli­ca­do por el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Do­le Nu­tri­tion Ins­ti­tu­te con­fir­mó que la vi­ta­mi­na A, co­no­ci­da co­mo la vi­ta­mi­na que ayu­da a me­jo­rar la vi­sión, aho­ra tie­ne otro be­ne­fi­cio com­pro­ba­ble en la sa­lud. En­tre sus pro­pie­da­des, se co­no­cían la pro­duc­ción de gló­bu­los blan­cos, re­cons­truc­ción de hue­sos y re­ge­ne­ra­ción de la piel. La fun­ción que se aca­ba de com­pro­bar es la de me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to de las cé­lu­las be­ta en los dia­bé­ti­cos.

¿CÓ­MO FUN­CIO­NA LA VI­TA­MI­NA A?

En los ini­cios de nues­tra vi­da, la vi­ta­mi­na A jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en el de­sa­rro­llo de las cé­lu­las be­ta, lo cual con­du­ce a un fun­cio­na­mien­to apro­pia­do pa­ra com­ba­tir la in­fla­ma­ción en la épo­ca de adul­tez. Las cé­lu­las be­ta, que al­ma­ce­nan y li­be­ran la hor­mo­na in­su­li­na pa­ra ayu­dar a re­gu­lar los ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre, tienen un gran re­cep­tor su­per­fi­cial ce­lu­lar de vi­ta­mi­na A.

Los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que cuan­do se blo­quea­ba la su­per­fi­cie de vi­ta­mi­na A so­bre las cé­lu­las be­ta, ha­bía un de­te­rio­ro de se­cre­ción de in­su­li­na del 30%. Bá­si­ca­men­te, sin la vi­ta­mi­na A, las cé­lu­las be­ta se vol­vían menos re­sis­ten­tes a las in­fla­ma­cio­nes. Cuan­do la cé­lu­la se vuel­ve com­ple­ta­men­te de­fi­cien­te de vi­ta­mi­na A, esta mue­re. Es­to con­du­ce a en­ten­der la for­ma­ción de cé­lu­las be­ta en eta­pas ini­cia­les tan­to en dia­be­tes ti­po 1 co­mo en dia­be­tes ti­po 2 y a có­mo po­de­mos in­ter­ve­nir.

PO­SI­BLES RIES­GOS

Aun­que desea­mos que los dia­bé­ti­cos ten­gan su­fi­cien­te vi­ta­mi­na A en su cuer­po, que re­ci­ban de­ma­sia­da tam­bién pue­de im­pli­car ries­gos. Así, una so­bre­do­sis de vi­ta­mi­na A por me­dio de los su­ple­men­tos, pue­de con­du­cir a una os­teo­po­ro­sis y efec­tos se­cun­da­rios no desea­dos en el au­to­con­trol de la dia­be­tes, pro­por­cio­nan­do ma­yor evi­den­cia de que los su­ple­men­tos son in­ne­ce­sa­rios y po­ten­cial­men­te da­ñi­nos. Sin em­bar­go, ex­ce­der el lí­mi­te su­pe­rior por me­dio de las co­mi­das no im­pli­ca ries­gos, otra ra­zón pa­ra afir­mar que la me­jor me­di­ci­na son los ali­men­tos sa­lu­da­bles.

ALI­MEN­TOS QUE LA TIENEN

Así, la me­jor for­ma de ob­te­ner una do­sis sa­lu­da­ble de vi­ta­mi­na A es por me­dio de las fru­tas y ve­ge­ta­les. En pro­me­dio, un adul­to ne­ce­si­ta apro­xi­ma­da­men­te en­tre 700 y 900 mi­cro­gra­mos de vi­ta­mi­na A por día. A me­nu­do en­con­tra­mos la vi­ta­mi­na A en la na­ran­ja y en los ali­men­tos ama­ri­llos, los que po­de­mos re­co­no­cer ya que son los que tienen el be­ta­ca­ro­teno. In­me­dia­ta­men­te vie­nen a nues­tra men­te las za­naho­rias, los man­gos, los ca­mo­tes y el za­pa­llo, pero no hay que des­car­tar la co­li­flor, el bró­co­li y las es­pi­na­cas, ya que es­tos tam­bién con­tie­nen una can­ti­dad sa­lu­da­ble de vi­ta­mi­na A. Es­tas co­mi­das, no so­la­men­te ayu­da­rán con la dia­be­tes, sino tam­bién con la sa­lud ósea. A mo­do de com­pa­ra­ción, un ca­mo­te en­te­ro con­tie­ne apro­xi­ma­da­men­te 1.400 mi­cro­gra­mos, mien­tras que una pa­pa y una es­pi­na­ca co­ci­na­da rinden apro­xi­ma­da­men­te 570 mi­cro­gra­mos por ta­za.

La fun­ción de la vi­ta­mi­na A re­cien­te­men­te com­pro­ba­da es que me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to de las cé­lu­las be­ta en los dia­bé­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.