Em­ba­ra­za­das: Con­se­jos pa­ra un fin de año sano

Un be­bé vie­ne en ca­mino y es­tas Na­vi­da­des van a ser muy es­pe­cia­les en ca­sa. Pero la fu­tu­ra mamá tie­ne que adop­tar al­gu­nas pre­cau­cio­nes du­ran­te las fies­tas. Un gi­ne­có­lo­go ex­pli­ca có­mo ha­cer­lo.

Ellas (Chile) - - Portada -

Du­ran­te el pe­rio­do na­vi­de­ño, los días se­ña­la­dos se ce­le­bran siem­pre al­re­de­dor de una me­sa. Da­da la abun­dan­cia de co­mi­da su­cu­len­ta y la gran can­ti­dad de even­tos gas­tro­nó­mi­cos que se su­ce­den en es­tas fe­chas, mo­de- rar­se es im­por­tan­te pa­ra cual­quie­ra, pero lo es mu­cho más pa­ra las em­ba­ra­za­das. “To­do lo que co­me la em­ba­ra­za­da le lle­ga al be­bé”, re­cuer­da Fran­cis­co Car­los Zorrilla Romera, gi­ne­có­lo­go y au­tor de la web “con­sul­ta­tu­gi­ne­co­lo­go.com”.

El es­pe­cia­lis­ta co­men­ta que du­ran­te el em­ba­ra­zo no es ne­ce­sa­rio co­mer por dos, aun­que a la em­ba­ra­za­da sí le ape­te­ce ha­cer­lo.

“La ges­ta­ción su­po­ne un cam­bio hor­mo­nal muy im­por­tan­te que tie­ne gran­des re­per­cu­sio­nes a ni­vel me­ta­bó­li­co. Es­to im­pli­ca, por un la­do, un ma­yor de­seo de co­mer y, por otro, que la co­mi­da que in­gie­re la fu­tu­ra mamá le ali­men­ta me­jor”, apun­ta. No obs­tan­te, el doc­tor Zorrilla acla­ra que no to­do lo que co­me la em­ba­ra­za­da es bueno pa­ra el be­bé.

En es­te sen­ti­do, des­ta­ca la im­por­tan­cia, tan­to de la can­ti­dad de co­mi­da que se con­su­me co­mo del ti­po de ali­men­tos.

TRES GRUPOS DE ALI­MEN­TOS

El ex­per­to di­vi­de los ali­men­tos en tres grupos: los que son muy sa­lu­da­bles y cu­yo con­su­mo se de­be au­men­tar; aque­llos cu­yo con­su­mo se de­be li­mi­tar; y, por úl­ti­mo, los que no se de­ben con­su­mir du­ran­te el em­ba­ra­zo. En el pri­mer grupo es­tán las fru­tas, las ver­du­ras, la pas­ta, los fru­tos se­cos, los lác­teos y el pes­ca­do, aun­que con al­gu­nas li­mi­ta­cio­nes.

En el de los ali­men­tos cu­ya in­ges­ta se de­be re­du­cir es­tán: el ca­fé, el té, al­gu­nos pes­ca­dos, los fri­tos o los pa­tés. El gi­ne­có­lo­go acla­ra que se pue­de to­mar té o ca­fé du­ran­te la ges­ta­ción, pero no hay que abu­sar. “Una o dos ta­zas al día es una can­ti­dad acep­ta­ble. No es ma­lo to­mar ca­fé, lo ma­lo es to­mar, por ejem­plo, cuatro ca­fés al día”, apun­ta. Asi­mis­mo, afir­ma que se de­be li­mi­tar el con­su­mo de al­gu­nos pes­ca­dos gran­des, ti­po me­ro o atún ro­jo, pues acu­mu­lan gran­des can­ti­da­des de mer­cu­rio.

Tam­bién se­ña­la que hay que re­du­cir la in­ges­ta de fri­tos y, en ge­ne­ral, de gra­sas por el ex­ce­so de ca­lo­rías que apor­tan y por­que di­fi­cul­tan la di­ges­tión. “Los pa­tés y el hí­ga­do pue­den con­su­mir­se, pero con mo­de­ra­ción. Se tra­ta de car­ne de

“La ges­ta­ción su­po­ne un cam­bio hor­mo­nal muy im­por­tan­te que tie­ne gran­des re­per­cu­sio­nes a ni­vel me­ta­bó­li­co”.

cer­do, pero es­tán co­ci­na­dos. El pro­ble­ma ra­di­ca en su al­to con­te­ni­do en vi­ta­mi­nas li­po­so­lu­bles. Por tan­to, se pue­de to­mar pa­té, pero sin abu­sar”, acla­ra.

En­tre los ali­men­tos que de­ben evi­tar­se du­ran­te el em­ba­ra­zo es­tá la car­ne de cer­do cru­da, ya que es sus­cep­ti­ble de trans­mi­tir el to­xo­plas­ma, un pa­rá­si­to que pue­de pro­du­cir abor­tos y cau­sar mal­for­ma­cio­nes en el fe­to.

“Tam­bién se con­si­de­ra cer­do cru­do a los em­bu­ti­dos co­mo el sal­chi­chón, el ja­món se­rrano, el cho­ri­zo, el lo­mo, etc. Los em­bu­ti­dos de pa­vo o ter­ne­ra, por ejem­plo, no tienen ma­yor pro­ble­ma”, apun­ta.

Pa­ra po­der to­mar em­bu­ti­dos de cer­do de ma­ne­ra se­gu­ra, el gi­ne­có­lo­go re­co­mien­da con­ge­lar du­ran­te va­rios días la pie­za en­te­ra en­va­sa­da al va­cío an­tes de con­su­mir­la.

Otro producto a evi­tar es el pes­ca­do cru­do. No obs­tan­te, el doc­tor Zorrilla ex­pli­ca que no ha­bría ma­yor pro­ble­ma (sal­vo el anisa­kis) si pre­via­men­te ha si­do con­ge­la­do, tal y co­mo mar­ca la nor­ma­ti­va sa­ni­ta­ria.

NI HUE­VOS CRUDOS NI LÁC­TEOS SIN PASTEURIZAR

Asi­mis­mo, el gi­ne­có­lo­go pre­ci­sa que du­ran­te el em­ba­ra­zo no hay que to­mar hue­vos crudos, por el ries­go in­fec­cio­so que im­pli­can, ni lác­teos no pas­teu­ri­za­dos. Es­tos úl­ti­mos po­drían con­lle­var la trans­mi­sión de la lis­te­ria.

“La in­fec­ción por lis­te­ria pro­vo­ca abor­tos es­pon­tá­neos y muer­te neo­na­tal. Si bien la fre­cuen­cia de la en­fer­me­dad es re­la­ti­va­men­te ba­ja, la gra­ve­dad de sus con­se­cuen­cias si­túa a la lis­te­rio­sis en­tre las in­fec­cio­nes de trans­mi­sión ali­men­ta­ria más gra­ves. La lis­te­ria se en­cuen­tra en los pro­duc­tos lác­teos no pas­teu­ri­za­dos y en di­ver­sos ali­men­tos pre­pa­ra­dos, y pue­de cre­cer a tem­pe­ra­tu­ras de re­fri­ge­ra­ción”, ad­vier­te la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud. Ade­más, el doc­tor Zorrilla afir­ma que una em­ba­ra­za­da no de­be con­su­mir pa­tés ni que­sos com­pra­dos a gra­nel, es de­cir, que ya es­tén abier­tos en el es­ta­ble­ci­mien­to en el mo­men­to de la com­pra. “To­dos los pro­duc­tos se tienen que com­prar en­va­sa­dos y abrir­los en ca­sa”, pre­ci­sa.

En lo re­la­ti­vo a las be­bi­das al­cohó­li­cas, el fa­cul­ta­ti­vo asegura que es­tán to­tal­men­te prohi­bi­das du­ran­te la ges­ta­ción. “No exis­ten con­su­mos se­gu­ros o lí­mi­tes más o menos re­co­men­da­bles. El cerebro fe­tal es muy sen­si­ble al al­cohol, in­clu­so en pe­que­ñas can­ti­da­des”, sub­ra­ya. Aun­que los dul­ces sí se pue­den con­su­mir du­ran­te el em­ba­ra­zo, la fu­tu­ra mamá de­be ser pru­den­te con es­tos ali­men­tos, so­bre to­do, en esta épo­ca en la que sue­len abun­dar en ca­si to­dos los ho­ga­res.

Los dul­ces apor­tan mu­chas ca­lo­rías y los hi­dra­tos de car­bono que con­tie­nen son de ab­sor­ción rápida, al con­tra­rio que los hi­dra­tos de car­bono pre­sen­tes en ali­men­tos ve­ge­ta­les, que se ab­sor­ben de ma­ne­ra len­ta y pro­gre­si­va.

Por lo tan­to, cuan­do una em­ba­ra­za­da se ex­ce­de con los dul­ces, ex­pe­ri­men­ta pi­cos ele­va­dos de glu­co­sa en la san­gre. El doc­tor Zorrilla ma­ni­fies­ta que lo ideal en el em­ba­ra­zo es “man­te­ner ni­ve­les de glu­co­sa in­ter­me­dios y cons­tan­tes, ni muy al­tos ni muy ba­jos”. Se­gún ex­pli­ca, con una ba­ja­da de azú­car en san­gre, la ges­tan­te pue­de su­frir un des­ma­yo con fa­ci­li­dad.

De igual mo­do, re­la­ta que el ex­ce­so de azú­car, so­bre to­do en ma­dres pre­dis­pues­tas a la dia­be­tes ges­ta­cio­nal, “fa­vo­re­ce el in­cre­men­to de pe­so de la ma­dre, el ex­ce­so de pe­so del fe­to, las com­pli­ca­cio­nes en el par­to e im­pli­ca un ma­yor ries­go de mor­ta­li­dad del be­bé, una ma­yor ta­sa de par­tos ins­tru­men­ta­les, de ce­sá­reas y un lar­go et­cé­te­ra de com­pli­ca­cio­nes importantes”.

Ade­más de lo que co­me, la em­ba­ra­za­da tam­bién de­be con­tro­lar lo que be­be. El gi­ne­có­lo­go re­cal­ca que el al­cohol es­tá to­tal­men­te prohi­bi­do du­ran­te la ges­ta­ción y aña­de que hay otras be­bi­das que só­lo se pue­den to­mar con mo­de­ra­ción. Es­te es el ca­so del ca­fé, el té y los re­fres­cos de co­la con ca­feí­na. “Se pue­de to­mar una o dos co­las al día, pero no más”, asegura.

Del mis­mo mo­do, el es­pe­cia­lis­ta po­ne el fo­co so­bre las be­bi­das con gas. “Pa­ra la em­ba­ra­za­da, la di­ges­tión es un pro­ce­so más len­to y más di­fí­cil. Su am­bien­te hor­mo­nal, con una ma­yor can­ti­dad de pro­ges­te­ro­na, ra­len­ti­za los mo­vi­mien­tos in­tes­ti­na­les. Por otro la­do, el vo­lu­men cre­cien­te del úte­ro di­fi­cul­ta la di­ges­tión”, des­cri­be. “El me­teo­ris­mo (ga­ses in­tes­ti­na­les), las di­ges­tio­nes pe­sa­das, la aci­dez de es­tó­ma­go y las náu­seas son sín­to­mas di­ges­ti­vos muy fre­cuen­tes en la em­ba­ra­za­da y se agra­van con el con­su­mo de be­bi­das car­bó­ni­cas”, sub­ra­ya.

Cuan­do una em­ba­ra­za­da se ex­ce­de con los dul­ces, ex­pe­ri­men­ta pi­cos ele­va­dos de glu­co­sa en la san­gre. El al­cohol es­tá to­tal­men­te prohi­bi­do du­ran­te la ges­ta­ción y hay otras be­bi­das que só­lo se pue­den to­mar con mo­de­ra­ción.

El es­pe­cia­lis­ta acon­se­ja evi­tar la ro­pa que com­pri­ma el es­tó­ma­go o el ab­do­men. Es­to me­jo­ra­rá las di­ges­tio­nes pe­sa­das, evi­ta­rá los re­flu­jos y la aci­dez.

No exis­ten con­su­mos se­gu­ros o lí­mi­tes más o menos re­co­men­da­bles. El cerebro fe­tal es muy sen­si­ble al al­cohol, in­clu­so en pe­que­ñas can­ti­da­des.

Los re­fres­cos de co­la con ca­feí­na se pue­den to­mar una o dos ve­ces al día, pero no más, se­gún los ex­per­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.