Lo­gros y re­tos de la fer­ti­li­za­ción asis­ti­da

El doc­tor Jan Te­sa­rik, es­pe­cia­lis­ta en gi­ne­co­lo­gía y fer­ti­li­dad, ex­pli­ca los lo­gros y los re­tos en el ám­bi­to de la re­pro­duc­ción asis­ti­da.

Ellas (Chile) - - Portada -

La fe­cun­da­ción in vi­tro ha he­cho po­si­ble el na­ci­mien­to de mi­llo­nes de ni­ños en to­do el mun­do. Fue­ron los doc­to­res bri­tá­ni­cos Pa­trick Step­toe y Ro­bert Ed­wards (es­te úl­ti­mo re­ci­bió en 2010 el Pre­mio No­bel de Fi­sio­lo­gía y Me­di­ci­na) quie­nes rea­li­za­ron con éxi­to la pri­me­ra fe­cun­da­ción in vi­tro en 1977. El 25 de ju­lio del año si­guien­te na­ció Loui­se Brown, el pri­mer “be­bé pro­be­ta” del mun­do.

A lo lar­go de es­tas cua­tro dé­ca­das, las téc­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da han ex­pe­ri­men­ta­do una no­ta­ble evo­lu­ción. “Hoy tra­ta­mos con éxi­to ca­sos que an­tes eran im­po­si­bles”, co­men­ta Jan Te­sa­rik, di­rec­tor de la Clí­ni­ca MAR&Gen de Gra­na­da (Es­pa­ña), que reali­zó con éxi­to su pri­me­ra fe­cun­da­ción in vi­tro en Che­quia en 1982. El es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca en de­ta­lle, en una en­tre­vis­ta, el pa­sa­do, el pre­sen­te y el fu­tu­ro de la re­pro­duc­ción asis­ti­da.

¿Cuá­les son las cau­sas más ha­bi­tua­les de in­fer­ti­li­dad?

“La in­fer­ti­li­dad afec­ta a apro­xi­ma­da­men­te 15% de las pa­re­jas y pue­de ser pro­vo­ca­da por va­rias cau­sas, tan­to por la par­te fe­me­ni­na co­mo por la mas­cu­li­na. En al­gu­nos ca­sos la in­fer­ti­li­dad tie­ne ori­gen fe­me­nino o mas­cu­lino úni­ca­men­te, pe­ro en la ma­yo­ría se en­cuen­tra una com­bi­na­ción de ano­ma­lías de am­bas par­tes ac­tuan­do si­mul­tá­nea­men­te. En la ma­yor par­te de los ca­sos se tra­ta de una des­ven­ta­ja bio­ló­gi­ca a la pro­crea­ción, más bien que de un obs­tácu­lo insuperable. Sin em­bar­go, cuan­do un pro­ble­ma re­la­ti­va­men­te in­sig­ni­fi­can­te de un la­do se jun­ta con uno pa­re­ci­do del otro, lle­ga­mos a un pro­ble­ma mu­cho más com­pli­ca­do de re­sol­ver”.

CA­LI­DAD DE LOS ESPERMATOZOIDES Y EDAD DE LA MU­JER ¿Pue­de in­di­car­nos al­gún ca­so prác­ti­co?

“Cla­ro. Si las trom­pas ute­ri­nas (con­duc­tos que per­mi­ten que los óvu­los ge­ne­ra­dos por el ova­rio des­cien­dan ha­cía el úte­ro y que los espermatozoides suban en su en­cuen­tro), don­de ocu­rre la fe­cun­da­ción na­tu­ral, es­tán obs­trui­das, la fe­cun­da­ción na­tu­ral es im­po­si­ble, in­de­pen­dien­te­men­te de otras ca­rac­te­rís­ti­cas de la pa­re­ja. Es­ta es la con­di­ción que alen­tó los pri­me­ros in­ten­tos de la fe­cun­da­ción in vi­tro en los años 70 del si­glo XX”.

¿Y en la ac­tua­li­dad?

“El im­pe­di­men­to me­cá­ni­co es, hoy día, una con­di­ción de in­fer­ti­li­dad re­la­ti­va­men­te po­co fre­cuen­te. Ac­tual­men­te, la ca­li­dad de los espermatozoides es­tá a la ba­ja, por va­rias cau­sas pro­pias al ré­gi­men de vi­da del hom­bre y a fac­to­res am­bien­ta­les. Por otro la­do, la edad a la cual la mu­jer de­ci­de pro­crear es­tá su­bien­do con­ti­nua­men­te. Por ello, la ma­yo­ría de los ca­sos que tra­ta­mos es­tán re­la­cio­na­dos con la ba­ja ca­li­dad de los espermatozoides o de los óvu­los”.

¿En qué con­sis­te la fe­cun­da­ción in vi­tro? ¿De qué pa­sos cons­ta el tra­ta­mien­to?

“La ba­se de la fe­cun­da­ción in vi­tro con­sis­te en la ex­trac­ción de óvu­los de la mu­jer, su fe­cun­da­ción en el la­bo­ra­to­rio y la trans­fe­ren­cia de los em­brio­nes re­sul­tan­tes en el úte­ro.

El tra­ta­mien­to uti­li­za­do pa­ra lle­var a ca­bo es­ta ac­ción cons­ta de va­rios pa­sos. Pri­me­ro, las mu­je­res re­ci­ben un tra­ta­mien­to hor­mo­nal pa­ra ge­ne­rar va­rios óvu­los en lu­gar de uno so­lo, que se­ría lo nor­mal en un ci­clo ovu­la­to­rio na­tu­ral. Los óvu­los re­cién ex­traí­dos pue­den fe­cun­dar­se en el la­bo­ra­to­rio (in vi­tro) in­cu­bán­do­los con una sus­pen­sión de espermatozoides de la pa­re­ja (fe­cun­da­ción in vi­tro clá­si­ca o con­ven­cio­nal) o in­yec­tan­do di­rec­ta­men­te un es­per­ma­to­zoi­de de­bi­da­men­te se­lec­cio­na­do den­tro de ca­da uno de los óvu­los (ICSI, del in­glés “In­tra Cy­to­plas­mic Sperm In­jec­tion”)”.

¿Y des­pués que ocu­rre?

“Al ca­bo de 2-6 días tras la ex­trac­ción de los óvu­los, los em­brio­nes se­lec­cio­na­dos se trans­fie­ren, vía va­gi­nal, al úte­ro. Los de­más em­brio­nes con­si­de­ra­dos de bue­na ca­li­dad se con­ser­van por con­ge­la­ción y se guar­dan en ni­tró­geno lí­qui­do, dón­de pue­den per­ma­ne­cer va­rios años pa­ra ser trans­fe­ri­dos, en ca­so de fra­ca­so, sin ne­ce­si­dad de re­pe­tir to­do el pro­to­co­lo de es­ti­mu­la­ción ová­ri­ca y ex­trac­ción de nue­vos ovo­ci­tos del ova­rio.

En ca­so de éxi­to, es­tos em­brio­nes pue­den ser uti­li­za­dos en el mo­men­to opor­tuno pa­ra dar a la pa­re­ja un her­mano del ni­ño ya na­ci­do”.

¿Qué su­pu­so la fe­cun­da­ción in vi­tro pa­ra la re­pro­duc­ción asis­ti­da ha­ce 40 años?

“Fue una re­vo­lu­ción. Po­ca gen­te creía que la fe­cun­da­ción pu­die­ra pro­du­cir­se con éxi­to fue­ra del or­ga­nis­mo de la mu­jer. Ha­bían pre­ce­den­tes en ani-

ma­les, don­de la fe­cun­da­ción in vi­tro fun­cio­na­ba ya. Sin em­bar­go, el pri­mer pa­so en los hu­ma­nos ha­cía tem­blar. La ove­ja Dolly, re­sul­tan­te de la clo­na­ción, vi­vió fe­liz­men­te y des­can­sa en paz. Sin em­bar­go, nin­gu­na clí­ni­ca se­ria del mun­do ha anun­cia­do el na­ci­mien­to de ni­ños hu­ma­nos clo­na­dos. Es­tas mis­mas du­das te­nía­mos con la fe­cun­da­ción in vi­tro ha­ce 40 años”. ¿Qué se ne­ce­si­ta­ba pa­ra dar el pa­so “Fun­da­men­tal­men­te un co­no­ci­mien­to per­fec­to y un gran co­ra­je pa­ra lan­zar­se a es­ta aven­tu­ra, lo que reunían los bri­tá­ni­cos Ro­bert G. Ed­wards y Pa­trick C. Step­toe, au­to­res del pri­mer éxi­to de la fe­cun­da­ción in vi­tro ha­ce 40 años. El pri­me­ro ha re­ci­bi­do me­re­ci­da­men­te el pre­mio No­bel por es­te tra­ba­jo y el se­gun­do, por des­gra­cia, fa­lle­ció an­tes de que es­to pu­die­ra ocu­rrir”. OVO­CI­TOS Y ESPERMATOZOIDES AR­TI­FI­CIA­LES “El pri­mer éxi­to de la fe­cun­da­ción in vi­tro ini­ció una vía ha­cia me­tas in­clu­so inima­gi­na­bles en el mo­men­to, que ac­tual­men­te so­bre­pa­san el cam­po del tra­ta­mien­to de la in­fer­ti­li­dad. La fe­cun­da­ción in vi­tro, hoy día, em­pie­za a ser uti­li­za­da in­clu­so en pa­re­jas per­fec­ta­men­te fér­ti­les pa­ra con­tro­lar la trans­mi­sión de en­fer­me­da­des que po­drían po­ner en ries­go el bie­nes­tar y la vi­da del fu­tu­ro be­bé, en ca­so de ser con­ce­bi­do de ma­ne­ra na­tu­ral”. En­tre las pa­re­jas que re­cu­rren a ella, ¿Cuán­tas con­si­guen te­ner un be­be? Cuan­tos in­ten­tos sue­len ser ne­ce­se­rios? “Una res­pues­ta global a es­ta cues­tión es im­po­si­ble por­que no exis­te un per­fil co­mún de una pa­re­ja in­fér­til. Ca­da pa­re­ja con un pro­ble­ma de fer­ti­li­dad pre­sen­ta una com­bi­na­ción úni­ca de de­ce­nas de fac­to­res que son, más o me­nos, res­pon­sa­bles de es­ta con­di­ción. Por lo tan­to, el tra­ta­mien­to tie­ne que ser di­se­ña­do a la me­di­da de ca­da pa­re­ja pa­ra ase­gu­rar el óp­ti­mo re­sul­ta­do”. “Hay tra­ta­mien­tos, co­mo la do­na­ción de espermatozoides y de óvu­los, que tie­nen una al­ta pro­ba­bi­li­dad de em­ba­ra­zo, que pue­de lle­gar a 80% por una ten­ta­ti­va. Sin em­bar­go, por va­rias ra­zo­nes, es­ta so­lu­ción no es siem­pre la pre­fe­ri­da por la pa­re­ja y pue­de ser ne­ce­sa­rio en­ton­ces un re­cur­so de téc­ni­cas más com­pli­ca­das y me­nos exi­to­sas. El nú­me­ro de in­ten­tos ne­ce­sa­rios de­pen­de de la téc­ni­ca ele­gi­da, una de­ci­sión que es­tá, al fin y al ca­bo, en ma­nos de la pa­re­ja”. ¿Qué pro­ba­bi­li­da­des hay de que se ! “Es­ta pro­ba­bi­li­dad de­pen­de bá­si­ca­men­te del nú­me­ro de los em­brio­nes trans­fe­ri­dos y de la ca­li­dad de ca­da uno de ellos. Si su­pié­ra­mos con se­gu­ri­dad qué em­brio­nes dis­po­ni­bles son ge­né­ti­ca­men­te nor­ma­les, se­ría su­fi­cien­te trans­fe­rir uno so­lo pa­ra ase­gu­rar la pro­ba­bi­li­dad óp­ti­ma de te­ner un ni­ño. Es­to, por des­gra­cia, no es po­si­ble sin em­plear un aná­li­sis del ge­no­ma com­ple­to de ca­da em­brión”. "“Sin sa­ber qué em­brio­nes son nor­ma­les y cuá­les no, va­rios em­brio­nes (ha­bi­tual­men­te 2 o 3) son trans­fe­ri­dos pa­ra op­ti­mi­zar el re­sul­ta­do, pe­ro con un ries­go con­se­cuen­te de em­ba­ra­zos múl­ti­ples.

En el año 2014 pu­bli­ca­mos, jun­to con co­la­bo­ra­do­res ita­lia­nos, un tra­ba­jo que de­mues­tra cla­ra­men­te que la trans­fe­ren­cia de un so­lo em­brión, se­lec­cio­na­do por un aná­li­sis del ge­no­ma en­te­ro, es su­fi­cien­te pe­ro, por el mo­men­to, es­ta téc­ni­ca re­sul­ta re­la­ti­va­men­te ca­ra pa­ra la pa­re­ja. Ade­más, la biop­sia em­brio­na­ria, ne­ce­sa­ria pa­ra la téc­ni­ca, pue­de po­ner en ries­go la su­per­vi­ven­cia del em­brión”. # “Efec­ti­va­men­te, es­ta­mos eva­luan­do otros que per­mi­ten el aná­li­sis del ADN del em­brión sin to­car­lo fí­si­ca­men­te, uti­li­zan­do el ADN so­lu­ble li­be­ra­do es­pon­tá­nea­men­te por el em­brión du­ran­te su cul­ti­vo in vi­tro. Se pue­de de­cir que se tra­ta de un aná­li­sis ami­ga­ble con los em­brio­nes. Con­fia­mos en que el cos­te de la téc­ni­ca, de­pen­dien­te del pre­cio de los reac­ti­vos y de las ho­ras de tra­ba­jo ne­ce­sa­rias pa­ra el aná­li­sis ge­né­ti­co com­ple­to, va­ya ba­jan­do en el fu­tu­ro, lo que per­mi­ti­rá su uti­li­za­ción en to­dos los ca­sos de fe­cun­da­ción in vi­tro”. $ - % “Los pró­xi­mos avan­ces van a ir di­ri­gi­dos ha­cia el de­te­rio­ro de la ca­li­dad de los espermatozoides, fre­cuen­te­men­te aso­cia­do a la frag­men­ta­ción de su ADN, y de los óvu­los, re­la­cio­na­do con la ten­den­cia a pos­po­ner la ma­ter­ni­dad. Los pro­ble­mas ute­ri­nos que im­pi­den la im­plan­ta­ción del em­brión son tam­bién una cau­sa de in­fer­ti­li­dad en au­men­to. La po­si­bi­li­dad de crear espermatozoides, óvu­los y úte­ros ar­ti­fi­cia­les re­pre­sen­ta­ría una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va pa­ra los ca­sos más di­fí­ci­les”. # & " ga­ción so­bre téc­ni­cas pa­ra for­mar ' - “Es­ta in­ves­ti­ga­ción es­tá en mar­cha y pue­do de­cir que hay avan­ces im­por­tan­tes. Pe­ro to­dos los que es­ta­mos im­pli­ca­dos sa­be­mos per­fec­ta­men­te que es­ta­mos ju­gan­do so­bre un te­rreno pe­li­gro­so.

Cual­quier error de la téc­ni­ca po­dría pro­vo­car ano­ma­lías ge­né­ti­cas que, ade­más, se trans­fe­ri­rían a to­das las cé­lu­las del fu­tu­ro hi­jo y, me­dian­te sus cé­lu­las re­pro­duc­to­ras, se po­drían per­pe­tuar en fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. Por eso hay que ac­tuar con la má­xi­ma pre­cau­ción y res­pon­sa­bi­li­dad”. # & “Los espermatozoides y óvu­los ar­ti­fi­cia­les po­drían ser fa­bri­ca­dos ya, pe­ro con un ries­go ina­cep­ta­ble de error con con­se­cuen­cias di­fí­cil­men­te pre­vi­si­bles.

Nos cos­ta­rá un cier­to tiem­po afi­nar y así di­si­par to­das las du­das so­bre el uso de espermatozoides y óvu­los ar­ti­fi­cia­les en el tra­ta­mien­to de la in­fer­ti­li­dad hu­ma­na. Yo ha­blo siem­pre de 10 años. Pue­de ser an­tes, pe­ro no quie­ro crear es­pe­ran­zas e ilu­sio­nes in­fun­da­das”.

Fo­to­gra­fía to­ma­da el 9 de fe­bre­ro de 2009 que mues­tra un óvu­lo sien­do in­yec­ta­do pa­ra una de­mos­tra­ción en un la­bo­ra­to­rio de Dres­de (Ale­ma­nia).

Fo­to del doc­tor Jan Te­sa­rik con tres ni­ños na­ci­dos de la fe­cun­da­ción in vi­tro en Estambul en 1999.

Em­brio­nes vis­tos con una téc­ni­ca que ha per­mi­ti­do a es­pe­cia­lis­tas de me­di­ci­na re­pro­duc­ti­va cap­tar los pri­me­ros mo­men­tos de la vi­da, des­de la fe­cun­da­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.