Que el al­cohol no sa­bo­tee tu fin de año

¿Te has pues­to a pen­sar cuán­tas ca­lo­rías apor­tan las be­bi­das al­cohó­li­cas a tu die­ta? Se­gún un nue­vo es­tu­dio, la ci­fra al­can­za­ría las 100 ca­lo­rías pro­me­dio por día en­tre los adul­tos. Pa­ra que no te des­cui­des en es­tas fies­tas, aquí te con­ta­mos más so­bre est

Ellas (Chile) - - Portada -

Cuan­do se pien­sa en mo­di­fi­car la die­ta pa­ra cui­dar la fi­gu­ra o ba­jar de pe­so, mu­chas ve­ces no se tie­nen en cuen­ta las be­bi­das, aun­que es­tas pue­den agre­gar ca­lo­rías y ha­cer que sea más di­fí­cil lo­grar el ob­je­ti­vo de­sea­do.

Es­to no so­lo es vá­li­do pa­ra las so­das, los ju­gos y las be­bi­das azu­ca­ra­das. El al­cohol tam­bién es una fuen­te im­por­tan­te de ca­lo­rías: una cer­ve­za agre­ga al­re­de­dor de 150 ca­lo­rías, lo mis­mo que un re­fres­co, por ejem­plo.

Al res­pec­to, un es­tu­dio desa­rro­lla­do por unos in­ves­ti­ga­do­res del Cen­tro Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas de la Sa­lud (NCHS, por sus si­glas en in­glés) de Es­ta­dos Uni­dos ha de­tec­ta­do que un adul­to es­ta­dou­ni­den­se to­ma a dia­rio 100 ca­lo­rías pro­me­dio, pro­ve­nien­tes de cer­ve­za, vino u otras be­bi­das al­cohó­li­cas. Y si bien no to­dos be­ben esa can­ti­dad, la in­ves­ti­ga­ción de­mues­tra que al­re­de­dor del 30 por cien­to de los hom­bres y el 18 por cien­to de las mu­je­res ma­yo­res de 20 años, con­su­men al­gún ti­po de be­bi­da al­cohó­li­ca to­dos los días. El in­for­me, que fue pu­bli­ca­do en la re­vis­ta NCHS Da­ta Brief, de­ta­lla los pa­tro­nes de con­su­mo de las be­bi­das al­cohó­li­cas de los adul­tos en Es­ta­dos Uni­dos. Allí se in­di­ca, por ejem­plo, que las 100 ca­lo­rías dia­rias pro­me­dio, re­pre­sen­tan al­re­de­dor del 16 por cien­to del to­tal de las ca­lo­rías con­su­mi­das al día. Pe­ro hay que te­ner cui­da­do y vi­gi­lar el to­tal de las ca­lo­rías dia­rias.

Si bien 100 ca­lo­rías no pa­re­cen mu­cho, con el tiem­po pue­den con­ver­tir­se en ki­los ex­tra en el cuer­po. Por otro la­do, el in­for­me tam­bién in­di­ca que los hom­bres tien­den a ele­gir cer­ve­za y otros ti­pos de al­cohol, mien­tras que las mu­je­res pre­fie­ren el vino. ¿Y a ti, cuál es la be­bi­da que más te gus­ta pa­ra brin­dar? El di­cho di­ce que no hay que ha­cer­lo con agua, pe­ro tan­to el al­cohol (co­mo las so­das) pue­de de­rri­bar tu in­ten­to por cui­dar o man­te­ner tu pe­so, so­bre to­do en es­te mes de fies­tas y de reunio­nes don­de apro­ve­cha­mos pa­ra brin­dar por to­do, por lo que ocu­rrió y por lo que es­tá por ve­nir. Por eso, aquí van al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra que los brin­dis no aten­ten con­tra tu si­lue­ta:

-Eli­ge ga­seo­sas sin azú­car. Es­ta pue­de re­sul­tar la elec­ción más sen­ci­lla, aun­que no es la más nu­tri­ti­va.

-Los ju­gos na­tu­ra­les de fru­tas o ver­du­ras, en mo­de­ra­ción, son una bue­na op­ción, pe­ro ten cui­da­do con la can­ti­dad, ya que jun­to a sus vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les tam­bién te pro­por­cio­nan ca­lo­rías. Ade­más, evi­ta agre­gar­les azú­car y si lle­van le­che, que sea des­cre­ma­da. -Le­che des­cre­ma­da o ba­ja en gra­sa (tam­bién pue­de ser de so­ya) y otros pro­duc­tos lác­teos, co­mo el yo­gur par­cial­men­te o to­tal­men­te des­cre­ma­do. Al igual que con los ju­gos, es im­por­tan­te que ten­gas cui­da­do con la can­ti­dad y las ca­lo­rías que pue­den pro­por­cio­nar­le a tu die­ta.

-Té frío de cual­quier ti­po (ne­gro, ver­de, de hier­bas), so­lo o con un cho­rri­to de li­món. Prue­ba sa­bo­res has­ta en­con­trar tu pre­fe­ri­do. So­lo ten cui­da­do con el azú­car y, en lo po­si­ble, tra­ta de evi­tar­la. -Agua con sa­bor agre­ga­do de ma­ne­ra na­tu­ral. Sin du­da es la me­jor op­ción, ya que no apor­ta ca­lo­rías y te man­tie­ne hi­dra­ta­do. Pa­ra pre­pa­rar­la en ca­sa, pue­des agre­gar­le cu­bi­tos de fru­ta fres­ca (co­mo na­ran­ja) o una fru­ti­lla con­ge­la­da, así co­mo ra­mi­tas de men­ta o una ro­da­ja de li­món o pe­pino.

Pue­de que, ade­más de to­do es­to, igual quie­ras brin­dar con al­gu­na co­pi­ta de al­cohol. En ese ca­so, ten en cuen­ta que hay di­fe­ren­tes op­cio­nes, al­gu­nas con más ca­lo­rías que otras. Una co­pa de vino, por ejem­plo (y so­lo una pa­ra el brin­dis) ade­más de ca­lo­rías tie­ne an­ti­oxi­dan­tes y otras pro­pie­da­des que po­drían dar­te al­gu­nos efec­tos be­né­fi­cos pa­ra tu sa­lud. Por el con­tra­rio, las be­bi­das al­cohó­li­cas con hue­vo, dul­ces y li­co­res no apor­tan nu­trien­tes, pe­ro sí mu­chas ca­lo­rías.

Así que ¡no te ol­vi­des! De co­pa en co­pa, pue­des sa­bo­tear tus es­fuer­zos por man­te­ner un pe­so sa­lu­da­ble. Prue­ba nue­vas op­cio­nes y si­gue brin­dan­do co­mo de cos­tum­bre, pe­ro con sa­bo­res más va­ria­dos y me­nos ca­ló­ri­cos.

Las aguas con sa­bor agre­ga­do pre­pa­ra­das en ca­sa son una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va pa­ra be­ber, ya que no apor­tan ca­lo­rías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.