Los be­ne­fi­cios de via­jar so­la

¿Quie­res vi­si­tar nue­vos lu­ga­res y no en­cuen­tras a na­die que te acom­pa­ñe? ¿Te has plan­tea­do ini­ciar un via­je en so­li­ta­rio? Aquí cin­co ven­ta­jas de via­jar so­la

Ellas (Chile) - - Sicología -

Via­jar so­lo es una de esas ex­pe­rien­cias que to­do el mun­do de­be­ría ex­pe­ri­men­tar, al me­nos una vez en la vi­da. Sa­lir a des­cu­brir el mun­do en so­li­ta­rio tie­ne un sin­fín de be­ne­fi­cios: ayu­da a es­ti­mu­lar la men­te ob­ser­van­do nue­vos en­tor­nos; te per­mi­te me­jo­rar las ha­bi­li­da­des so­cia­les co­no­cien­do di­fe­ren­tes per­so­nas y cul­tu­ras; y nos acer­ca al au­to­des­cu­bri­mien­to, mar­can­do el via­je co­mo un pun­to de in­fle­xión en el que po­da­mos des­cu­brir­nos a no­so­tros mis­mos, va­lo­rar dón­de es­ta­mos y de­ci­dir dón­de que­re­mos ir. Y mu­cho más que eso. Hoy, te re­ve­la­mos las ven­ta­jas de rea­li­zar un via­je en so­li­ta­rio. 1. Te des­cu­bres a ti mis­ma. Via­jar so­la se pue­de con­ver­tir en la me­jor vi­ven­cia pa­ra co­no­cer­nos y afron­tar con ma­yor mo­ti­va­ción nues­tros ob­je­ti­vos a cor­to, me­dio y lar­go pla­zo. Apren­der a dis­fru­tar de los mo­men­tos en so­le­dad es esen­cial pa­ra es­cu­char­nos. Pa­sar tiem­po con no­so­tros mis­mos y en­ten­der nues­tros pen­sa­mien­tos nos ayu­da­rá a es­tar a gus­to con no­so­tros mis­mos y me­jo­ra­rá la re­la­ción con el res­to. 2. Cre­ces co­mo per­so­na. Em­pren­der un via­je en so­li­ta­rio pue­de lle­var­nos a plan­tear­nos du­das o as­pec­tos de nues­tras vi­das que no ha­bía­mos con­si­de­ra­do has­ta aho­ra... Ha­cien­do ca­so al re­frán “via­jar es el úni­co gas­to que nos ha­ce más ri­cos” po­de­mos apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de en­fren­tar nue­vos desafíos, lo que nos lle­va a un cre­ci­mien­to per­so­nal. 3. ¡Im­pro­vi­sa­ción! Tú de­ci­des el rum­bo del via­je. De­ci­dir, cambiar de opi­nión y vol­ver a de­ci­dir. Via­jar en so­li­ta­rio te per­mi­te ser fle­xi­ble con los días de ida y re­gre­so, en­con­tran­do las opciones más ade­cua­das a tu pre­su­pues­to pa­ra via­jar a esa ciu­dad que tan­to deseas vi­si­tar. Una vez en des­tino, po­drás ir va­rian­do el iti­ne­ra­rio de tu via­je o los lu­ga­res que quie­res vi­si­tar, im­pro­vi­san­do y pla­ni­fi­can­do so­bre la mar­cha, se­gún tus ne­ce­si­da­des e in­tere­ses. ¡To­do a tu gus­to! 4. Co­no­ces a otras per­so­nas y cul­tu­ras. Via­jar en so­li­ta­rio no siem­pre es si­nó­ni­mo de so­le­dad. To­do lo con­tra­rio. Es po­si­ble via­jar por tu cuen­ta y no sen­tir­te so­lo en nin­gún mo­men­to. Y es que, cuan­do via­ja­mos sin com­pa­ñía, me­jo­ra nues­tra ha­bi­li­dad so­cial, es­tan­do más abier­tos a co­no­cer gen­te nue­va y cul­tu­ras di­fe­ren­tes, has­ta aho­ra des­co­no­ci­das. Ade­más, hoy en día, exis­ten un gran nú­me­ro de apli­ca­cio­nes o webs pa­ra apun­tar­te a tours guia­dos o actividades en el des­tino que te ayu­da­rán a so­cia­li­zar con otros via­je­ros co­mo tú. 5. Sa­cas el má­xi­mo par­ti­do a tu des­tino. Dis­fru­ta del si­len­cio y da rien­da suel­ta a tu ima­gi­na­ción. Des­cu­bre nue­vos hob­bies co­mo la fo­to­gra­fía, el sen­de­ris­mo o el sub­ma­ri­nis­mo. Es­cu­cha tu gru­po de mú­si­ca fa­vo­ri­to, de­gus­ta un dulce en un ca­fé o, sim­ple­men­te, apro­ve­cha el tra­yec­to pa­ra em­pe­zar a leer un buen li­bro o dis­fru­tar del en­tre­te­ni­mien­to a bor­do. Y, so­bre to­do, dis­fru­ta de la aven­tu­ra des­de que em­pie­zas a ha­cer las ma­le­tas.

Via­jar so­lo se pue­de con­ver­tir en la me­jor vi­ven­cia pa­ra co­no­cer­nos y afron­tar con ma­yor mo­ti­va­ción nues­tros ob­je­ti­vos a cor­to, me­dio y lar­go pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.