A ve­ces la fa­mi­lia ha­ce mal

Ellas (Chile) - - Noticias - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

La fa­mi­lia o la pa­ren­te­la no se eli­ge, lle­ga­mos a es­te mun­do con to­do eso for­ma­tea­do, con un pa­dre y una ma­dre que arras­tran a otras fa­mi­lias que mu­chas ve­ces na­da tie­nen que ver con no­so­tros a pe­sar de con­for­mar ese mun­do llamado fa­mi­lia bio­ló­gi­ca, al­go de san­gre que se su­po­ne nos debe unir. Apar­te de quie­nes nos dan la vi­da y la fa­mi­lia que no­so­tros cons­trui­mos con el tiem­po, es ab­so­lu­ta­men­te op­cio­nal el la­zo que cons­trui­mos con pri­mos, tíos, in­clu­so abue­los. To­do de­pen­de­rá del víncu­lo de re­la­ción que nues­tros pa­dres ha­yan te­ni­do, de la his­to­ria que arras­tran, de la edu­ca­ción y for­ma­ción que nos en­tre­guen y no ne­ce­sa­ria­men­te la fa­mi­lia en sí, te apor­ta amor o víncu­los fuer­tes de ca­ri­ño, de edu­ca­ción o de se­gu­ri­dad o es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal.

La for­ta­le­za afec­ti­va, por si­glos y si­glos nos di­ce la teo­ría que nos la da la fa­mi­lia, pe­ro muy po­cas ve­ces es así, en la fa­mi­lia las vir­tu­des de ca­da uno son di­fe­ren­tes y to­dos te­ne­mos “de to­do”, per­so­nas con equi­li­brio en los afec­tos y va­lo­res y otras per­so­nas no ap­tas pa­ra ge­ne­rar nin­gún víncu­lo por fal­ta de va­lo­res, egoís­tas, en­vi­dio­sos, sin edu­ca­ción, po­lé­mi­cos, sin na­da de ver­güen­za, apro­ve­cha­do­res, etc. De esas per­so­nas na­da bueno po­de­mos res­ca­tar, por lo tan­to, no de­be­mos es­tar allí con un ape­go obli­ga­do por tra­di­ción, por obli­ga­ción cul­tu­ral. La fa­mi­lia a ve­ces se trans­for­ma en un “de­ber es­tar y en re­la­cio­nes tó­xi­cas, vi­cia­das y obli­ga­das”, des­de allí no se cons­tru­ye na­da, no apor­ta fe­li­ci­dad fa­mi­liar ni nú­cleo al­guno, ade­más se tras­pa­sa una for­ma ra­ra de re­la­cio­nar­se a los hi­jos, nie­tos y la ca­de­na si­gue. Si no se tie­ne na­da en co­mún y mo­les­ta esa reunión fa­mi­liar don­de unos ha­blan de sus lo­gros, otros llo­ran sus mi­se­rias, unos no es­cu­chan y ma­rean de­mos­tran­do el “te­ner”, otros se re­ti­ran en si­len­cio, unos apor­ta­ron con re­ga­los, los otros se sien­ten pobres, otros se ca­rac­te­ri­zan por lle­gar sin ser in­vi­ta­dos, so­lo con un de­re­cho que le dio la vi­da por “ser fa­mi­lia” y al fi­nal que­da ese co­men­ta­rio si­len­cio­so, ese len­gua­je no ha­bla­do, sin pa­la­bras y con mi­ra­das y ri­sas obli­ga­das o en­tre cóm­pli­ces de la in­co­mo­di­dad que se pro­vo­ca, esas re­ti­ra­das de la me­sa, pe­ro to­do en un con­tex­to so­cial y po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, to­tal somos fa­mi­lia y qui­zás to­das las fa­mi­lias son así. ¿Por qué? Ca­da cual cons­tru­ye su pro­pia fa­mi­lia y es allí don­de los pa­dres somos los en­car­ga­dos de crear un en­torno de se­gu­ri­dad pa­ra nues­tros hi­jos, un en­torno de ver­da­des, de va­lo­res reales, de afec­to y ca­ri­ño y las cir­cuns­tan­cias de los pa­dres o lo que arras­tra­mos los pa­dres. No te­ne­mos por qué tras­pa­sar a nues­tros hi­jos ese ape­go obli­ga­do por la san­gre. Yo soy ma­dre y mi obli­ga­ción es con mis pa­dres y mis hi­jos y lue­go la obli­ga­ción de mis hi­jos es con sus pa­dres y sus hi­jos, el res­to son cir­cuns­tan­cias de acuer­do al amor, al afec­to, a la se­gu­ri­dad que esas cir­cuns­tan­cias le ha­yan en­tre­ga­do en su for­ma­ción. Si tu­ve un tío o una tía pre­sen­te en mi ni­ñez, que ha­ya apo­ya­do mi for­ma­ción va­ló­ri­ca, el amor flu­ye cuan­do gran­de y eso lo tras­pa­sa­mos a los nues­tros pa­ra se­guir esa ca­de­na fa­mi­liar de amor, pe­ro si es un tío o tía, pri­mos que son cir­cuns­tan­cia­les y no re­cuer­do un con­se­jo, un ca­ri­ño, una se­gu­ri­dad, ¿por qué de­bo o ten­go que es­tar en ese nú­cleo fa­mi­liar? A ve­ces la fa­mi­lia aho­ga, hie­re y es una reali­dad, a ve­ces la fa­mi­lia se trans­for­ma en un gru­po in­có­mo­do, se apro­ve­chan unos de otros, siem­pre exis­ten los bue­nos y ma­los, la víc­ti­ma y el vic­ti­ma­rio y es allí, en la pro­pia fa­mi­lia don­de se apren­de la ma­ni­pu­la­ción afec­ti­va, que se fa­ci­li­ta por el so­lo he­cho de te­ner la mis­ma san­gre. La obli­ga­ción mo­ral con la fa­mi­lia se ter­mi­na cuan­do per­ci­bes una in­co­mo­di­dad y una obli­ga­ción por el so­lo he­cho de ser fa­mi­lia, eso aten­ta contra nues­tra pro­pia sa­lud si­co­ló­gi­ca, aten­ta con nues­tra paz y fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.