Pa­san­do los 60

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Al cum­plir los 61 en si­len­cio, con ver­güen­za de pen­sa­mien­tos di­ri­gi­dos a la se­xua­li­dad, asu­mien­do la ter­ce­ra edad y fren­te al es­pe­jo, na­da por atrás, to­do caí­do por de­lan­te, aún atrac­ti­va, sim­pá­ti­ca, ves­ti­da ta­pan­do los de­fec­tos, di­si­mu­lan­do ro­lli­tos. Aún es co­que­ta de pe­lo al vien­to, la­bios con bri­llo o de na­ran­jo pá­li­do, de ca­mi­nar y ha­blar pau­sa­do, na­da apu­ra, un be­so, tan so­lo un be­so es un dis­fru­te afec­ti­vo y eró­ti­co, se agra­de­ce, se sus­pi­ra y la quie­tud del tiem­po in­quie­ta. ¿Se­rá nor­mal que­rer en­lo­que­cer de de­seos co­mo en los 30, 40?, ¿se­rá ca­paz, se­rá ver­dad la ac­ti­vi­dad se­xual de una mu­jer de 61 o más?

El se­xo en la mu­jer es di­fe­ren­te al hom­bre. Ella quie­re un be­so y él quie­re des­nu­dar­la, ellos has­ta que pier­den la con­cien­cia de ve­jez es­tán co­nec­ta­dos con el se­xo, ellas quie­ren poesía y amor, una copa de cham­pag­ne y flo­res y cuan­do pier­den la con­cien­cia pier­den el pu­dor y es en­ton­ces que quie­ren y pi­den se­xo. ¿Se­rá por esa re­pre­sión so­cial de ha­ber te­ni­do que ser una ni­ñi­ta de­cen­te, lue­go una se­ño­ri­ta para ca­sar­se y des­pués una da­ma, ma­dre y se­ño­ra?

Si po­de­mos te­ner ra­bia y pe­na, ¿por qué no po­de­mos te­ner a los 60 u 80 de­seos se­xua­les o ex­ci­ta­ción?, pe­ro es más si­len­cio­so, más pe­ca­mi­no­so, más do­lo­ro­so, más com­pli­ca­do, más sua­ve, más co­mo re­ga­lo de re­pen­te. La vi­da y el cuer­po cam­bia y a ve­ces por esos cam­bios los se­res hu­ma­nos evi­tan el se­xo, por la gua­ta, por la po­ca agi­li­dad, do­lo­res por aquí, por allá, por los dien­tes, por la in­ten­ción ima­gi­na­ria. En la reali­dad na­da fun­cio­na o muy po­cas ve­ces fun­cio­na, es co­mo el atar­de­cer de la vi­da, po­ca luz, po­co mo­vi­mien­to, po­co bri­llo, bas­ta dor­mir abra­za­dos, bas­tan los be­sos, una ca­ri­cia, un te quie­ro, eso es sin du­da más im­por­tan­te y más desea­do que tra­tar de ha­cer ac­tos que pro­vo­can des­equi­li­brio emo­cio­nal para el hom­bre o usar pa­si­llas que traen otras con­se­cuen­cias.

La lle­ga­da de la Me­no­pau­sia nos trae cam­bios fí­si­cos y psí­qui­cos, la dia­be­tes tam­bién es res­pon­sa­ble de una dis­fun­cio­na­li­dad se­xual, ya na­da es au­to­má­ti­co. El ni­do va­cío es fac­tor im­por­tan­te tam­bién para no es­tar dis­pues­ta por año­ran­za, por sen­tir­se vie­ja o vie­jo, se pier­de ese deseo que se da en un con­tex­to de fa­mi­lia, amor y se­xo.

Des­pués de los 60 no de­cae el deseo se­xual ni la ex­ci­ta­ción, pe­ro se an­te­po­ne la co­mo­di­dad, la tran­qui­li­dad la paz, el dor­mir, el aca­ri­ciar­se, el be­so, lo so­cial, el mi­to, los pre­jui­cios cul­tu­ra­les, lo úni­co que sa­be­mos es que los te­ji­dos de nues­tras ór­ga­nos se­xua­les son más frá­gi­les y bas­ta con es­tar cons­cien­te y la de­li­ca­de­za que ame­ri­tan los años, se res­pe­ta al otro, no exis­ten vie­jos ver­des ni mu­je­res que quie­ren pa­re­cer ni­ñas, sino exis­te el deseo se­xual de to­do ser hu­mano que no ha per­di­do la con­cien­cia.

Cual­quier per­so­na tie­ne de­re­cho a esas ca­ri­cias re­cor­dan­do el amor y la ju­ven­tud. Es nor­mal que des­pués de los 60 o más, que una abue­la o abue­lo quie­ra ca­sar­se al fi­nal de su vi­da, es ter­nu­ra, con­si­de­ra­ción, afec­to y deseo se­xual nor­mal y na­tu­ral, no de­be cau­sar asom­bro ni ri­sa, no de­be­mos coar­tar­nos ni coar­tar­le a na­die el de­re­cho a la se­xua­li­dad a la edad que sea, eso es vi­da, es sa­lud y va­cu­na contra la de­men­cia de la ve­jez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.