Agua: ¿cuán­ta can­ti­dad de­bes be­ber a dia­rio?

El agua es esen­cial pa­ra la sa­lud, pe­ro las ne­ce­si­da­des de ca­da uno son di­fe­ren­tes. La ma­yo­ría de las per­so­nas sa­nas lo­gran man­te­ner­se hi­dra­ta­das si be­ben agua u otros lí­qui­dos ca­da vez que tie­nen sed.

Ellas (Chile) - - Salud -

¿Qué can­ti­dad de agua de­be­rías be­ber a dia­rio? Es una pregunta sim­ple, pe­ro sin res­pues­ta fá­cil. A lo lar­go de los años, los es­tu­dios han fa­ci­li­ta­do dis­tin­tas recomendaciones. Sin em­bar­go, la ne­ce­si­dad per­so­nal de agua de­pen­de de va­rios fac­to­res ta­les co­mo, tu sa­lud, ni­vel de ac­ti­vi­dad y lu­gar de re­si­den­cia.

Aun­que no exis­ta una fór­mu­la úni­ca que sir­va pa­ra to­do el mun­do, sa­ber más acer­ca de las ne­ce­si­da­des de hi­dra­ta­ción de tu cuer­po te ayu­da­rá a es­ti­mar la can­ti­dad de agua que de­be­rías be­ber a dia­rio.

BE­NE­FI­CIOS DEL AGUA PA­RA LA SA­LUD

El agua es el com­po­nen­te quí­mi­co prin­ci­pal del cuer­po, al que le co­rres­pon­de más del 60% del pe­so cor­po­ral. El cuer­po hu­mano de­pen­de del agua pa­ra sobrevivir.

To­das las cé­lu­las, los te­ji­dos y los ór­ga­nos del cuer­po ne­ce­si­tan agua pa­ra fun­cio­nar bien. El agua sir­ve pa­ra, por ejem­plo: eli­mi­nar desechos a tra­vés de la ori­na, el su­dor y la de­fe­ca­ción; man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra nor­mal, lu­bri­car o acol­cho­nar las ar­ti­cu­la­cio­nes y, por úl­ti­mo, pro­te­ger te­ji­dos sen­si­bles.

La fal­ta del vi­tal lí­qui­do pue­de pro­vo­car la des­hi­dra­ta­ción, afec­ción que se pre­sen­ta cuan­do el cuer­po no tie­ne su­fi­cien­te can­ti­dad de agua pa­ra lle­var a ca­bo las fun­cio­nes nor­ma­les.

¿CUÁN­TA AGUA NE­CE­SI­TAS?

A dia­rio se pier­de agua a tra­vés de la res­pi­ra­ción, la trans­pi­ra­ción, la ori­na y la de­fe­ca­ción. A fin de que el cuer­po fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te, se de­be re­po­ner la pro­vi­sión de agua me­dian­te el con­su­mo de be­bi­das y ali­men­tos. Por tan­to, ¿cuán­ta can­ti­dad de lí­qui­do ne­ce­si­ta un adul­to sa­lu­da­ble que vi­ve en un cli­ma tem­pla­do? Las Aca­de­mias Na­cio­na­les de Cien­cias, In­ge­nie­ría y Me­di­ci­na de­ter­mi­na­ron que la in­ges­ta ade­cua­da es: apro­xi­ma­da­men­te 3,7 li­tros (15,5 va­sos) de lí­qui­dos pa­ra los hom­bres y en el ca­so de las mu­je­res un equi­va­len­te a 2,7 li­tros (11,5 va­sos) de lí­qui­dos. Den­tro de es­tas recomendaciones es­tán com­pren­di­dos to­dos los lí­qui­dos, des­de el agua y otras be­bi­das has­ta la co­mi­da.

FAC­TO­RES QUE IN­FLU­YEN SO­BRE LA NE­CE­SI­DAD DE AGUA

Pue­de ser que ne­ce­si­tes mo­di­fi­car la can­ti­dad to­tal de lí­qui­dos que to­mas, de­pen­dien­do de va­rios fac­to­res.

Ejer­ci­cio: si rea­li­zas cual­quier ac­ti­vi­dad que te ha­ce trans­pi­rar, ne­ce­si­tas be­ber más agua pa­ra com­pen­sar los lí­qui­dos per­di­dos. Es im­por­tan­te be­ber agua an­tes, du­ran­te y des­pués de ha­cer ejer­ci­cio. Am­bien­te: un cli­ma ca­lu­ro­so o hú­me­do pue­de ha­cer­te su­dar y eso sig­ni­fi­ca que ne­ce­si­tas to­mar más lí­qui­dos.

Sa­lud: el cuer­po pier­de lí­qui­dos cuan­do hay fie­bre, vó­mi­to o dia­rrea. Be­be más agua o si­gue las recomendaciones del mé­di­co en cuan­to a pre­pa­ra­dos pa­ra rehi­dra­ta­ción oral. Otras afec­cio­nes que po­drían ha­cer ne­ce­sa­rio be­ber más lí­qui­dos son las in­fec­cio­nes de la ve­ji­ga y los cálcu­los en las vías uri­na­rias. Em­ba­ra­zo y lac­tan­cia: las mu­je­res em­ba­ra­za­das o en pe­río­do de lac­tan­cia ne­ce­si­tan más lí­qui­dos pa­ra man­te­ner­se hi­dra­ta­das. La Ofi­ci­na de Sa­lud Fe­me­ni­na re­co­mien­da que las mu­je­res em­ba­ra­za­das be­ban 2,4 li­tros (10 va­sos) de lí­qui­do al día y que las mu­je­res en pe­río­do de lac­tan­cia con­su­man al­re­de­dor de 3,1 li­tros (13 va­sos) de lí­qui­do al día.

OTRAS FUEN­TES DE AGUA, MÁS ALLÁ DEL AGUA PO­TA­BLE

No tie­nes por qué de­pen­der so­la­men­te de la can­ti­dad de lí­qui­dos que be­bes pa­ra sa­tis­fa­cer tus ne­ce­si­da­des. Por ejem­plo, mu­chas fru­tas y ver­du­ras, co­mo la san­día y la es­pi­na­ca, con­tie­nen ca­si 100% de agua. Ade­más, las be­bi­das, co­mo la le­che, los ju­gos y los tés her­ba­rios, es­tán com­pues­tas ma­yor­men­te de agua. Has­ta las be­bi­das con ca­feí­na, co­mo el ca­fé y las ga­seo­sas, pue­den con­tri­buir a la in­ges­ta dia­ria de lí­qui­dos. No obs­tan­te, el agua con­ti­núa sien­do la me­jor op­ción por­que no con­tie­ne ca­lo­rías.

Las be­bi­das de­por­ti­vas so­la­men­te de­ben to­mar­se cuan­do se ha­ce ejer­ci­cio in­ten­so du­ran­te más de una ho­ra. Esas be­bi­das te ayu­dan a re­po­ner los elec­tro­li­tos per­di­dos a tra­vés de la trans­pi­ra­ción y la glu­co­sa.

Las ener­gé­ti­cas son di­fe­ren­tes a las be­bi­das de­por­ti­vas y su for­mu­la­ción, ge­ne­ral­men­te no re­po­nen elec­tro­li­tos.

A fin de evi­tar des­hi­dra­tar­te y ve­ri­fi­car que tu cuer­po cuen­ta con los lí­qui­dos que ne­ce­si­ta, de­ja que el agua sea tu be­bi­da pre­fe­ri­da.

Al­re­de­dor del 20% de la in­ges­ta dia­ria de lí­qui­do pro­vie­ne de la co­mi­da y, el res­to, de las be­bi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.