“Ellas o no­so­tras”... las ma­dres de la pareja

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

La mu­jer siem­pre es más pro­tec­to­ra, enojo­na, con­tro­la­do­ra y con­sen­ti­do­ra de los ma­ri­dos. ¿Cuán­tos hi­jos tie­nes?, ¡cua­tro con­tan­do a mi ma­ri­do!, ¿al­mor­zas­te hi­jo?, ¿qué co­mis­te?, ¿qué cor­ba­ta te pu­sis­te?, ¡pe­ro si te la de­jé al pie de la ca­ma!, ¿te to­mas­te la pas­ti­lla?, ¿a qué ho­ra lle­gas?, ¿te lle­vo el desa­yuno?, ¿qué quie­res co­mer?, ¡esas uñas de los pies!, ¿quie­res pos­tre?, ¿por qué no duer­mes una sies­ta? Sin dar­nos cuen­ta es­ta­mos con­tro­lan­do, fa­ci­li­tan­do to­do y tra­tán­do­lo co­mo a un ni­ño, la ma­má en ries­go que te cam­bien por una “MU­JER”, ¿en qué mi­nu­to el hom­bre se­du­ce a esa ma­dre?, ¿cuán­do le de­jas es­pa­cio pa­ra ser pareja? y lue­go nos que­ja­mos que es frío, que se dur­mió, que nun­ca nos de­fien­de, que no nos mi­ma, que co­mo pareja es mor­tal. Ob­vio, si es nues­tro hi­jo y… ¡a la ma­dre se le res­pe­ta!

Que ra­bia, eso apren­di­mos en nues­tros ho­ga­res de ori­gen y así nos cria­ron, así nos en­ca­de­na­mos re­pi­tien­do pa­tro­nes bue­nos y ma­los, asu­mi­mos ese rol ma­ter­nal con nues­tros ma­ri­dos y eso jue­ga muy ma­las pa­sa­das: “¡pe­ro si tú me di­jis­te!, ¿qué ha­go?, ¿có­mo lo ha­go?, ¿qué le di­go?, ¡haz­lo tú!, ¡di­le tú!, ¡a ti te ha­ce mas ca­so, con­ti­go tie­ne más con­fian­za!”.

No po­de­mos ejer­cer el rol de ma­má, con­se­je­ra y a la vez de mi­na y aman­te, no po­de­mos do­mi­nar to­do y des­pués pe­dir que nos mi­men co­mo ga­ti­tas, no po­de­mos an­dar enoja­das, exi­gir di­ne­ro, com­por­ta­mien­tos y lue­go que­rer que nos lle­ven flo­res, es­to es do­mi­nio, es po­der den­tro de la pareja, son ro­les muy acen­tua­dos que se es­ta­ble­cen y pro­vo­can con­flic­tos a dia­rio, des­con­for­mi­dad, frus­tra­ción. “Quie­ro que me obe­dez­cas y tam­bién me quejo por­que no me in­vi­tan a ser aman­te de igual a igual, lo mi­mo co­mo a un hi­jo y quie­ro que me pro­te­ja, pe­ro me quejo por lo in­di­fe­ren­te que es, se trans­for­ma en un pro­vee­dor y co­mo un ni­ño es­pe­ra que ma­má re­suel­va to­do”.

Quie­nes han te­ni­do gran­des res­pon­sa­bi­li­da­des des­de pe­que­ñas den­tro de un ho­gar con­tro­la­dor, por su­pues­to que son o so­mos mu­je­res más con­tro­la­do­ras por ser más in­se­gu­ras y con más mie­dos a la so­le­dad, al aban­dono.

Di­fí­cil cuan­do la pareja hom­bre se re­ve­la o se sien­te in­va­di­do, aho­ga­do, cuan­do se da cuen­ta de es­ta si­tua­ción se va di­rec­to a un desas­tre, no así cuan­do se sien­te có­mo­do, cuan­do es dó­cil y la si­tua­ción le be­ne­fi­cia, allí si­gue la di­ná­mi­ca por si­glos y si­glos, con una mu­jer con­tro­la­do­ra que­ján­do­se de la fal­ta del aman­te es­po­so, que­ján­do­se por el ni­ño que ella cons­tru­yó a su ima­gen y se­me­jan­za, que­ján­do­se de lle­var el bu­que a sus es­pal­das, aquí se ve afec­ta­da la se­xua­li­dad, la co­mu­ni­ca­ción, es un amor fra­terno, es­ta con­duc­ta fa­vo­re­ce la in­ma­du­rez y el desa­tino, la irres­pon­sa­bi­li­dad del hom­bre, to­tal, la “Ma­má” so­lu­cio­na to­do, la es­po­sa ma­má se cree im­pres­cin­di­ble, lo cui­da, evi­ta que el “ni­ño” se enoje, se pos­ter­ga y ha­ce to­do por el otro, lo re­ta, lo guía, le mar­ca el queha­cer, quie­re que es­té fe­liz, le pre­gun­ta si es­tá con­ten­to, se jac­ta de ha­cer­le to­do, has­ta cor­tar­le las uñas, lo cuen­ta co­mo que ella es la es­po­sa mo­de­lo, ¿cier­to mi amor?, se sien­te or­gu­llo­sa de esa apro­ba­ción, le gus­ta que él cuen­te co­mo lo atien­de.

De­be­mos sol­tar­los, de­be­mos mo­di­fi­car con­duc­tas, ni tan­to, ni tan po­co, de­be­mos ha­cer­los res­pon­sa­bles, siem­pre es tiem­po, de­be­mos y me­re­ce­mos re­ci­bir, re­ci­bir, re­ci­bir, no po­de­mos de­di­car nues­tra vi­da a dar y dar, co­mu­ni­car­se de igual a igual, no en­dio­sar a na­die, no pre­ten­da­mos cam­biar a na­die, cam­bie­mos no­so­tras, no si­ga­mos min­tién­do­nos so­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.