La im­por­tan­cia del agua en el en­tre­na­mien­to

El agua es fun­da­men­tal pa­ra po­der vi­vir. En la ac­tua­li­dad, la ma­yo­ría de las per­so­nas aún no son cons­cien­tes de la can­ti­dad re­co­men­da­ble que de­ben be­ber dia­ria­men­te, más aún cuan­do se rea­li­za al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

Ellas (Chile) - - Portada - Ma­ria­ne­la Ro­dil

Des­de pe­que­ños nos en­se­ñan que el cuer­po es­tá com­pues­to esen­cial­men­te de agua, una sus­tan­cia im­por­tan­te y ne­ce­sa­ria pa­ra una vi­da sa­lu­da­ble. Ade­más, mi­les de es­tu­dios han da­do a co­no­cer que el agua cons­ti­tu­ye en­tre el 40% y 60% del pe­so cor­po­ral de ca­da per­so­na, lo que fo­men­ta a un me­jor tras­la­do de nu­trien­tes, la eli­mi­na­ción de sus­tra­tos tó­xi­cos del me­ta­bo­lis­mo ener­gé­ti­co y en la ter­mo­rre­gu­la­ción a tra­vés del su­dor al mo­men­to de en­tre­nar.

Pa­ra el pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca y en­tre­na­dor, Jo­sé Sil­va Gon­zá­lez, en Chi­le la­men­ta­ble­men­te no exis­te la cul­tu­ra o el há­bi­to de to­mar agua co­mo de­be ser “al­gu­nas per­so­nas pre­fie­ren las be­bi­das con azú­car o con­cen­tra­das, eso no hi­dra­ta. Es fun­da­men­tal re­es­ta­ble­cer los va­lo­res que per­de­mos al rea­li­zar una ac­ti­vi­dad fí­si­ca, cuan­do el cuer­po se en­fren­ta a un en­tre­na­mien­to pro­du­ce un cam­bio de ener­gía que fi­nal­men­te de­ri­va en el su­dor. En po­cas pa­la­bras el agua es pa­ra el or­ga­nis­mo lo que se­ría un ra­dia­dor pa­ra un vehícu­lo”.

CON­SI­DE­RA­CIO­NES PA­RA EL EN­TRE­NA­MIEN­TO

El agua es ca­ta­lo­ga­da co­mo el diu­ré­ti­co más na­tu­ral, es de­cir, pro­vo­ca la eli­mi­na­ción de agua y elec­tro­li­tos del or­ga­nis­mo, a tra­vés de la ori­na y la ex­pul­sión de ma­te­ria fe­cal. Se­gún el en­tre­na­dor exis­ten un con­cep­to erra­do con res­pec­to a es­to “la gen­te pien­sa que no re­te­ner lí­qui­do es no to­mar agua. Es lo con­tra­rio, el cuer­po en­tra en un periodo de pro­tec­ción y co­mien­za a re­te­ner” ex­pli­có. Se pue­de pa­sar bas­tan­te tiem­po sin ali­men­tos, pe­ro sin agua so­lo uno días. Cuan­do se prac­ti­ca de­por­tes es su­ma­men­te ne­ce­sa­ria la in­ges­ta de lí­qui­dos. De ese mo­do los múscu­los se man­tie­nen oxi­ge­na­dos, se re­cu­pe­ra una par­te de las sa­les mi­ne­ra­les per­di­das y se evi­tan po­si­bles ma­reos o sín­to­mas que pu­die­ran ser pro­vo­ca­dos por su fal­ta.

“Es pri­mor­dial es­tar hi­dra­ta­do an­tes, pre, in­tro y post en­tre­na­mien­to. Lo co­rrec­to es con­su­mir me­dio li­tro du­ran­te la se­sión en pe­que­ños sor­bos ca­da 10 mi­nu­tos, no es lle­nar­se y sen­tir que no se po­drá más. Cla­ro sin ol­vi­dar el há­bi­to de se­guir con­su­mien­do en el día y la noche has­ta mí­ni­mo lle­gar a 2 li­tros”, des­ta­có el es­pe­cia­lis­ta de­por­ti­vo. De igual ma­ne­ra, es­tá re­la­ción de­pen­de­rá de otros fac­to­res ex­ter­nos co­mo, por ejem­plo, la in­ten­si­dad de la ac­ti­vi­dad, la tem­pe­ra­tu­ra, la hu­me­dad ex­ter­na y el me­ta­bo­lis­mo cor­po­ral. Ge­ne­ral­men­te lo ideal es be­ber de 6 a 8 va­sos del agua al día, pe­ro si se en­tre­na du­ro y se tie­ne un cuer­po con múscu­los, se de­be be­ber mu­cho más. Es re­co­men­da­ble en pro­me­dio 3 a 4 li­tros por día. Du­ran­te el ve­rano tam­bién hay que te­ner es­pe­cial aten­ción con la hi­dra­ta­ción, pues las tem­pe­ra­tu­ras au­men­tan. Una de las su­ge­ren­cias es evi­tar ac­ti­vi­da­des fí­si­cas en los ho­ra­rios en­tre 12.00 y 15.00, cuan­do el sol es­tá en su pun­to má­xi­mo de tem­pe­ra­tu­ra acen­tuan­do, to­da­vía más, si la hu­me­dad ba­ja.

LOS BE­NE­FI­CIOS

El agua es im­pres­cin­di­ble en cual­quier pro­ce­so me­ta­bó­li­co que el cuer­po reali­ce, una can­ti­dad mí­ni­ma ayu­da al man­te­ni­mien­to de las fun­cio­nes he­mo­di­ná­mi­cas y a sa­ciar la sed. Por su par­te, la sed es la prin­ci­pal se­ñal de que el cuer­po es­tá en­tran­do en un pro­ce­so de des­hi­dra­ta­ción.

“Exis­te un sin­fín de be­ne­fi­cios brin­da­dos por el vi­tal lí­qui­do. Pri­me­ro tras­la­da los nu­trien­tes y oxí­geno a las cé­lu­las, me­jo­ra la di­ges­tión evi­tan­do el es­tre­ñi­mien­to, eli­mi­na las to­xi­nas y desechos de los pro­duc­tos que con­su­mi­mos que a lar­go pla­zo cau­san en­fer­me­da­des y al­te­ra­cio­nes del or­ga­nis­mo, re­gu­la la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po, man­tie­ne las ar­ti­cu­la­cio­nes y múscu­los hi­dra­ta­dos, y no me­nos im­por­tan­te en las mu­je­res dis­mi­nu­ye en gran can­ti­dad las ce­lu­li­tis, sos­tu­vó el pre­pa­ra­dor fí­si­co.

ENER­GÉ­TI­CAS VS HI­DRA­TAN­TES

A pe­sar de no ser igua­les al agua re­pre­sen­tan una op­ción de con­su­mo bas­tan­te al­ta. Las be­bi­das hi­dra­tan­tes ayu­dan a re­cu­pe­rar los elec­tro­li­tos que se pier­den en el su­dor, ex­pli­có “post en­treno es más que me­re­ci­do con­su­mir­las, aho­ra las ener­gi­zan­tes no son re­co­men­da­bles. Es cier­to, es­ti­mu­lan el sis­te­ma central pa­ra es­tar aler­ta y ac­ti­vo, pe­ro co­mo to­do en ex­ce­so es per­ju­di­cial. Hay me­jo­res pro­duc­tos en el mer­ca­do co­mo los su­ple­men­tos que apor­tan un ma­yor ren­di­mien­to”.

Du­ran­te la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, la hi­dra­ta­ción de­be ocu­rrir en pe­río­dos no su­pe­rio­res a 20 mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.