Ex­per­tos pro­nos­ti­can que en 2050 la mi­tad del pla­ne­ta se­rá mio­pe

Pa­sar po­co tiem­po al ai­re li­bre y la al­ta exposición a dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les, ele­van el ries­go de ad­qui­rir es­ta con­di­ción, es­pe­cial­men­te en los ni­ños

Ellas (Chile) - - Salud -

La mio­pía es una con­di­ción vi­sual que ocu­rre cuan­do los ra­yos de luz no for­man fo­co en la re­ti­na, pro­vo­can­do así vi­sión bo­rro­sa al mi­rar ob­je­tos le­ja­nos. Si bien es co­no­ci­da ha­ce mu­cho tiem­po, ac­tual­men­te ha vuel­to a to­mar im­por­tan­cia de­bi­do al au­men­to en las ci­fras de per­so­nas que la pa­de­cen. Di­ver­sos es­tu­dios in­ter­na­cio­na­les han de­ter­mi­na­do la pro­li­fe­ra­ción ace­le­ra­da de una nueva “epi­de­mia mio­pe”, que pa­ra el 2050 afec­ta­rá a la mi­tad de la hu­ma­ni­dad, se­gún in­di­có un in­for­me de la Uni­ver­si­dad de Hous­ton en Es­ta­dos Uni­dos. Jo­sé Pa­blo Pé­rez, ex­per­to óp­ti­co de Ro­dens­tock, se­ña­ló que, si bien el fac­tor ge­né­ti­co es de­ter­mi­nan­te, ac­tual­men­te exis­ten otros fac­to­res que han dis­pa­ra­do el nú­me­ro de mio­pes. “Los asiá­ti­cos, por ejem­plo, siem­pre han si­do más pro­pen­sos a te­ner es­ta con­di­ción, pe­ro hoy se su­man las al­tas exi­gen­cias edu­ca­cio­na­les y la­bo­ra­les que obli­gan a pa­sar más tiem­po en­tre cua­tro pa­re­des usan­do compu­tado­res y smartp­ho­nes que de­man­dan una vi­sión a cor­ta dis­tan­cia”. LA MIO­PÍA EN LOS NI­ÑOS

Pa­ra los en­ten­di­dos, la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción son los ni­ños, ya que son más pro­pen­sos a ge­ne­rar es­ta

con­di­ción de for­ma tem­pra­na y con­ver­tir­se en adul­tos mio­pes. “Es­ta con­di­ción vi­sual se desa­rro­lla des­de la ni­ñez y has­ta la ado­les­cen­cia. Si a eso le sumamos que los me­no­res ca­da día uti­li­zan a más tem­pra­na edad es­tos dis­po­si­ti­vos, las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar­la en el fu­tu­ro se in­cre­men­tan”, in­for­mó el es­pe­cia­lis­ta.

Por su par­te, la ONG es­pa­ño­la Vi­sión y Vi­da, afir­mó que uno de ca­da tres ca­sos de es­co­la­res re­pi­ten­tes en Eu­ro­pa se de­be a pro­ble­mas de vi­sión. “Ge­ne­ral­men­te, los ni­ños en edad prees­co­lar no sa­ben re­la­cio­nar sín­to­mas co­mo el do­lor de cabeza y vis­ta bo­rro­sa con pro­ble­mas of­tal­mo­ló­gi­cos, por lo que a ve­ces se con­fun­de con un ba­jo ren­di­mien­to es­co­lar. Pa­ra no caer en erro­res, es cla­ve rea­li­zar con­tro­les mé­di­cos oja­lá a par­tir de los 4 años, so­bre to­do si hay an­te­ce­den­tes en la fa­mi­lia”. Es im­pres­cin­di­ble de­tec­tar a tiem­po pro­ble­mas vi­sua­les en los ni­ños. No so­lo por tra­tar de evi­tar po­si­bles fra­ca­sos en el ren­di­mien­to es­co­lar, sino tam­bién por evi­tar fu­tu­ras con­se­cuen­cias en la sa­lud vi­sual que si son de­tec­ta­das de­ma­sia­do tar­de son irre­ver­si­bles.

Si bien la mio­pía no tie­ne cu­ra, los len­tes óp­ti­cos po­drían ayu­dar a ra­len­ti­zar el pro­ce­so de desa­rro­llo de es­ta con­di­ción. “La im­por­tan­cia del uso de len­tes ra­di­ca prin­ci­pal­men­te en per­mi­tir un nor­mal desa­rro­llo vi­sual del ojo en el ca­so de los ni­ños, mien­tras que en los adul­tos ha­ce que la ca­pa­ci­dad vi­sual no se vea afec­ta­da”, con­clu­yó Jo­sé Pa­blo Pé­rez.

Los es­pe­cia­lis­tas es­ti­man que pa­ra 2050 un ter­cio de la po­bla­ción mun­dial se­rá mio­pe.

La mio­pía, aun­que tam­bién pue­de ocu­rrir en la edad adul­ta, sue­le apa­re­cer en la épo­ca es­co­lar de los ni­ños de en­tre 8 y 12 años de edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.