La ra­zón por la que no se ha avan­za­do en los an­ti­con­cep­ti­vos mas­cu­li­nos

Des­de ha­ce 50 años se han rea­li­za­do di­ver­sos es­tu­dios e in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el te­ma de la fer­ti­li­dad mas­cu­li­na, y aún no ha apa­re­ci­do un fár­ma­co que im­pi­da la ge­ne­ra­ción de es­per­ma­to­zoi­des

Ellas (Chile) - - Salud -

Na­die po­dría ne­gar que la cien­cia ha avan­za­do a pa­sos agi­gan­ta­dos, es­pe­cial­men­te du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da. Y aun­que en áreas re­la­cio­na­das con la sa­lud he­mos vis­to el sur­gi­mien­to de im­por­tan­tes lo­gros, exis­te un te­ma pen­dien­te que has­ta el día de hoy no se ha po­di­do con­cre­tar. Nos re­fe­ri­mos a un fár­ma­co an­ti­con­cep­ti­vo mas­cu­lino, el que por di­fe­ren­tes mo­ti­vos aún no apa­re­ce de for­ma ma­si­va, co­mo sí ocu­rre en el ca­so de las pas­ti­llas pa­ra mu­je­res.

Es en es­te con­tex­to, al­gu­nas vo­ces apun­tan a las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas co­mo uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos. Des­de ha­ce 50 años se rea­li­zan di­ver­sos es­tu­dios e in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la fer­ti­li­dad mas­cu­li­na, sin em­bar­go, aún los ex­per­tos no dan con un fár­ma­co que im­pi­da la ge­ne­ra­ción de es­per­ma­to­zoi­des.

NO ES UN NE­GO­CIO REN­TA­BLE

“A cor­to pla­zo no veo nin­gu­na esperanza de que se desa­rro­lle un an­ti­con­cep­ti­vo mas­cu­lino, es­ta­mos peor que ha­ce 10 años”, ex­pli­có Ro­ber­to Lert­xun­di, miem­bro de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Con­tra­cep­ción.

Se­gún es­te gi­ne­có­lo­go, el pro­ble­ma no es cien­tí­fi­co ni téc­ni­co, ya que ‘ha­ce más de 10 años es­tá­ba­mos a las puer­tas de te­ner el equi­va­len­te a la píl­do­ra, pe­ro se pa­ró por­que no es ne­go­cio pa­ra las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas”, ase­gu­ró. En ese sen­ti­do, el ex­per­to apun­ta a las in­ves­ti­ga­cio­nes lle­va­das a ca­bo a co­mien­zos de es­te si­glo por las far­ma­céu­ti­cas Sche­ring y Or­ga­non, en las que se bus­ca­ba en­con­trar la fór­mu­la pa­ra pro­du­cir un an­ti­con­cep­ti­vo mas­cu­lino. Tal co­mo si se tra­ta­ra del guion de una bue­na pe­lí­cu­la, el tra­ba­jo lle­gó a fa­ses su­ma­men­te avan­za­das, y lo más im­por­tan­te, con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos. No obs­tan­te, am­bas em­pre­sas fue­ron ab­sor­bi­das por gigantes del área. Una de ellas fue Merck, mien­tras que la se­gun­da fue Ba­yer. Fi­nal­men­te, de­ci­die­ron can­ce­lar el pro­yec­to.

Coe­lingh Ben­nink, quien fue vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo del pro­gra­ma de me­di­ci­na re­pro­duc­ti­va de Or­ga­non, ex­pli­có có­mo fue que la fir­ma op­tó por fre­nar el pro­yec­to. “En la junta so­lo ha­bía hom­bres blan­cos de me­dia­na edad, los que no con­si­de­ra­ban que la an­ti­con­cep­ción fue­ra una res­pon­sa­bi­li­dad de los hom­bres. Tra­té de dar a co­no­cer lo im­por­tan­te que po­día ser, pe­ro nun­ca lle­ga­ron más allá de pre­gun­tar­se el uno al otro, si lo ha­rían o no”.

Pa­ra gra­fi­car­lo de me­jor for­ma, Lert­xun­di ma­ni­fes­tó que las gran­des com­pa­ñías ar­gu­men­tan que in­ver­tir fon­dos pa­ra que los hom­bres asu­man el pa­pel de las mu­je­res, no les re­sul­ta­ría ren­ta­ble.

¿QUÉ SIG­NI­FI­CA ES­TO?

Hoy en día las que están in­tere­sa­das en desa­rro­llar es­te ti­po de an­ti­con­cep­ti­vos son al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro. Pe­ro, aun­que han lo­gra­do im­por­tan­tes avan­ces, la fal­ta de re­cur­sos im­pi­de que lle­guen al mer­ca­do.

En 2012, cien­tí­fi­cos pre­sen­ta­ron un nue­vo gel hor­mo­nal pa­ra hom­bres que se apli­ca dia­ria­men­te en la piel, el que mos­tró re­sul­ta­dos pro­me­te­do­res co­mo an­ti­con­cep­ti­vo re­ver­si­ble. Sus com­po­nen­tes son tes­tos­te­ro­na y pro­ges­ti­na sin­té­ti­ca lla­ma­da Nes­to­ro­na, la que tie­ne un efec­to si­mi­lar a la pro­ges­te­ro­na na­tu­ral. Su desa­rro­llo fue lle­va­do a ca­bo por el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca de Los Án­ge­les (LA BioMed) del Cen­tro Mé­di­co de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les (UCLA), uti­li­zan­do Nes­to­ro­na, un com­pues­to rea­li­za­do la Po­pu­la­tion Coun­cil. Con an­te­rio­ri­dad ya se ha­bían pre­sen­ta­do otros an­ti­con­cep­ti­vos mas­cu­li­nos, pe­ro ellos traían efec­tos se­cun­da­rios co­mo ac­né o el au­men­to de pe­so, mien­tras que téc­ni­cas co­mo la va­sec­to­mía en un por­cen­ta­je sig­ni­fi­ca­ti­vo no son re­ver­si­bles.

Lo que ha­ce tan di­fí­cil el desa­rro­llo de la píl­do­ra mas­cu­li­na, es que los hom­bres pro­du­cen mil es­per­ma­to­zoi­des por se­gun­do.

En la ac­tua­li­dad, al­gu­nos hom­bres que ya tie­nen hi­jos pre­fie­ren rea­li­zar­se el mé­to­do qui­rúr­gi­co lla­ma­do va­sec­to­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.