Po­lia­mor- El mal de una so­cie­dad.

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Ayer es­cu­ché de­cir a una mu­cha­cha di­ri­gen­te es­tu­dian­til de una Uni­ver­si­dad ca­tó­li­ca, que el “Po­lia­mor, era la for­ma más sa­na de amar y so­lo los jó­ve­nes evo­lu­cio­na­dos lo po­dían com­pren­der”.

¿En qué mun­do vi­vi­mos?, ¿de qué evo­lu­ción de se­res hu­ma­nos ha­bla­mos?, ¿a dón­de ire­mos a pa­rar có­mo so­cie­dad? Que po­co va­lor se les da hoy a los sen­ti­mien­tos, que po­co res­pe­to al cuer­po, que po­ca dig­ni­dad y que fal­ta de amor real en­tre los se­res hu­ma­nos, que de­te­rio­ro mo­ral y so­cial, que epi­de­mia es­te ti­po de prác­ti­cas in­cons­cien­te, de se­res hu­ma­nos que ex­pe­ri­men­tan sen­sa­cio­nes fuer­tes y se creen más evo­lu­cio­na­dos. Son per­so­nas que en­con­tra­ron el ni­cho ideal en la ju­ven­tud so­li­ta­ria, en esa ju­ven­tud vul­ne­ra­ble, pa­ra la­var­les el ce­re­bro y con­du­cir­los sin re­torno a una ru­ta se­xual vi­cia­da, su­cia y obs­cu­ra don­de no se le da pa­so al sen­ti­mien­to en­tre dos per­so­nas, sino una de­ge­ne­ra­ción se­xual en­tre va­rios lla­mán­do­le “PO­LIA­MOR”, es de­cir jus­ti­fi­can­do prác­ti­cas se­xua­les li­ber­ti­nas con un pre­tex­to de “te­ner de­re­cho a amar a va­rias per­so­nas a la vez”.

Es la mo­da ju­ve­nil, dar­le rien­da suel­ta al cuer­po y la afec­ti­vi­dad pue­de o no pue­de es­tar pre­sen­te, con las per­so­nas que se an­to­je, es des­vir­tuar la afec­ti­vi­dad, es te­ner se­xo por­que el cuer­po es­tá ahí, dis­po­ni­ble, ha­gan lo que quie­ran con él tu­yo, con el mío, si es­to no es una pa­to­lo­gía emo­cio­nal, una des­via­ción de sen­ti­mien­tos, ¿qué es en­ton­ces? Es­to se hue­le y nos ha­ce­mos los le­sos, es­tá al fren­te de nues­tras na­ri­ces y na­die le po­ne cas­ca­bel al ga­to, es trans­ver­sal so­cial­men­te, es par­te de nues­tra ju­ven­tud, esos ni­ños de uni­for­me y quie­nes en­tran a la Uni­ver­si­dad quie­nes caen en ese jue­gui­to que in­va­de nues­tras ca­lles, las dis­co, los pa­tios de co­le­gio, es un mal que de­te­rio­ra el au­to­es­ti­ma de los más sen­si­bles que por en­trar en los gru­pos acep­tan es­tas re­la­cio­nes in­con­di­cio­na­les lla­ma­das “PO­LIA­MOR” y si­len­cian sus ver­da­de­ros sen­ti­mien­tos, des­de allí se apren­de a com­prar y men­di­gar amor, co­mo es po­si­ble que es­to su­ce­da y los pa­dres no in­ves­ti­guen, no hue­lan es­te vi­cio que es­tá tras­tor­nan­do a nuestros hi­jos.

Na­die pue­de de­cir que ese “amor” es en­tre dos per­so­nas, ellos di­cen amar a quie­nes se les an­to­je y que ese sen­ti­mien­to flu­ye en el mo­men­to y lu­gar que se dé lo amo­ro­so, no de­be ni tie­ne por­que pe­dir fi­de­li­dad a los sen­ti­mien­tos, es un dis­cur­so que ca­da uno mol­dea pa­ra jus­ti­fi­car las vin­cu­la­cio­nes amo­ro­sas, na­die pien­sa en las con­se­cuen­cias o el da­ño psi­co­ló­gi­co que se ha­cen, na­die pien­sa en un fu­tu­ro, en for­mar fa­mi­lia.

“El jo­ven que­dó su­mi­do en una de­pre­sión, ella de­ci­dió ter­mi­nar el com­pro­mi­so por­que es­tá con­ven­ci­da del PO­LIA­MOR, que si él acep­ta, bien, de lo con­tra­rio que se ale­je de ella”, enamo­rar­se de al­guien es mal vis­to, “el amor ver­da­de­ro se acep­ta co­mo ven­ga y con quién apa­rez­ca. Pre­gun­ten a sus hi­jos, a sus nie­tos que sa­ben de es­te con­cep­to, de es­ta prác­ti­ca, re­cu­pe­re­mos dig­ni­dad, va­lo­res, apor­te­mos un grano de are­na al res­ca­te de la fa­mi­lia.

Dé­ca­das atrás es­tu­vo de mo­da el SI­LO, el amor li­bre, el hip­pis­mo, to­dos vol­vie­ron a su cen­tro, pe­ro la mo­da la se­guían aque­llos que se ha­cían res­pon­sa­ble de su li­ber­ti­na­je, aho­ra es una pan­de­mia en la que afec­ta di­rec­ta­men­te a ni­ños y jó­ve­nes sin con­cien­cia.

Es­te mo­vi­mien­to, si se pu­die­ra lla­mar así, es­tá en con­tra del matrimonio por­que su dis­cur­so es: “El matrimonio es de­sigual­dad de gé­ne­ro y ma­les­tar emo­cio­nal, só­lo con­tri­bu­ye al bie­nes­tar so­cio­eco­nó­mi­co, to­dos los bie­nes­ta­res son con­di­cio­na­dos” y esa es la ra­zón que op­tan por “amar” a va­rias per­so­nas a la vez sin com­pro­mi­so ni obli­ga­cio­nes de nin­gún ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.