Ho­yue­los en el ros­tro: un de­fec­to ge­né­ti­co

Los ho­yue­los en el ros­tro tam­bién co­no­ci­dos co­mo “mar­ga­ri­tas”, sue­len ser vis­tos co­mo una ca­rac­te­rís­ti­ca ado­ra­ble, que da un ai­re de inocen­cia a quie­nes los po­seen.

Ellas (Chile) - - Salud -

Su ori­gen ra­di­ca en la zo­na de la hi­po­der­mis, don­de hay di­ver­sas fi­bras mus­cu­la­res de la ca­ra que se ad­hie­ren a la piel ex­te­rior, y en aque­llas par­tes don­de hay más ten­sión se pro­du­ce un es­ti­ra­mien­to y una ma­yor de­pre­sión en la par­te ex­te­rior, for­man­do el ho­yue­lo. Es­ta sin­gu­lar ca­rac- te­rís­ti­ca pue­de apa­re­cer en otras mu­chas zo­nas del cuer­po, co­mo los co­dos, las ro­di­llas o la es­pal­da, pe­ro las más co­mu­nes son los que se for­man en la me­ji­lla. Ana­tó­mi­ca­men­te, las “mar­ga­ri­tas” pue­den ser cau­sa­dos por va­ria­cio­nes en la es­truc­tu­ra del múscu­lo de la ca­ra co­no­ci­da co­mo ci­go­má­ti­co ma­yor. En con­cre­to, la pre­sen­cia de múscu­lo do­ble o bí­fi­do ci- go­má­ti­co pue­de ex­pli­car la for­ma­ción de ho­yue­los en las me­ji­llas. La va­ria­ción bí­fi­da del múscu­lo se ori­gi­na co­mo una es­truc­tu­ra úni­ca en el hue­so ci­go­má­ti­co. La ela­bo­ra­ción de los ho­yue­los, tam­bién se pue­de dar de­bi­do a que las fi­bras de has­ta nue­ve múscu­los fa­cia­les se en­tre­la­zan o unen en una for­ma­ción muy di­ver­sa que se de­no­mi­na mo­dio­lo.

Aun­que mu­chos ex­per­tos creen que es un ras­go do­mi­nan­te, el pro­fe­sor de ge­né­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de De­la­wa­re, John McDo­nald, pien­sa que no hay su­fi­cien­te in­ves­ti­ga­ción pa­ra cla­si­fi­car los ho­yue­los co­mo tal. “Es­tos pue­den apa­re­cer por he­ren­cia ge­né­ti­ca, ya que son un fac­tor do­mi­nan­te y se ne­ce­si­ta so­lo de un gen pa­ra po­der he­re­dar es­ta dis­tin­gui­da ca­rac­te­rís­ti­ca. Quie­re de­cir que, si uno de tus pa­dres los po­see, exis­te una pro­ba­bi­li­dad de un 25 a un 50 por cien­to de po­der he­re­dar­los, y si am­bos pa­dres po­seen los ho­yue­los las pro­ba­bi­li­da­des se in­cre­men­tan des­de un 50 a un 100 por cien­to”, ex­pli­có

SU IN­FLUEN­CIA EN LA PER­SO­NA­LI­DAD

Pa­ra al­gu­nos es­ta par­ti­cu­la­ri­dad es con­si­de­ra­da un signo de be­lle­za, pe­ro la verdad es que son un de­fec­to ge­né­ti­co que ha­ce que los múscu­los fa­cia­les sean más cor­tos.

De he­cho, un es­tu­dio pu­bli­ca­do por el jour­nal aca­dé­mi­co Plos One se­ña­ló que las “mar­ga­ri­tas” es­tán en­tre los ras­gos fa­cia­les que aso­cia­mos a la fer­ti­li­dad y re­la­cio­nes du­ra­de­ras, mien­tras el por­tal de bie­nes­tar Sa­lud 180, in­di­có que co­mo los ho­yue­los acen­túan la son­ri­sa y la ha­cen ver más ge­nui­na, las per­so­nas que las po­seen sue­len ser vis­tas co­mo ale­gres, se­gu­ras, con­fia­bles, y co­mu­ni­ca­ti­vas. Otros es­tu­dios su­gie­ren que los ho­yue­los po­drían ha­ber evo­lu­cio­na­do co­mo una for­ma de ayu­dar a los se­res hu­ma­nos a co­mu­ni­car­se me­jor a tra­vés de las ex­pre­sio­nes fa­cia­les.

Ac­tual­men­te al­gu­nas per­so­nas se so­me­ten a pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos pa­ra lu­cir los ho­yue­los en su ros­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.