¿Ser hu­mil­de o pre­su­mir de ser­lo?

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Siem­pre es­cu­ché en mi for­ma­ción: ¡De­bes ser hu­mil­de, la hu­mil­dad Dios la amó, la po­bre­za es ser hu­mil­de, esas per­so­nas son hu­mil­de, es un ba­rrio muy hu­mil­de, se ca­só con al­guien muy hu­mil­de etc.! Con un con­cep­to to­tal­men­te erró­neo, con un ha­blar mal de no­so­tros, por­que ha­blar bien se­ría ser arro­gan­te, de­be­mos bus­car la for­ma de­li­ca­da, las cua­tro pa­tas al ga­to pa­ra ha­blar de nues­tros lo­gros o de nues­tro es­fuer­zo, pa­ra ha­blar de lo po­si­ti­vo de uno mis­mo por­que in­me­dia­ta­men­te te en­ca­si­llan co­mo arro­gan­te.

La pa­la­bra HU­MIL­DAD de­be­ría­mos tra­ba­jar­la más a ni­vel país o so­cial, a ni­vel edu­ca­cio­nal, va­ló­ri­ca, de­be­ría­mos re-for­mu­lar­la, re-con­cep­tuar­la, siem­pre es bien vis­to que ana­li­ce­mos, le de­mos una y otra vuel­ta del por­qué de nues­tros fra­ca­sos, de nues­tros erro­res. Nun­ca re­cuer­do que me ha­yan di­cho en el co­le­gio, o mis pa­dres, “ex­pli­que por qué se sa­có un 7, por­que eres la me­jor, ana­li­za por­que eres bue­na”. Nos en­se­ña­ron que si ga­ná­ba­mos de­bía­mos es­tar si­len­cio­sos, que el otro se po­día sen­tir mal, o sea, nos in­cul­ca­ron la en­vi­dia, no po­de­mos ce­le­brar los lo­gros per­so­na­les, de­be­mos es­pe­rar que el otro lo re­co­noz­ca por­que “sue­na” feo, nos en­se­ña­ron a men­tir y pa­re­cer lo que no so­mos, por­que de­be­mos pa­re­cer hu­mil­des y ca­llar nues­tros triun­fos, nos en­se­ña­ron a ven­der­nos bien, hu­mil­des, ca­ri­ño­sos, em­pá­ti­cos y en­tre me­dio ti­rar el lo­gro co­mo que pa­rez­ca al­go sin im­por­tan­cia.

Evi­den­te que de­be­mos re­vi­sar nues­tros erro­res, acep­tar­los, arre­glar­los y sa­car in­me­dia­ta­men­te lec­cio­nes po­si­ti­vas sin mar­ti­ri­zar­nos, sin dar­le tan­tas vuel­tas, lo im­por­tan­te es la re­pa­ra­ción, siem­pre a los ami­gos les de­ci­mos “tran­qui­lo, no te preo­cu­pes, to­do es­ta­rá bien” y nues­tros erro­res los ma­cha­ca­mos y los vol­ve­mos a ma­cha­car, nos ti­ra­mos so­los pa­ra aba­jo, nos blo­que­mos so­los nues­tra ca­be­za y al otro lo ti­ra­mos pa­ra arri­ba por­que nos en­se­ña­ron a no hu­mi­llar y no re­cor­dar los erro­res del otro, ha­ce­mos que el otro se sien­ta se­gu­ro y si­ga pa­ra ade­lan­te y no­so­tros nos cas­ti­ga­mos y nos vol­ve­mos a cas­ti­gar por eso de “ser hu­mil­de”.

La hu­mil­dad no se di­ce, se prac­ti­ca, “es que yo soy hu­mil­de, des­de la hu­mil­dad que me ca­rac­te­ri­za, tu sa­bes que yo soy hu­mil­de”, esas son fra­ses que en­tra­ron al mer­ca­do pa­ra ven­der­se bien y fal­sa­men­te, son men­sa­jes hi­pó­cri­tas, pe­ro “bien vis­tos so­cial­men­te”. Apues­to que en una en­tre­vis­ta pa­ra ge­ren­te o je­fe de de­par­ta­men­to na­die di­ce co­mo cua­li­dad “soy hu­mil­de”. La hu­mil­dad es un va­lor in­terno de có­mo nos en­fren­ta­mos a la vi­da, es una ac­ti­tud des­de aden­tro ha­cia afue­ra, no es ver­gon­zan­te, es sa­ber es­cu­char la opi­nión de otro, es ser “real”, no es de­bi­li­dad, es equi­vo­car­nos y no te­ner nin­gún pro­ble­ma en re­co­no­cer el error, es pe­dir dis­cul­pas, dis­cul­par, es no echar el di­ne­ro en­ci­ma, es no sen­tir­se más que na­die, es apre­ciar a tus se­res que­ri­dos y ha­cer­les un ca­ri­ño, es de­cir te quie­ro o de­cir no pue­do, es va­lo­rar lo que tie­nes y si tie­nes más mu­cho me­jor, es no ha­cer alar­de de lo que tie­nes y aquí en­tra­mos en ma­la cla­se, en fal­ta de de­cen­cia, en ro­te­ría, la hu­mi­dad es una vir­tud que so­lo los gran­des, ri­cos y po­bres, pe­ro gran­des per­so­nas la co­no­cen y la prac­ti­can, la hu­mil­dad na­da tie­ne que ver con la po­bre­za, la hu­mil­dad te li­be­ra de emo­cio­nes tó­xi­cas. La hu­mil­dad es la ca­ren­cia de mu­chos di­ri­gen­tes de or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, pú­bli­cas y pri­va­das. La hu­mil­dad la ven otros en no­so­tros, se prac­ti­ca, no se dis­cur­sea, la arro­gan­cia, la so­ber­bia, la va­ni­dad, el or­gu­llo, de­jan de ma­ni­fies­to so­li­to la ca­ren­cia de hu­mil­dad y tam­bién de­jan de ma­ni­fies­to nues­tro com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad. La hu­mil­dad sig­ni­fi­ca “HU­MUS”, “TIE­RRA FERTIL”, eso nos di­ce que de­be­mos ser per­so­nas abier­tas, re­cep­ti­vas, aco­ge­do­ras, apren­der to­do lo que aún no sa­be­mos, dar es­pa­cio, es­cu­char y acep­tar nues­tros de­fec­tos, li­mi­ta­cio­nes. Pa­ra avan­zar de­be­mos “ser “lo que pen­sa­mos, de­ci­mos y ha­ce­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.