¿Por qué no duer­me mi be­bé?

Ellas (Chile) - - Salud -

Uno de los mo­men­tos más sa­gra­dos pa­ra los be­bés es la ho­ra de con­ci­liar el sue­ño. Sin em­bar­go, es­te te­ma des­pier­ta gran­des du­das en los pa­dres, pues desean sa­ber cuál es el tiem­po de des­can­so ideal o si el no dor­mir es un pro­ble­ma an­te el cual se de­be ac­tuar.

Ame­nu­do, más que de tras­tor­nos del sue­ño en los lac­tan­tes se de­be ha­blar de pro­ble­mas con el sue­ño. Es­tos son pa­tro­nes de des­can­so que re­sul­tan in­sa­tis­fac­to­rios tan­to pa­ra los pa­dres co­mo pa­ra el ni­ño, o que el pe­dia­tra con­si­de­ra inade­cua­dos. La úni­ca di­fe­ren­cia en­tre un be­bé que duer­me to­da la no­che y otro que se des­pier­ta con fre­cuen­cia no es el nú­me­ro de des­per­ta­res, sino la ha­bi­li­dad del ni­ño pa­ra vol­ver­se a dor­mir por sí so­lo.

Tam­po­co to­dos los pro­ble­mas del sue­ño son anor­ma­li­da­des, ni to­dos pre­ci­san tra­ta­mien­to. Va­rias en­cues­tas han re­ve­la­do que, por lo ge­ne­ral, las con­sul­tas más fre­cuen­tes pa­ra los pe­día­tras se re­la­cio­nan con tres si­tua­cio­nes prin­ci­pa­les: pri­me­ra, el ni­ño pre­sen­ta di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir­se; se­gun­da, el ni­ño ma­ni­fies­ta con­duc­tas ex­tra­ñas du­ran­te el sue­ño y ter­ce­ra, el ni­ño se mues­tra som­no­lien­to du­ran­te el día.

El pri­mer su­pues­to se re­la­cio­na con el in­som­nio in­fan­til, pues al be­bé ma­yor de 6 me­ses le cues­ta ini­ciar o man­te­ner el sue­ño, pe­ro no se tra­ta del diag­nós­ti­co, sino que cons­ti­tu­ye un sín­to­ma de al­go que de­be tra­tar­se. Ha­bi­tual­men­te, el in­som­nio en la in­fan­cia de­pen­de de múl­ti­ples fac­to­res, en­tre ellos, el en­torno, las reglas edu­ca­ti­vas, el con­tex­to psi­coa­fec­ti­vo, el com­por­ta­mien­to de los pa­dres, los con­tras­tes de ho­ra­rio y las im­po­si­cio­nes so­cia­les (por ejem­plo, ex­ce­si­vas ta­reas ex­tra­es­co­la­res que di­fi­cul­tan el cum­pli­mien­to de las ne­ce­si­da­des de sue­ño del ni­ño). Al­gu­nas de sus cau­sas prin­ci­pa­les son los ma­los há­bi­tos, la ali­men­ta­ción ex­ce­si­va por la no­che, la au­sen­cia de un ri­tual de pre­sue­ño, las al­te­ra­cio­nes del com­por­ta­mien­to, fí­si­cas o neu­ro­ló­gi­cas.

LA EVO­LU­CIÓN DEL SUE­ÑO DEL BE­BÉ

Du­ran­te los pri­me­ros me­ses de vi­da la ali­men­ta­ción mar­ca el rit­mo con­vir­tién­do­se en uno de los mayores con­di­cio­nan­tes del pa­trón de sue­ño. La lac­tan­cia, pa­sa a de­ter­mi­nar los pe­río­dos de des­can­so ha­cien­do que es­tos su­ce­dan apro­xi­ma­da­men­te ca­da 3 ho­ras. Asi­mis­mo, au­men­ta el tiem­po de vi­gi­lia y los re­cién na­ci­dos pue­den per­ma­ne­cer des­pier­tos de 1 a 2 ho­ras en las y en el día es­te tiem­po se pro­lo­gan de 3 a 4 ho­ras. No obs­tan­te, tra­tar de con­ci­liar el sue­ño se trans­for­ma con­ti­nua­men­te. A los 2 me­ses un be­bé tar­da en dor­mir­se una me­dia ho­ra y a los 3 me­ses pue­de pre­sen­tar cier­ta di­fi­cul­tad qui­zás por su de­seo de re­la­cio­nar­se con el en­torno. Al lle­gar la sex­ta se­ma­na de vi­da la ho­ra de dor­mir pa­sa ha­cer más noc­tur­na. Se­gún es­tu­dios rea­li­za­dos, un 70 por cien­to de los ni­ños pre­sen­tan sue­ño noc­turno con­ti­nua­do de 5 ho­ras. En­tre los tres y seis me­ses apa­re­ce el rit­mo mul­ti­mo­dal, un pa­trón de des­can­so es­truc­tu­ra­do en una sies­ta ma­tu­ti­na, otra por la tar­de y un lar­go sue­ño noc­turno que se con­so­li­da.

SE­GUN­DO SE­MES­TRE DE VI­DA

Des­de los seis has­ta los 12 me­ses el be­bé ex­pe­ri­men­ta una ma­yor co­ne­xión con el en­torno, pue­de que no quie­ra dor­mir des­pués de las co­mi­das si se le pre­sen­ta al­gún es­ti­mu­lo de in­te­rés. De igual ma­ne­ra, el tiem­po me­dio pa­ra en­tre­gar­se a lo bra­zos de Mor­feo pa­sa ha­cer de unos 15 mi­nu­tos.

En el ca­so del des­per­tar noc­turno co­mien­za a evi­den­ciar­se con dos o tres epi­so­dios, por lo ge­ne­ral es­tos res­pon­den a ne­ce­si­da­des fi­sio­ló­gi­cas. Ade­más, una de las nue­vas fa­ses es la lle­ga­da de los llan­tos en la no­che.

Una de las re­co­men­da­cio­nes que su­gie­ren los es­pe­cia­lis­tas, es re­ga­lar­le al pe­que­ño un ob­je­to tran­si­cio­nal, es de­cir, un pe­lu­che o ju­gue­te con el que sien­ta es­pe­cial afec­to y le apor­te se­gu­ri­dad y com­pa­ñía du­ran­te la no­che.

Exis­ten pa­tro­nes de con­duc­ta a la ho­ra de dor­mir que se pue­den con­si­de­rar nor­ma­les en fun­ción de la edad del be­bé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.