Te­ra­pia Flo­ral pa­ra ni­ños

Las flo­res de Bach se en­cuen­tran den­tro de la Me­di­ci­na Al­ter­na­ti­va y es­tán re­co­no­ci­das por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud des­de 1976.

Ellas (Chile) - - Portada - Ma­ria­ne­la Ro­dil

Criar hi­jos pa­ra que sean fe­li­ces, sa­lu­da­bles y se­res hu­ma­nos sen­si­bles no es ta­rea fá­cil pa­ra nin­gún pa­dre, pe­ro no im­po­si­ble. Du­ran­te el cre­ci­mien­to los ni­ños vi­ven eta­pas com­ple­jas en la cua­les for­jan su ca­rác­ter, ma­ne­ra de pen­sar y so­bre to­do co­mien­zan a ma­ne­jar una gran can­ti­dad de sen­ti­mien­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos. Se­gún la his­to­ria, el Dr. Ed­ward Bach de­ci­de un día re­co­rrer los cam­pos es­tu­dian­do las plan­tas, con­ven­ci­do de que la ac­ción cu­ra­ti­va se en­con­tra­ba en la ener­gía que po­seían los pé­ta­los de al­gu­nas flo­res sil­ves­tres (no ve­ne­no­sas), lue­go las co­lo­ca­ba en un re­ci­pien­te de vi­drio con agua de un arro­yo cer­cano y las ex­po­nía al sol du­ran­te un tiem­po. Es así co­mo des­cu­bre 38 re­me­dios flo­ra­les que hoy en día son uti­li­za­dos bajo el nom­bre de te­ra­pia flo­ral. Las flo­res de Bach ofre­cen un apo­yo na­tu­ral e ino­cuo pa­ra es­tas eta­pas, ayu­dan­do a que va­rios as­pec­tos re­gre­sen a su es­ta­do de per­fec­ción, equi­li­brio y ar­mo­nía que el cuer­po y la men­te ne­ce­si­tan. Álvaro Cas­tro, te­ra­peu­ta flo­ral ex­pli­có que “a tra­vés de es­te mé­to­do los ni­ños pue­den me­jo­rar sus pa­tro­nes de con­duc­tas que le pro­vo­can di­fe­ren­tes ti­pos de emo­cio­nes ne­ga­ti­vas co­mo tris­te­za, de­pre­sión, agre­si­vi­dad, mie­do, in­som­nio tras­tor­nos co­mo la hi­per­ac­ti­vi­dad, mal dor­mir o dé­fi­cit aten­cio­nal. Hay ca­sos de ni­ños que vie­nen con una tris­te­za pro­fun­da por la partida de un fa­mi­liar, el ale­ja­mien­to de una mas­co­ta o el ir­se a vi­vir a un país, las flo­res fo­ca­li­zan esa aten­ción pa­ra que los pa­tro­nes al­te­ra­dos se re­gu­len”. LA ELEC­CIÓN

DE LAS FLO­RES La ma­ne­ra de de­ter­mi­nar la fór­mu­la es me­dian­te la ex­plo­ra­ción o en­tre­vis­ta, en el Cen­tro Te­ra­péu­ti­co Kuk­peon­geln su es­pe­cia­lis­ta rea­li­za a los más pe­que­ños una se­rie de jue­gos y ac­ti­vi­da­des lú­di­cas co­mo ver imá­ge­nes, re­crear historias o di­bu­jar. “Pa­ra po­der iden­ti­fi­car la re­ce­ta flo­ral que ne­ce­si­ta un ni­ño es im­por­tan­te ob­ser­var su com­por­ta­mien­to mien­tras rea­li­zan di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des, di­fe­ren­cian­do las con­duc­tas nor­ma­les de aque­llas que les pro­duz­can con­flic­tos. La ex­plo­ra­ción de­ter­mi­na y de­fi­ne có­mo se­rá abor­da­do el pa­cien­te”, se­ña­ló el es­pe­cia­lis­ta. Des­pués de ha­ber ele­gi­do las esen­cias flo­ra­les se pro­ce­de a pre­pa­rar la mez­cla. Tan­to la pre­pa­ra­ción co­mo la ad­mi­nis­tra­ción de las flo­res de Bach pa­ra ni­ños son las mis­mas que pa­ra los adul­tos, de 2 a 4 go­tas de ca­da esen­cia di­lui­das en agua mi­ne­ral sin gas con un po­co de gra­na­di­na. La pre­pa­ra­ción de­be ser to­ma­da 4 ve­ces al día co­lo­can­do 4 pe­que­ñas go­ti­tas de­ba­jo de la len­gua. Por lo ge­ne­ral, to­das las flo­res de Bach pue­den ser uti­li­za­das, la elec­ción de­pen­de­rá del es­ta­do de áni­mo del pa­cien­te, por lo que es pro­ba­ble que no ne­ce­si­te tra­ta­mien­tos muy pro­lo­ga­dos con la mis­ma mez­cla.

¿A QUÉ EDAD SE PUE­DE REA­LI­ZAR LA TE­RA­PIA EN LOS NI­ÑOS?

El te­ra­peu­ta Álvaro Cas­tro, des­ta­có co­no­cer de ca­sos en los que las ma­dres les ad­mi­nis­tran a sus gua­guas en la le­che cier­ta do­sis flo­ral, por lo tan­to, con­si­de­ra que no exis­te un ran­go de edad pa­ra co­men­zar a ad­mi­nis­trar la te­ra­pia.

Sin em­bar­go, re­cal­có que “en opor­tu­ni­da­des es pre­ci­so tra­tar a los pa­dres, las ma­dres les tras­mi­ten sus vi­bra­cio­nes a los hi­jos y hay even­tos en don­de se tie­ne una vi­sión ses­ga­da de que el ni­ño es el pro­ble­ma. Es vi­tal que ma­má y pa­pá ana­li­cen si su con­duc­ta en la ca­sa in­ter­fie­re o in­du­ce en el com­por­ta­mien­to del más pe­que­ño, hoy en día es­ta­mos en una so­cie­dad muy com­pe­ti­ti­va y ha­ce­mos vi­vir a nues­tro hi­jo en un for­ma­to que cree­mos ade­cua­do, re­sul­ta que le es­ta­mos qui­tan­do es­pa­cios a ellos pa­ra desa­rro­llar­se, ex­pre­sar­se y mos­trar­se ver­da­de­ra­men­te co­mo son. La te­ra­pia flo­ral pue­de ser pro­vis­ta a cual­quier edad con res­pon­sa­bi­li­dad y por un es­pe­cia­lis­ta”

Con la te­ra­pia flo­ral los ni­ños pue­den me­jo­rar sus pa­tro­nes de con­duc­tas fren­te a las emo­cio­nes que le pro­vo­can tris­te­za, de­pre­sión, agre­si­vi­dad, mie­do o hi­per­ac­ti­vi­dad.

Las flo­res de Bach pue­den ser su­mi­nis­tra­das de di­fe­ren­tes for­mas, por ejem­plo, en el fras­co go­ta­rio o con la apli­ca­ción de cre­mas y un­güen­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.