El 55% de las pa­re­jas dis­cu­ten por el uso ex­ce­si­vo de dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les

En el mun­do digital ac­tual, de­pen­der de dis­po­si­ti­vos pa­ra co­mu­ni­car­se y man­te­ner­se co­nec­ta­dos se ha con­ver­ti­do en al­go co­mún pa­ra las pa­re­jas.

Ellas (Chile) - - Noticias -

De acuer­do con el es­tu­dio más re­cien­te de la em­pre­sa de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca Kas­persky Lab, no só­lo el “amor co­nec­ta­do” tie­ne ven­ta­jas, sino tam­bién des­ven­ta­jas que de­be­rían te­ner­se en cuen­ta.

Por ejem­plo, el 55% de las pa­re­jas han dis­cu­ti­do por el uso ex­ce­si­vo de dis­po­si­ti­vos, lo que po­ne en ma­ni­fies­to que, aun­que es­tos a me­nu­do ayu­dan a acer­car a las pa­re­jas, tam­bién pue­den se­pa­rar­las y po­ner en ries­go una re­la­ción.

De he­cho, las pa­re­jas hoy en día uti­li­zan dis­po­si­ti­vos y ser­vi­cios de men­sa­je­ría en lí­nea pa­ra for­ta­le­cer sus in­ter­ac­cio­nes: 8 de ca­da 10 per­so­nas per­ma­ne­cen en con­tac­to con su pa­re­ja cuan­do es­tán le­jos y el 62% de las per­so­nas in­di­ca que co­mu­ni­car­se a tra­vés de gad­gets e In­ter­net les ayu­da a sen­tir­se más cer­ca de su pa­re­ja, es­pe­cial­men­te pa­ra las per­so­nas en un no­viaz­go, pe­ro que no vi­ven jun­tas (75%). Es­ta de­vo­ción digital tam­bién se ex­tien­de a los dis­po­si­ti­vos com­par­ti­dos, ya que el 53% de las per­so­nas di­ce que su re­la­ción ha me­jo­ra­do des­de que com­par­ten sus ac­ti­vi­da­des en lí­nea.

FAC­TO­RES NE­GA­TI­VOS PA­RA LA RE­LA­CIÓN

La in­ves­ti­ga­ción en­con­tró que el uso de apa­ra­tos in­te­li­gen­tes tam­bién pue­de lle­var a discusiones con los se­res que­ri­dos por una va­rie­dad de pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con es­tos, co­mo el uso ex­ce­si­vo de los mis­mos y los in­ci­den­tes de ci­ber­se­gu­ri­dad. Por ejem­plo, el 51% ha dis­cu­ti­do por usar smartp­ho­nes du­ran­te una co­mi­da o una con­ver­sa­ción ca­ra a ca­ra. Ade­más, más de la mi­tad (55%) de las per­so­nas ha dis­cu­ti­do con su pa­re­ja de­bi­do a que pa­sa de­ma­sia­do tiem­po usan­do un dis­po­si­ti­vo, una ci­fra que es más al­ta (58%) en las pa­re­jas que vi­ven jun­tas, en com­pa­ra­ción con el 49% de las que son no­vios, pe­ro vi­ven por se­pa­ra­do. Es­to su­gie­re que a las per­so­nas no les gus­ta sen­tir­se des­cui­da­das y desean la aten­ción de su pa­re­ja cuan­do es­tán jun­tos. Pe­ro el uso ex­ce­si­vo de los dis­po­si­ti­vos no es lo úni­co que ha­ce dis­cu­tir a las pa­re­jas. Tam­bién es cla­ro que el ac­ce­so a los smartp­ho­nes y ta­blets es una fuen­te de fric­ción en las re­la­cio­nes. Una cuar­ta par­te (25%) ha dis­cu­ti­do so­bre a quién le to­ca usar el apa­ra­to, mien­tras que ol­vi­dar­se de po­ner­lo a car­gar (45%) y per­der­lo (28%) tam­bién es cau­sa de de­sa­cuer­dos en­tre las pa­re­jas. Fi­nal­men­te, hay pro­ble­mas de se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca que se de­ben con­si­de­rar. Ca­si una cuar­ta par­te (24%) de las pa­re­jas ha dis­cu­ti­do des­pués de que una per­so­na in­fec­tó el apa­ra­to con malwa­re y el 19% ha te­ni­do pro­ble­mas des­pués de que su pa­re­ja per­dió di­ne­ro en lí­nea por error o por malwa­re. Co­mo era de es­pe­rar, las pa­re­jas que com­par­ten dis­po­si­ti­vos son con­si­de­ra­ble­men­te más pro­pen­sas a dis­cu­tir so­bre los te­mas men­cio­na­dos an­te­rior­men­te, lo que de­mues­tra que, cuan­do se tra­ta de una re­la­ción mo­der­na, los smartp­ho­nes pue­den ser enemi­gos ade­más de ami­gos. “Las fun­cio­nes de los dis­po­si­ti­vos mo­der­nos han crea­do enor­mes opor­tu­ni­da­des pa­ra las pa­re­jas, pues les per­mi­ten es­tar cons­tan­te­men­te co­nec­ta­dos y cons­truir su re­la­ción in­clu­so cuan­do no es­tán jun­tos”, di­jo Dmitry Ales­hin, vicepresidente de mar­ke­ting de pro­duc­tos de Kas­persky Lab. “Pe­ro hay tan­to con­tras co­mo pros a te­ner en cuen­ta. Es­tos mis­mos dis­po­si­ti­vos que ayu­dan a las pa­re­jas a re­afir­mar su amor cuan­do es­tán se­pa­ra­dos, tam­bién pue­den cau­sar discusiones cuan­do se usan irres­pon­sa­ble­men­te. Ha­cer un es­fuer­zo cons­cien­te en cui­dar su vi­da digital –que in­clu­ye dis­po­si­ti­vos, cuen­tas y ac­ti­vi­da­des en lí­nea– y no des­cui­dar a sus pa­re­jas en el mun­do fí­si­co, per­mi­te a las per­so­nas dis­fru­tar de los mu­chos be­ne­fi­cios que ofre­ce el mun­do digital sin dis­gus­tar a su otra mi­tad”, aña­dió.

Mu­chas per­so­nas hoy en día de­pen­den de es­tos apa­ra­tos pa­ra man­te­ner­se co­nec­ta­das con sus ami­gos y fa­mi­lia­res, y lo mis­mo es cier­to cuan­do se tra­ta de una re­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.