Ma­cro­nu­trien­tes: La cla­ve del desa­rro­llo de los ni­ños

Una co­rrec­ta ali­men­ta­ción y nu­tri­ción du­ran­te la in­fan­cia y ado­les­cen­cia son fun­da­men­ta­les pa­ra que los ni­ños se desa­rro­llen de for­ma óp­ti­ma.

Ellas (Chile) - - Salud -

Las eta­pas del cre­ci­mien­to in­fan­til se ca­rac­te­ri­zan prin­ci­pal­men­te por la ad­qui­si­ción de dis­tin­tas ha­bi­li­da­des, des­de ca­mi­nar y co­mu­ni­car­se has­ta ha­bi­li­da­des mo­to­ras más com­ple­jas co­mo ha­cer al­gún de­por­te, y por la ad­qui­si­ción de há­bi­tos ya sea de hi­gie­ne, ali­men­ta­ción y de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, en­tre otros. Se­gún ex­pli­có la nu­tri­cio­nis­ta de la em­pre­sa de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble Daily Foods, Ma­ría Fer­nan­da Ja­ra, los re­que­ri­mien­tos de ener­gía en es­tas eta­pas son de­ter­mi­na­dos por fac­to­res co­mo el gas­to ener­gé­ti­co o me­ta­bo­lis­mo ba­sal (gas­to ener­gé­ti­co en re­po­so), la ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to y el ni­vel de ac­ti­vi­dad fí­si­ca que rea­li­za ca­da in­di­vi­duo (se­den­ta­rio, ni­vel mo­de­ra­do, ac­ti­vo o muy ac­ti­vo). Pa­ra lo cual son ne­ce­sa­rias las ca­lo­rías pro­ve­nien­tes de los dis­tin­tos ali­men­tos que se con­su­men a lo lar­go del día, las que se ob­tie­nen del ma­cro­nu­trien­te que los com­po­nen.

¿PA­RA QUÉ SIR­VEN LOS MA­CRO­NU­TRIEN­TES?

Los ma­cro­nu­trien­tes, agre­gó la ex­per­ta, son los car­bohi­dra­tos, pro­teí­nas y gra­sas. Los pri­me­ros se cla­si­fi­can en dos gru­pos prin­ci­pal­men­te: los azú­ca­res sim­ples (sa­ca­ro­sa, lac­to­sa, fruc­to­sa, en­tre otros) que son de rá­pi­da ab­sor­ción, y los car­bohi­dra­tos com­ple­jos que son de ab­sor­ción len­ta y tie­nen un bajo ín­di­ce gli­cé­mi­co (ele­va­ción de la gli­ce­mia o de los ni­ve­les de azú­car en san­gre).

Mien­tras que las pro­teí­nas es­tán cons­ti­tui­das por ami­noá­ci­dos, 22 de es­tos de im­por­tan­cia nu­tri­cio­nal, de los cua­les 8 son pri­mor­dia­les y de­ben ser in­cor­po­ra­dos a tra­vés de la die­ta. Las pro­teí­nas de ori­gen ani­mal con­tie­nen to­dos los ami­noá­ci­dos esen­cia­les mien­tras que la pro­teí­na de ori­gen ve­ge­tal no. Por su par­te, las gra­sas son la ma­yor fuen­te de ener­gía y son ne­ce­sa­rias pa­ra la ab­sor­ción de al­gu­nas vi­ta­mi­nas co­mo la A, D, E y K. Es im­por­tan­te sa­ber se­lec­cio­nar el ti­po de gra­sas y li­mi­tar el con­su­mo de gra­sas sa­tu­ra­das, aso­cia­da al desa­rro­llo de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res.

NU­TRI­CIÓN PLA­NI­FI­CA­DA

“La ali­men­ta­ción se de­be dis­tri­buir en cua­tro tiem­pos de co­mi­da prin­ci­pa­les más una co­la­ción en ca­so ne­ce­sa­rio. Cuan­do la ali­men­ta­ción se frac­cio­na de es­ta ma­ne­ra te­ne­mos más opor­tu­ni­da­des de in­cor­po­rar to­dos los ali­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra en­tre­gar los ma­cro y mi­cro­nu­trien­tes re­que­ri­dos por los ni­ños y ado­les­cen­tes pa­ra su cre­ci­mien­to”, ase­gu­ró la nu­tri­cio­nis­ta.

“El re­cha­zo a cier­tos ali­men­tos es una con­duc­ta nor­mal en los ni­ños más pe­que­ños. No exis­ten ni­ños ma­ño­sos sino ni­ños que no han si­do ex­pues­tos re­pe­ti­da­men­te a cier­tos ali­men­tos pa­ra que es­tos fi­nal­men­te sean acep­ta­dos. Cuan­do los pa­dres se rin­den y no si­guen in­ten­tan­do in­cor­po­rar nue­vos ali­men­tos, la die­ta se pue­de vol­ver mo­nó­to­na y ca­ren­te de cier­to nu­trien­tes”, agre­gó.

En el ca­so de los prees­co­la­res se es­ti­ma que en­tre el 45% y el 65% de las ca­lo­rías de­ben pro­ve­nir de los car­bohi­dra­tos. En cuan­to a las pro­teí­nas, es­tas de­ben re­pre­sen­tar en­tre el 10% y el 15% de las ca­lo­rías to­ta­les. Las gra­sas de­ben apor­tar en­tre el 25% y el 35% de las ca­lo­rías. Los es­co­la­res re­quie­ren que el apor­te de car­bohi­dra­tos sea de un 50% a un 65% de las ca­lo­rías to­ta­les a con­su­mir al día, las pro­teí­nas de­ben re­pre­sen­tar en­tre un 10% y un 15%, y las gra­sas de­ben re­pre­sen­tar un 30%. En el ca­so de los ado­les­cen­tes, los car­bohi­dra­tos de­ben re­pre­sen­tar un 50% del apor­te ca­ló­ri­co dia­rio, las pro­teí­nas un 12% y las gra­sas en­tre un 30% y un 35%.

Los va­lo­res de in­ges­ta dia­ria re­co­men­da­dos pa­ra las vi­ta­mi­nas van au­men­tan­do se­gún los ni­ños van cre­cien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.