Ba­jar de pe­so ayu­da a pre­ve­nir ar­tri­tis

Se­gún es­pe­cia­lis­tas, la dis­mi­nu­ción en ki­los dis­mi­nu­ye la pre­sión so­bre las ar­ti­cu­la­cio­nes y eso, a su vez, re­du­ce la pro­ba­bi­li­dad de que el car­tí­la­go se des­com­pon­ga más.

Ellas (Chile) - - Portada -

La pér­di­da de pe­so no so­lo me­jo­ra la sa­lud en ge­ne­ral, sino que tam­bién en el ca­so de las per­so­nas con ar­tri­tis ayu­da a que dis­mi­nu­ya el ries­go de que sus sín­to­mas em­peo­ren, se­gún in­di­can los mé­di­cos de Ma­yo Cli­nic. Sin em­bar­go, la pér­di­da de pe­so no re­vier­te los efec­tos de la os­teoar­tri­tis so­bre las ar­ti­cu­la­cio­nes. Es de­cir, el so­lo he­cho de per­der pe­so no bas­ta pa­ra eli­mi­nar com­ple­ta­men­te el do­lor ni los de­más sín­to­mas. “Al­go que pue­de ayu­dar a con­tro­lar el do­lor cau­sa­do por la ar­tri­tis, su­ma­do a man­te­ner un pe­so sano, es ha­cer ejer­ci­cio con re­gu­la­ri­dad, to­mar me­di­ca­men­tos y re­ci­bir fi­sio­te­ra­pia”, in­di­ca el Dr. Eric Mat­te­son, de Reu­ma­to­lo­gía de Ma­yo Cli­nic en Ro­ches­ter, Min­ne­so­ta.

A la os­teoar­tri­tis, a ve­ces, se la lla­ma ar­tri­tis por el des­gas­te na­tu­ral que sue­le desa­rro­llar­se con el tiem­po, a me­di­da que se des­com­po­ne el car­tí­la­go en la ar­ti­cu­la­ción. El car­tí­la­go es aquel re­ves­ti­mien­to du­ro y es­cu­rri­di­zo que amor­ti­gua los ex­tre­mos de los hue­sos y los per­mi­te mo­ver­se li­bre­men­te. Con el trans­cur­so del tiem­po, el car­tí­la­go pue­de des­gas­tar­se com­ple­ta­men­te y ha­cer que los hue­sos se ro­cen en­tre sí, lo cual pro­vo­ca do­lor y di­fi­cul­ta el mo­vi­mien­to de la ar­ti­cu­la­ción. Apar­te del do­lor y de la pér­di­da de la fle­xi­bi­li­dad, otros sín­to­mas co­mu­nes de la ar­tri­tis in­clu­yen ri­gi­dez, en­ro­je­ci­mien­to e hin­cha­zón en la ar­ti­cu­la­ción.

“La gor­du­ra y la obe­si­dad au­men­tan con­si­de­ra­ble­men­te el ries­go de su­frir os­teoar­tri­tis en las ca­de­ras, las ro­di­llas y la co­lum­na por­que el ex­ce­so de pe­so ejer­ce más pre­sión y ten­sión so­bre esas ar­ti­cu­la­cio­nes, lo que tam­bién plan­tea ma­yor ries­go de da­ño pa­ra el car­tí­la­go. Ade­más, las pro­teí­nas pro­du­ci­das por el te­ji­do adi­po­so oca­sio­nan una in­fla­ma­ción no­ci­va en y al­re­de­dor de las ar­ti­cu­la­cio­nes que tam­bién con­tri­bu­ye a la os­teoar­tri­tis”, ex­pli­ca el Dr. Mat­te­son, de Ma­yo Cli­nic.

CUA­LI­DA­DES

Per­der pe­so dis­mi­nu­ye la pre­sión so­bre las ar­ti­cu­la­cio­nes y eso, a su vez, re­du­ce la pro­ba­bi­li­dad de que el car­tí­la­go se des­com­pon­ga más. Per­der pe­so tam­bién sir­ve pa­ra re­du­cir la in­fla­ma­ción y, de esa ma­ne­ra, dis­mi­nuir los sín­to­mas de la ar­tri­tis. No obs­tan­te, la pér­di­da de pe­so no pue­de com­po­ner el da­ño ya su­fri­do por el car­tí­la­go, por­que una vez que es­te em­pie­za a des­com­po­ner­se, es im­po­si­ble re­ver­tir el pro­ce­so.

“Por lo tan­to, aun­que per­der pe­so sea una me­di­da ex­ce­len­te pa­ra con­tro­lar los sín­to­mas de la ar­tri­tis, por lo ge­ne­ral, es pre­ci­so acom­pa­ñar­lo con otras te­ra­pias pa­ra re­du­cir más efi­caz­men­te la in­fla­ma­ción y el do­lor pro­du­ci­dos por la os­teoar­tri­tis”, agre­ga el es­pe­cia­lis­ta.

La fi­sio­te­ra­pia, en par­ti­cu­lar, pue­de ser­vir pa­ra ali­viar los sín­to­mas de la ar­tri­tis. Jun­to con el fi­sio­te­ra­peu­ta, el pa­cien­te pue­de ela­bo­rar un pro­gra­ma de ejer­ci­cios pa­ra for­ta­le­cer los múscu­los que ro­dean las ar­ti­cu­la­cio­nes, me­jo­rar la am­pli­tud de mo­vi­mien­to y re­du­cir el do­lor. De igual ma­ne­ra, po­si­ble­men­te le ayu­de ha­cer ejer­ci­cio sua­ve, co­mo an­dar en bi­ci­cle­ta, na­dar o ca­mi­nar, en for­ma re­gu­lar y sin la ayu­da de na­die. El fi­sio­te­ra­peu­ta pue­de dar­le su­ge­ren­cias res­pec­to a qué ac­ti­vi­da­des fun­cio­na­rían me­jor en su ca­so.

“Al­gu­nas per­so­nas di­cen que las te­ra­pias de mo­vi­mien­to, co­mo el yo­ga o el tai­chí, ayu­dan a ali­viar el do­lor de la os­teoar­tri­tis y me­jo­ran la am­pli­tud de mo­vi­mien­to. Esas te­ra­pias im­pli­can ha­cer ejer­ci­cios y es­ti­ra­mien­tos sua­ves, com­bi­na­do con res­pi­ra­ción pro­fun­da. Si le in­tere­sa pro­bar con el tai­chí o el yo­ga, pí­da­le a su fi­sio­te­ra­peu­ta que le re­co­mien­de un ins­truc­tor. Es im­por­tan­te tra­ba­jar con al­guien que se­pa guiar a per­so­nas con ar­tri­tis, de ma­ne­ra que los ejer­ci­cios no las­ti­men las ar­ti­cu­la­cio­nes”, re­co­mien­da el mé­di­co de Ma­yo Cli­nic.

ME­DI­CA­MEN­TOS

Asi­mis­mo, es es­pe­cia­lis­ta acla­ra que igual­men­te es pro­ba­ble que la per­so­na ne­ce­si­te me­di­ca­men­tos pa­ra con­tro­lar los sín­to­mas de la ar­tri­tis. Los anal­gé­si­cos de ven­ta li­bre, co­mo el ace­ta­mi­no­fén y el ibu­pro­feno, sue­len ayu­dar a ali­viar el do­lor. Los fár­ma­cos de ven­ta ba­jo pres­crip­ción, co­mo los an­ti­in­fla­ma­to­rios no es­te­roi­des, tam­bién re­du­cen la in­fla­ma­ción.

“Por otro la­do, si la per­so­na fu­ma es me­jor que lo de­je aho­ra. El há­bi­to de fu­mar se re­la­cio­na con da­ños ace­le­ra­dos en el te­ji­do co­nec­ti­vo, ar­tri­tis y do­lor por ar­tri­tis”, en­fa­ti­za el Dr. Mat­te­son.

Se­gún las re­co­men­da­cio­nes de Ma­yo Cli­nic, es im­por­tan­te que el pa­cien­te con­sul­te con un mé­di­co pa­ra ela­bo­rar un plan de tra­ta­mien­to que le per­mi­ta afron­tar su ar­tri­tis. Al ha­ber per­di­do pe­so, la per­so­na ya cum­plió con una de las par­tes más di­fí­ci­les del con­trol de la en­fer­me­dad; por lo que, co­la­bo­rar aho­ra con el pro­vee­dor de aten­ción mé­di­ca, le per­mi­ti­rá en­con­trar ma­ne­ras de re­du­cir los sín­to­mas y con­tro­lar la os­teoar­tri­tis en es­te mo­men­to y en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.