¿Ves mal de cer­ca? Po­si­ble­men­te tie­nes pres­bi­cia

Es­te de­fec­to vi­sual con­sis­te en la pér­di­da de la ca­pa­ci­dad pa­ra en­fo­car ob­je­tos cer­ca­nos. Ale­jar el dia­rio o el ce­lu­lar pue­den ser al­gu­nas se­ña­les.

Ellas (Chile) - - Salud -

La pres­bi­cia se de­fi­ne co­mo un pro­ce­so fi­sio­ló­gi­co que se pro­du­ce cuan­do nues­tro cris­ta­lino, el len­te del ojo, pier­de elas­ti­ci­dad por lo que no le per­mi­te cam­biar su for­ma pa­ra en­fo­car ob­je­tos cer­ca­nos, al­te­rán­do­se nues­tra vi­sión de cer­ca.

De ahí la im­por­tan­cia de con­sul­tar a un mé­di­co al me­nos una vez al año, so­bre to­do si ya tie­nes más de 40 años, ade­más de rea­li­zar­se un exa­men of­tal­mo­ló­gi­co tan­to pa­ra pre­ve­nir co­mo pa­ra con­tro­lar pa­to­lo­gías exis­ten­tes.

¿CÓ­MO DE­TEC­TAR LA PRES­BI­CIA?

Sen­tir que ha­ce­mos un es­fuer­zo adi­cio­nal pa­ra po­der ver ní­ti­do des­de cer­ca e in­cons­cien­te­men­te co­men­za­mos a ale­jar los ob­je­tos pa­ra po­der ver­los de for­ma co­rrec­ta es el signo más evi­den­te que al­go es­tá pa­san­do con nues­tra vis­ta. En es­ta lí­nea, los len­tes pro­gre­si­vos per­mi­ten la vi­sión de cer­ca y de le­jos sin ne­ce­si­dad de cam­biar o qui­tár­se­los.

La pres­bi­cia no hay for­ma de com­ba­tir­la por­que es un pro­ce­so fi­sio­ló­gi­co, no que­da otra al­ter­na­ti­va más, que asu­mir­la y co­men­za­ra uti­li­zar len­tes pa­ra me­jo­rar la vi­sión. Jo­sé Pa­blo Pé­rez, ex­per­to óp­ti­co de Ro­dens­tock, ase­gu­ra que de­be usar los len­tes pro­gre­si­vos cuan­do ya no pue­da es­ti­rar más el bra­zo al leer pa­ra man­te­ner el li­bro a una dis­tan­cia con­for­ta­ble. “En tal ca­so, se ne­ce­si­ta que los len­tes cuen­ten con un ele­men­to adi­cio­nal pa­ra fa­ci­li­tar la lec­tu­ra, lo que pue­de lo­grar­se de ma­ne­ra óp­ti­ma e in­vi­si­ble con len­tes pro­gre­si­vos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.