Fa­mi­lias me­nos nu­me­ro­sas: el fac­tor hi­jo úni­co

Ellas (Chile) - - Noticias -

en día, el cam­bio ha lle­va­do a que pa­ra la ma­yo­ría de las fa­mi­lias la de­ci­sión de la can­ti­dad de hi­jos no sea alea­to­ria o de­ja­do a la suer­te, sino que em­pie­za a ser par­te de una pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar. De­bi­do a es­to es que se co­mien­za a cam­biar la vi­sión de que “los hi­jos lle­gan”, pa­ra dar pa­so a un cre­cien­te dis­cur­so res­pec­to a que los hi­jos “se pla­ni­fi­can” y “de­ci­den”.

A lo an­te­rior se su­ma que ha au­men­ta­do la can­ti­dad de fa­mi­lias que de­ci­den te­ner só­lo un hi­jo, de­ci­sión es­pe­cial­men­te re­le­van­te ya que la con­fi­gu­ra­ción fa­mi­liar se mo­di­fi­ca. “En es­te sen­ti­do, la par­ti­cu­la­ri­dad de la vi­ven­cia del hi­jo úni­co, apar­te de que no tie­ne un igual san­guí­neo, se pier­de la ex­pe­rien­cia de la fra­tría y con ello las experiencias aso­cia­das”, ase­gu­ra la aca­dé­mi­ca de la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la U. San Se­bas­tián, Fer­nan­da Orre­go. Des­ta­ca que ser hi­jo úni­co im­pli­ca “cons­ti­tuir­se en el úni­co fo­co de aten­ción de los pa­dres, por lo que sus ne­ce­si­da­des no se pos­ter­gan en pos de otros her­ma­nos y no tie­ne la ex­pe­rien­cia de ri­va­li­zar por el tiem­po u aten­ción de los pa­dres. Ade­más, no po­see un alia­do al mo­men­to de en­fren­tar­se a sus pa­dres, por ejem­plo, al con­se­guir per­mi­sos o pa­ra desaho­gar­se res­pec­to a de­ci­sio­nes o for­mas de ser de sus pro­ge­ni­to­res”. A jui­cio de la psi­có­lo­ga, “mu­chas ve­ces en la her­man­dad se en­cuen­tran las pri­me­ras experiencias de co­la­bo­ra­ción don­de por ca­ri­ño se de­jan ob­je­ti­vos per­so­na­les de la­do, en pos del bie­nes­tar del otro. En es­te sen­ti­do, si bien el hi­jo úni­co no tie­ne ri­va­les di­rec­tos, tam­po­co tie­ne alia­dos o se ha­ce me­nos pro­ba­ble la ex­pe­rien­cia de co­la­bo­ra­ción de­sin­te­re­sa­da”. Aña­de que en oca­sio­nes los pri­mos o me­jo­res ami­gos su­plen al­gu­nas de es­tas experiencias, “pe­ro no es lo mis­mo que com­par­tir la vi­ven­cia de ser hi­jos de los mis­mos

A par­tir de los da­tos del úl­ti­mo Cen­so, res­pec­to a que ha dis­mi­nui­do el nú­me­ro de hi­jos por mu­jer pa­san­do de 1,6 (2002) a 1,3 (2017), el fe­nó­meno pue­de ser en­ten­di­do por múl­ti­ples va­ria­bles, don­de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes gi­ran en torno a la in­ser­ción de la mu­jer en el mun­do del tra­ba­jo y los al­tos valores de ser­vi­cios y vi­vien­das.

pa­dres”, ase­gu­ra.

Pa­ra Orre­go, si bien es cier­to que no to­das las per­so­nas man­tie­nen fuer­tes lazos con sus her­ma­nos una vez adul­tos, “el nú­cleo de la her­man­dad es un es­pa­cio en el cual se po­nen en jue­go las pri­me­ras experiencias so­cia­les y don­de se ejer­ci­tan di­fe­ren­tes ha­bi­li­da­des de re­so­lu­ción de con­flic­to. Es por es­to que, fren­te a es­te im­por­tan­te cam­bio so­cial, las fa­mi­lias de­ben es­tar aten­tas a po­der ofre­cer es­pa­cios al­ter­na­ti­vos a la her­man­dad pa­ra desa­rro­llar experiencias so­cia­les y ofre­cer es­pa­cios pro­te­gi­dos de re­so­lu­ción de con­flic­to”.

Ad­vier­te sí que, el no ha­cer­se car­go de ofre­cer las al­ter­na­ti­vas an­tes ex­pues­tas, “pue­de re­le­gar la res­pon­sa­bi­li­dad a los es­pa­cios de es­co­la­ri­za­ción y per­der de vis­ta el rol que la fa­mi­lia tie­ne en el desarrollo de una so­cie­dad co­la­bo­ra­ti­va”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.