Có­mo entrenar en in­vierno y no morir en el in­ten­to

No de­jes de la­do la ac­ti­vi­dad fí­si­ca

Ellas (Chile) - - Portada -

Llega el in­vierno y pa­ra muchos cam­bian las ru­ti­nas, sin em­bar­go, pa­ra aque­llos aman­tes del de­por­te y las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas es im­pres­cin­di­ble no pa­rar con estos ejer­ci­cios pe­se a las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras.

Lo im­por­tan­te es sa­ber que pa­ra entrenar du­ran­te in­vierno, es in­dis­pen­sa­ble seguir cier­tas re­glas que ase­gu­ra­ran que es­ta ac­ti­vi­dad sea pro­ve­cho­sa y no per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud.

A pe­sar de que en in­vierno las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas son más du­ras, pa­ra quie­nes en­tre­nan re­gu­lar­men­te, es im­por­tan­te seguir ha­cién­do­lo pa­ra así po­der es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra entrenar ade­cua­da­men­te y de for­ma más agresiva en las es­ta­cio­nes más ama­bles como lo son pri­ma­ve­ra y oto­ño. Pa­ra Jorge Mén­dez, pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le, quien también es Ma­gís­ter en Mo­tri­ci­dad Hu­ma­na, los con­se­jos al mo­men­to de lle­var a ca­bo las ru­ti­nas fí­si­cas bien sean ba­jas o in­ten­sas, per­mi­ti­rán cui­dar la sa­lud de to­dos, más aún, en épo­cas don­de los vientos he­la­dos ha­cen ma­las ju­ga­das.

CON­SE­JOS

El ai­re que se res­pi­ra en in­vierno, es más frío y en el ca­so de aque­llas personas que en­tre­nan ca­mi­nan­do, tro­tan­do o co­rrien­do, pue­de ser per­ju­di­cial, por­que al res­pi­rar el ai­re he­la­do el sis­te­ma pue­de ver­se afec­ta­do. En es­te ca­so, re­co­mien­da ha­cer ac­ti­vi­dad en am­bien­tes se­mi-tem­pla­dos.

“Lo que su­ce­de es que con las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, es que con el ai­re que uno res­pi­ra tie­ne una tem­pe­ra­tu­ra me­nor, por lo tanto es im­por­tan­te rea­li­zar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca en un am­bien­te se­mi-tem­pla­do, por­que un ai­re muy frío com­pli­ca­ría to­do lo que es el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio”, explicó Mén­dez.

BUENA RES­PI­RA­CIÓN Otra re­co­men­da­ción, es res­pi­rar ade­cua­da­men­te, en es­te ca­so el ex­per­to agre­ga que un há­bi­to a seguir es ins­pi­rar por la na­riz pa­ra que así los pulmones se tem­pe­ren y no por la bo­ca debido a que el ai­re cir­cu­la­ría di­rec­ta­men­te ha­cia las vías res­pi­ra­to­rias. “También te­ne­mos que agre­gar el há­bi­to de ins­pi­rar por na­riz, por­que ha­ce que el ai­re que in­gre­sa a los pulmones se tem­pe­re. Te­ne­mos personas que res­pi­ran por la bo­ca, lo que ha­ce que el ai­re en­tre di­rec­to ha­cia las vías res­pi­ra­to­rias, lo que pro­vo­ca­ría unos des­cen­sos en la tem­pe­ra­tu­ra y po­dría com­pli­car­se”, pun­tua­li­zó.

LU­GAR

En cuan­to al en­torno don­de se rea­li­za­rán los ejer­ci­cios, re­ve­la el do­cen­te, que no bas­ta con que el lu­gar esté ba­jo te­cho, por ello ins­tó como tip prin­ci­pal a que si se en­tre­na en sitios ce­rra­dos, los mis­mos cuen­ten con una buena ven­ti­la­ción.

“Pue­do de­cir, so­bre to­do las personas de ma­yor edad o los niños que pre­fe­ren­te­men­te hagan ac­ti­vi­dad fí­si­ca ba­jo te­cho por­que el am­bien­te es más tem­pla­do, también de­be es­tar ven­ti­la­do, por­que si no es­tá ven­ti­la­do se com­pli­can las vías res­pi­ra­to­rias, en­ton­ces hay que tener pre­sen­te esto en cuan­to al en­torno don­de se va a rea­li­zar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca”, des­ta­có el pro­fe­sor.

HO­RA­RIO

La ho­ra es otro fac­tor de­ter­mi­nan­te, en opi­nión de Mén­dez, la ho­ra re­co­men­da­da pa­ra ini­ciar cualquier de ru­ti­na es el ho­ra­rio ma­tu­tino por­que el or­ga­nis­mo se ac­ti­va y el cuer­po oxi­ge­na mejor la tem­pe­ra­tu­ra.

“Lo ideal es ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca du­ran­te la ma­ña­na, por­que se ac­ti­va el or­ga­nis­mo, a uno lo des­pe­ja, oxi­ge­na más, se oxi­ge­na la tem­pe­ra­tu­ra que hay en el ai­re, se es­tá más sa­lu­da­ble du­ran­te la ma­ña­na”, co­men­tó también.

Si de ho­ra es­pe­ci­fi­ca se tra­ta, en­fa­ti­zó que “Por lo ge­ne­ral ama­ne­ce frío acá en Tal­ca, por tanto la tem­pe­ra­tu­ra va me­jo­ran­do a me­di­da que va avan­zan­do el día, por lo tanto uno de­be­ría es­pe­rar rea­li­zar la ac­ti­vi­dad no tan tem­prano como en el ve­rano, no a pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na por­que las tem­pe­ra­tu­ras son ba­jas”, aña­dió el ex­per­to.

CA­LEN­TA­MIEN­TO Un buen ca­len­ta­mien­to en cualquier es­ta­ción del año es lo más idó­neo an­te las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas, no obs­tan­te, en in­vierno, las tem­pe­ra­tu­ras ba­jas ha­cen que el cuer­po tar­de un po­co más en re­gu­lar­se, se­gún el pro­fe­sor de edu­ca­ción fi­si­ca. “Lo ideal es ha­cer un buen ca­len­ta­mien­to, como hay tem­pe­ra­tu­ras más ba­jas el or­ga­nis­mo cues­ta más que en­tre en ca­lor, por lo tanto, es bueno pre­pa­rar el or­ga­nis­mo con un buen ca­len­ta­mien­to, como ejer­ci­cios mus­cu­la­res, de oxi­ge­na­ción que me pre­pa­ren a mí pa­ra po­der ha­cer el tra­ba­jo fí­si­co”.

VES­TI­MEN­TA

El frío solo pue­de em­pa­ñar su en­tre­na­mien­to si no tie­ne la ro­pa ade­cua­da. Hoy en día los te­ji­dos ade­cua­dos pa­ra las ru­ti­nas en in­vierno es­tán al al­can­ce de cual­quie­ra y le ga­ran­ti­zan una muy buena adap­ta­ción al frío y el vien­to. Sin em­bar­go, el ex­per­to de­cla­ra que abri­gar­se de­ma­sia­do pue­de ser ne­ga­ti­vo por los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra. Lo im­por­tan­te es “tener ro­pa ade­cua­da, no usar bol­sas pa­ra trans­pi­rar más”. Asi­mis­mo, el es­pe­cia­lis­ta de­ta­lló que los riesgos en la sa­lud ra­di­can prin­ci­pal­men­te en que la gen­te se abri­ga al salir a entrenar y des­abri­ga al cul­mi­nar la ac­ti­vi­dad, lo que es un mal há­bi­to que per­ju­di­ca y des­en­ca­de­na en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias. “Cam­bios de tem­pe­ra­tu­ras como abri­gar­se y des­abri­gar­se lue­go de rea­li­zar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, como em­pe­zar a ha­cer res­fríos, bron­qui­tis, problemas res­pi­ra­to­rios”, di­jo Mén­dez.

Por úl­ti­mo, hi­zo un lla­ma­do a la ciu­da­da­nía, “hay que tener cuidado cuán­do inician las alertas am­bien­ta­les, que la ca­li­dad de ai­re es ma­la y se de­be trans­pi­rar más. Po­dría ser da­ñino y en vez de ser un be­ne­fi­cio po­dría afectar”.

Jorge Mén­dez, pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le, re­co­mien­da res­pi­rar ade­cua­da­men­te, hi­dra­tar­se pe­se a no sen­tir ca­lor y entrenar ho­ras cla­ves pa­ra seguir sa­lu­da­ble sin im­por­tar los cam­bios cli­má­ti­cos.

El ex­per­to en ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­co­mien­da ca­len­tar óp­ti­ma­men­te el cuer­po se­gún la in­ten­si­dad del ejer­ci­cio. La ves­ti­men­ta jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal pa­ra estos en­tre­na­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.