Có­mo evi­tar caer en la ma­ni­pu­la­ción

To­dos nos he­mos sen­ti­do ma­ni­pu­la­dos y he­mos ma­ni­pu­la­do a otros al­gu­na vez. To­ma no­ta de es­tos con­se­jos pa­ra evi­tar que vuel­va a ocu­rrir

Ellas (Chile) - - Psicología -

Las per­so­nas es­ta­mos cons­tan­te­men­te ma­ni­pu­lan­do y sien­do ma­ni­pu­la­das. La ma­yo­ría de las ve­ces no so­mos cons­cien­tes de ello, por­que se ha con­ver­ti­do en una res­pues­ta com­ple­ta­men­te au­to­má­ti­ca. Sin em­bar­go, ma­ni­pu­lan­do y de­ján­do­nos ma­ni­pu­lar, es­ta­mos aten­tan­do con­tra la li­ber­tad, tan­to pro­pia co­mo aje­na.

¿POR QUÉ MANIPULAMOS? Las per­so­nas ac­tua­mos de la me­jor for­ma que sa­be­mos a ca­da mo­men­to, aun­que es­to no sig­ni­fi­ca que siem­pre lo ha­ga­mos de for­ma “co­rrec­ta”. Te­ne­mos una gran par­te ani­mal y nues­tro ob­je­ti­vo se ba­sa en bus­car el pla­cer y evi­tar el do­lor. Cuan­do to­ma­mos una de­ci­sión, va­lo­ra­mos los pros y los con­tras y nos co­lo­ca­mos en una pos­tu­ra “im­par­cial”. Sin em­bar­go, a pe­sar de que nos con­si­de­re­mos en gran me­di­da “ra­cio­na­les”, to­da­vía es­ta­mos muy le­jos de ac­tuar de for­ma 100% in­te­lec­tual, ra­cio­nal o ló­gi­ca. Nos guia­mos por nues­tras emo­cio­nes y por las reac­cio­nes au­to­má­ti­cas que ve­ni­mos per­fec­cio­nan­do des­de ha­ce años.

¿Des­de cuán­do manipulamos? Ya en la más tier­na in­fan­cia ob­ser­va­mos con­duc­tas de ma­ni­pu­la­ción exa­ge­ra­das por par­te de los más pe­que­ños. El ejem­plo cla­ro es la tí­pi­ca es­ce­na en la que el pa­dre o la ma­dre se ale­ja y el ni­ño co­mien­za a llo­rar des­con­so­la­da­men­te. En cuan­to vuel­ve, pa­re­ce que su ex­pre­sión emo­cio­nal cam­bia drás­ti­ca­men­te: no hay ni rastro de llan­to ni des­con­sue­lo. Lo mis­mo ocu­rre (aun­que más so­fis­ti­ca­do) con ni­ños al­go más ma­yo­res cuan­do quie­ren al­go y los pa­dres se niegan a com­prar­lo; co­mo so­le­mos de­cir “tie­nen una ra­bie­ta”. To­do es­to es ma­ni­pu­la­ción. En el ca­so de los be­bés, al no te­ner otra for­ma de co­mu­ni­car aque­llo que sien­ten y quie­ren, es com­ple­ta­men­te com­pren­si­ble que re­cu­rran a es­tas estrategias. Sin em­bar­go, no­so­tras con­ta­mos con una enor­me ga­ma de com­por­ta­mien­tos que nos per­mi­tan li­be­rar­nos de la ma­ni­pu­la­ción.

¿QUÉ OCU­RRE CUAN­DO CAE­MOS EN LA MA­NI­PU­LA­CIÓN?

Las per­so­nas aca­ba­mos por sen­tir­nos in­có­mo­das, an­gus­tia­das y con una pro­fun­da sen­sa­ción de im­po­ten­cia y de pér­di­da de con­trol de nues­tra vi­da. Es­to ocu­rre por el bu­cle de ma­ni­pu­la­ción y au­to-ma­ni­pu­la­ción en el que nos en­con­tra­mos in­mer­sas a lo lar­go del día. De he­cho, la ma­ni­pu­la­ción ha lle­va­do y lle­va a gran­des ca­tás­tro­fes a ni­vel mun­dial: des­de el mal­tra­to has­ta los ge­no­ci­dios y a la for­ma­ción de gru­pos te­rro­ris­tas, to­do de la mano del odio y la ma­ni­pu­la­ción.

Co­mo es ló­gi­co, no to­do el mun­do es un buen ma­ni­pu­la­dor/a, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sea me­nos da­ñino. Al fi­nal es una es­pi­ral de la que to­das so­mos par­tí­ci­pes y es ne­ce­sa­rio rom­per el círcu­lo des­de hoy. Se tra­ta de to­mar una sim­ple de­ci­sión…

¿CÓ­MO EVI­TA­MOS QUE NOS MANIPULEN?

Exis­ten cua­tro ti­pos de ma­ni­pu­la­ción: la adu­la­ción, la hos­ti­li­dad, la des­aten­ción (co­mo cas­ti­go) y el vic­ti­mis­mo. Cuan­do uti­li­za­mos una de es­tas estrategias lo que ha­ce­mos es “ju­gar un pa­pe­lón”. Cuan­do pre­ten­do sus­ci­tar aten­ción y cul­pa­bi­li­dad, jue­go el pa­pel de víc­ti­ma; cuan­do mi in­ten­ción es in­ti­mi­dar pa­ra con­se­guir mis ob­je­ti­vos, jue­go el pa­pel de ver­du­go, etc. Pa­ra evi­tar caer en la ma­ni­pu­la­ción de otro, só­lo de­be­mos se­guir tres sen­ci­llos pa­sos:

1- Iden­ti­fi­ca cuán­do es­tá ju­gan­do un pa­pel: El/la ma­ni­pu­la­dor/a es­tá de­man­dan­do al­go de ti. Da­te cuen­ta de cuán­do se con­vier­te en un ac­tor pa­ra con­se­guir aque­llo que quie­re. Iden­ti­fi­ca cuál es su pa­pel (ver­du­go, víc­ti­ma, adu­la­dor…) y la for­ma de ma­ni­pu­la­ción que le si­gue.

2- Ten com­pa­sión y sonríe: Pa­ra que el tea­tro pier­da el po­der so­bre ti y seas tú quien lo re­cu­pe­re, lo más im­por­tan­te es qui­tar hie­rro a la si­tua­ción. La son­ri­sa rom­pe in­me­dia­ta­men­te los pa­tro­nes de con­duc­ta con­di­cio­na­dos. Tie­nes de­lan­te a una es­tre­lla de Holly­wood, has vis­to el tea­tro co­mo una es­pec­ta­do­ra, y no des­de den­tro. ¡Sonríe! No se tra­ta de sol­tar una car­ca­ja­da sar­cás­ti­ca, se tra­ta de una son­ri­sa in­ter­na ama­ble y juguetona. Es­tás en­ten­dien­do que so­mos se­res hu­ma­nos, que esos pa­pe­les los ju­ga­mos to­dos, y que ca­da uno lo ha­ce lo me­jor que pue­de o sa­be. Pe­ro te has da­do cuen­ta de la ma­ni­pu­la­ción, en es­ta oca­sión, y tie­nes la in­ten­ción de re­sol­ver­lo con ama­bi­li­dad.

3- Res­pi­ra y ac­túa: Aho­ra que ya has iden­ti­fi­ca­do el pa­pel, que has en­con­tra­do el ab­sur­do, es el mo­men­to de pa­sar a la ac­ción cons­cien­te. Aho­ra es el mo­men­to de eje­cu­tar una res­pues­ta li­bre, sin ata­du­ras ni pa­ra ti ni pa­ra los de­más. Es el mo­men­to de en­se­ñar­le a la otra per­so­na que no eres víc­ti­ma de nin­gu­na ma­ni­pu­la­ción, pe­ro que es­tás ahí pa­ra es­cu­char­la y ne­go­ciar un tra­to jus­to.

El/la ma­ni­pu­la­dor/a es­tá de­man­dan­do al­go de ti. Da­te cuen­ta de cuán­do se con­vier­te en un ac­tor pa­ra con­se­guir aque­llo que quie­re.

Exis­ten cua­tro ti­pos de ma­ni­pu­la­ción: la adu­la­ción, la hos­ti­li­dad, la des­aten­ción (co­mo cas­ti­go) y el vic­ti­mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.