En­tre­gan con­se­jos pa­ra es­tar en aler­ta fren­te al bull­ying

Psi­có­lo­ga del Cen­tro de Apo­yo al Apren­di­za­je de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le, dio al­gu­nos tips a te­ner pre­sen­te re­fe­ren­te a es­te te­ma, que cau­sa cer­ca de 200 muer­tes al año en Amé­ri­ca La­ti­na

Ellas (Chile) - - Noticias -

Sen­tir­se las­ti­ma­do, da­ña­do, des­pre­cia­do, me­nos­pre­cia­do, dis­mi­nui­do o mal­tra­ta­do, son al­gu­nas de las con­se­cuen­cias de la vio­len­cia o mal­tra­to es­co­lar, más co­no­ci­do co­mo bull­ying, con­cep­to que ca­da cier­to tiem­po sa­le a la pa­les­tra, con no­ti­cias co­mo la que co­no­ci­mos ha­ce unas se­ma­nas, de la es­tu­dian­te del Co­le­gio Ni­do de Águi­las en San­tia­go, quien pu­so fin a su vi­da fren­te al cons­tan­te aco­so al que se veía en­fren­ta­da a dia­rio.

Se­gún el Pri­mer Es­tu­dio In­ter­na­cio­nal de Amé­ri­ca La­ti­na so­bre bull­ying pu­bli­ca­do en 2017, rea­li­za­do por la ONG In­ter­na­cio­nal Bull­ying Sin Fron­te­ras y la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OC­DE), 7 de ca­da 10 ni­ños y ni­ñas son víc­ti­mas, cau­san­do cer­ca de 200 muer­tes al año, sien­do la re­gión más afec­ta­da por es­te fla­ge­lo.

Por ello, la fa­ci­li­ta­do­ra del Pro­gra­ma de Acom­pa­ña­mien­to y Ac­ce­so Efec­ti­vo a la Edu­ca­ción Su­pe­rior (PA­CE), eje­cu­ta­do por la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le (UCM), Eloí­sa Ca­rre­ño, ma­ni­fes­tó que es im­por­tan­te sen­si­bi­li­zar so­bre el bull­ying, es­tar aler­tas so­bre có­mo ac­tuar fren­te a és­te, ade­más de re­fle­xio­nar so­bre el rol do­cen­te, co­mo ga­ran­te de de­re­cho y pro­mo­tor de la pre­ven­ción e interrupción de es­ta con­duc­ta.

Se­gún la psi­có­lo­ga, el au­tor Dan Ol­weus plan­teó en 1983 que el bull­ying “es una con­duc­ta de per­se­cu­ción fí­si­ca o psi­co­ló­gi­ca que rea­li­za el alumno o alum­na con­tra otro, al que eli­ge co­mo víc­ti­ma de reite­ra­dos ataques. Es­ta ac­ción, si­túa a las víc­ti­mas en po­si­cio­nes de las que di­fí­cil­men­te pue­den sa­lir por sus pro­pios me­dios. La con­ti­nui­dad de es­tas re­la­cio­nes pro­vo­ca en la víc­ti­ma efec­tos cla­ra­men­te ne­ga­ti­vos: des­cen­so de su au­to­es­ti­ma, es­ta­dos de an­sie­dad e in­clu­so de­pre­si­vos, lo que di­fi­cul­ta su in­te­gra­ción en el me­dio es­co­lar y el desa­rro­llo nor­mal de los es­tu­dian­tes”, ex­pli­có.

MA­NI­FES­TA­CIO­NES

¿Pe­ro có­mo de­tec­tar­lo a tiem­po? A jui­cio de la pro­fe­sio­nal, el bull­ying se ma­ni­fies­ta de dis­tin­tas ma­ne­ras: Fí­si­ca, ver­bal, psi­co­ló­gi­ca, en la ex­pul­sión so­cial y ataques ci­ber­né­ti­cos. La eta­pa fí­si­ca se ex­pre­sa, por ejem­plo, a tra­vés de dar em­pu­jo­nes, pe­gar, ame­na­zar con ar­mas, ro­bar y rom­per y/o es­con­der ob­je­tos de “otro”. La ver­bal por su par­te, con­sis­te en in­sul­tar, bur­lar­se, po­ner so­bre­nom­bres, in­ven­tar ru­mo­res, “ha­blar mal del otro”. La psi­co­ló­gi­ca es cuan­do se tra­ta de in­ti­mi­dar, hu­mi­llar, de­ni­grar, ame­na­zar, chan­ta­jear y des­pre­ciar. Asi­mis­mo, la fa­ci­li­ta­do­ra PA­CE UCM, pro­gra­ma de Ac­ce­so In­clu­si­vo del Cen­tro de Apo­yo al Apren­di­za­je del plan­tel, ma­ni­fes­tó que la ex­clu­sión so­cial se da cuan­do al es­tu­dian­te lo apar­tan del gru­po, no lo de­jan par­ti­ci­par, lo aís­lan e ig­no­ran. La eta­pa ci­ber­né­ti­ca, en tan­to, se ma­ni­fies­ta con gra­bar ví­deos o sa­car fo­to­gra­fías y su­bir­las a la red, blo­quear a las víc­ti­mas en las re­des so­cia­les y mal­tra­tar ver­bal­men­te en las mis­mas.

“NO ES MI PRO­BLE­MA”

Por otro la­do, es­tán los es­pec­ta­do­res, ex­pli­có Eloí­sa Ca­rre­ño, en don­de po­de­mos en­con­trar a los ac­ti­vos, quie­nes son in­du­ci­dos a ac­tos de vio­len­cia y per­se­cu­ción; los pa­si­vos, se­gui­do­res del agre­sor, pe­ro no agre­den; los ob­ser­va­do­res, ven lo que su­ce­de, pe­ro no in­ter­vie­nen, “no es mi pro­ble­ma”, ar­gu­men­tan; fi­na­li­zan­do se en­cuen­tran los de­fen­so­res, quie­nes desaprue­ban el aco­so y tra­tan de ayu­dar al es­tu­dian­te afec­ta­do.

Por úl­ti­mo, la pro­fe­sio­nal ma­ni­fes­tó la ne­ce­si­dad de que los pro­fe­so­res del sistema es­co­lar de la re­gión, es­pe­cial­men­te de los 31 li­ceos ads­cri­tos al PA­CE UCM, es­tén aler­ta res­pec­to de es­te te­ma, ten­dien­do pre­sen­te las nor­ma­ti­vas vi­gen­tes, co­mo la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción; la Ley so­bre Vio­len­cia Es­co­lar; la Con­ven­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos y la Con­ven­ción de los De­re­chos del Ni­ño; la Ley An­ti­dis­cri­mi­na­ción y la Cir­cu­lar so­bre De­re­chos de ni­ños, ni­ñas y es­tu­dian­tes trans en el ám­bi­to de la edu­ca­ción.

La eta­pa ci­ber­né­ti­ca, en tan­to, se ma­ni­fies­ta con gra­bar ví­deos o sa­car fo­to­gra­fías y su­bir­las a la red, blo­quear a las víc­ti­mas en las re­des so­cia­les y mal­tra­tar ver­bal­men­te en las mis­mas.

La eta­pa fí­si­ca se ex­pre­sa, por ejem­plo, a tra­vés de dar em­pu­jo­nes, pe­gar, ame­na­zar con ar­mas, ro­bar y rom­per y/o es­con­der ob­je­tos de “otro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.