La sa­lud ín­ti­ma en la mu­jer tam­bién se ha trans­for­ma­do en una prio­ri­dad

Una op­ción no in­va­si­va con­tra la in­con­ti­nen­cia es Vs­culpt, un pro­duc­to que ayu­da a re­cu­pe­rar la ju­ven­tud ín­ti­ma en la co­mo­di­dad del ho­gar

Ellas (Chile) - - Noticias -

Si bien no exis­ten ci­fras con­cre­tas que re­fle­jen a cuán­tas per­so­nas afec­ta la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria en nues­tro país, se es­ti­ma que al me­nos la mi­tad de las mu­je­res que cumplen 40 años su­fre de es­te pro­ble­ma. Un da­to re­le­van­te es que es­to pue­de ocu­rrir a par­tir de los 20, lo que no só­lo trae pro­ble­mas en su ca­li­dad de vi­da, sino que tam­bién a su au­to­es­ti­ma.

La In­con­ti­nen­cia Uri­na­ria (IU) es de­fi­ni­da por los ex­per­tos co­mo la pér­di­da in­vo­lun­ta­ria de ori­na y una de las for­mas más co­mu­nes es la de­no­mi­na­da “In­con­ti­nen­cia de Ori­na de Es­fuer­zo”, pro­du­ci­da por pér­di­da de ori­na tras epi­so­dios de tos, es­tor­nu­dos, ri­sas, en­tre otros. Jun­to con es­to, y a me­di­da que se acer­ca la me­no­pau­sia, los te­ji­dos y múscu­los del pi­so pél­vi­co se de­bi­li­tan y de­jan de fun­cio­nar co­mo so­lían ha­cer­lo. Cuan­do la mu­jer so­bre­pa­sa los 40 años co­mien­zan a evi­den­ciar­se ma­yo­res cam­bios fí­si­cos, en es­pe­cial en re­la­ción a la ca­li­dad de la piel y cue­ro ca­be­llu­do, pe­ro tam­bién otros que es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos a la zo­na ín­ti­ma. La li­te­ra­tu­ra mé­di­ca se­ña­la que el em­ba­ra­zo y, en es­pe­cial, los par­tos va­gi­na­les pue­den pro­vo­car re­la­ja­ción de las es­truc­tu­ras pél­vi­cas co­mo múscu­los, fas­cias y /o va­gi­na. Cuan­do es­ta re­la­ja­ción es se­ve­ra, los mé­di­cos la lla­man pro­lap­so con o sin in­con­ti­nen­cia de ori­na. Sin em­bar­go, pa­cien­tes in­clu­so muy jó­ve­nes se­ña­lan que es­to se ase­me­ja a te­ner la zo­na va­gi­nal am­plia o di­la­ta­da, lo que les trae pro­ble­mas de sen­si­bi­li­dad en la in­ti­mi­dad.

SO­LU­CIÓN

Si bien exis­ten so­lu­cio­nes, que van des­de el cam­bio en el es­ti­lo de vi­da y ali­men­ta­ción, has­ta las in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas, una op­ción no in­va­si­va es la que en­tre­ga Vs­culpt, un re­vo­lu­cio­na­rio pro­duc­to que ayu­da a re­cu­pe­rar la ju­ven­tud ín­ti­ma, pe­ro en la co­mo­di­dad del ho­gar.

Su ori­gen es­tá en que Vs­culpt, dis­tri­bui­do por www. mis­pa.cl, que for­ta­le­ce los te­ji­dos y múscu­los de la zo­na pél­vi­ca, sien­do tam­bién ideal pa­ra com­ba­tir la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria, que pue­de co­men­zar a evi­den­ciar­se des­de los 20 años y con ma­yor fuer­za pa­sa­dos los 50 años. Pue­de ser uti­li­za­do des­de los 18 años, tam­bién co­mo una ayu­da pa­ra la dis­fun­ción se­xual. Des­pués de 45 días de uso, los es­tu­dios clí­ni­cos han re­por­ta­do re­sul­ta­dos co­mo 90% de me­jo­ra en el con­trol de ve­ji­ga y con­ti­nen­cia y un 82% en me­jo­ra del for­ta­le­ci­mien­to del pi­so pél­vi­co, mien­tras que un 81% re­por­tó una me­jor ca­li­dad de vi­da en re­la­ción a su fun­cio­na­mien­to ín­ti­mo.

Vs­culpt in­clu­ye 9 emi­so­res de luz led de al­ta in­ten­si­dad in­fra­rro­ja (662-855nm), 6 mo­dos de vi­bra­ción só­ni­ca, ca­lor le­ve y es­tá com­pues­to por si­li­co­na y ma­te­ria­les se­gu­ros pa­ra uso cor­po­ral.

Des­pués de 45 días de uso, los es­tu­dios clí­ni­cos han re­por­ta­do re­sul­ta­dos co­mo 90% de me­jo­ra en el con­trol de ve­ji­ga y con­ti­nen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.