¡Via­je­ros!... ¿Via­je­mos?

Ellas (Chile) - - Noticias - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Lle­gó el día, di­rec­ción al ae­ro­puer­to, con sue­ño y sue­ños, ilu­sio­nes, cu­rio­si­dad, nu­dos en la gua­ta, nue­vas ami­gas, nue­vas ex­pe­rien­cias, fo­to­gra­fías, otra ca­ra, otra ac­ti­tud, quie­re museos, mú­si­ca, par­ques, pla­ya, com­pras, va­len­tía re­pen­ti­na, na­die sa­bía que era tan so­cia­ble, tan ex­tra­ver­ti­da, tan ri­sue­ña, dis­fru­tan­do de lo más sim­ple, vi­da, sa­lud, ri­sas. Ne­ce­si­ta­ba ha­cer un alto en su vi­da, un cam­bio, con la sen­sa­ción de ha­ber tra­ba­ja­do mu­cho, de ha­ber ob­te­ni­do di­vi­den­dos eco­nó­mi­cos fal­tan­do la sa­tis­fac­ción, el pla­cer de co­no­cer, la cul­tu­ra, la his­to­ria, la geo­gra­fía, el es­ca­pe y ese crecimiento per­so­nal que te otor­ga la ex­pe­rien­cia. Me en­can­ta ver las imá­ge­nes de una ami­ga que de­ci­dió via­jar so­la, su com­pa­ñe­ro de vi­da no que­ría ha­cer­lo y ella se pos­ter­ga­ba año a año, no ne­ce­si­ta­ba pres­ti­gio so­cial, sim­ple­men­te era al­go in­con­clu­so, fal­ta­ba de­ci­sión y ese des­ape­go a la pa­re­ja de pe­que­ños gran­des de­ta­lles que no se tie­nen en co­mún. Su fe­li­ci­dad, su aven­tu­ra me ha­ce es­cri­bir, me ha­ce reír, tie­ne otra ca­ra, 10 años me­nos de edad, pos­tu­ras pa­ra la foto, ri­sas es­pon­tá­neas, se sien­te que al otro la­do del mun­do es­tá fe­liz, fue en bus­ca de una fuen­te de ale­gría y ener­gía, de un au­to­des­cu­bri­mien­to, de es­tí­mu­lo pa­ra su men­te y su emo­cio­na­li­dad.

Es­tá de­mos­tra­do que el con­cep­to de fe­li­ci­dad se en­cuen­tra y se vi­ve pro­fun­da­men­te en los re­cuer­dos y ex­pe­rien­cias, ca­mi­nar dis­tin­to, ves­tir­se dis­tin­to, des­po­jar­se de pre­jui­cios so­cia­les pro­vin­cia­nos, co­no­cer otras cul­tu­ras sin du­da ha­cen vi­vir más, reír más, la sa­lud si­co­ló­gi­ca se equilibra más, to­do via­je su­ma ex­pe­rien­cia, no te­ne­mos ne­ce­si­dad de com­prar y com­prar, sim­ple­men­te dis­fru­tar.

De­be­mos re­se­tear nues­tro dis­co du­ro de la men­te, via­jan­do en me­dio de un gru­po des­co­no­ci­do, co­mo un desafío per­so­nal, es­pi­ri­tual y emo­cio­nal. Des­ape­go, que sea un via­je lar­go, 15 días mí­ni­mo, eso nos ayu­da­rá a re­cu­pe­rar la fe en nues­tras ca­pa­ci­da­des, en no­so­tros mis­mos, a re­du­cir el es­trés y la an­sie­dad, por­que via­jan­do nos des­co­nec­ta­mos de las reunio­nes, de las an­gus­tias dia­rias, de los mie­dos y nos en­fo­ca­mos en dis­fru­tar y vi­vir el pre­sen­te, se re­suel­ven pro­ble­mas en el mi­nu­to, no te­ne­mos otra al­ter­na­ti­va por­que sa­li­mos de nues­tro lu­gar de con­fort, de nues­tros ne­xos y ami­gos que a ve­ces nos so­lu­cio­nan tan­tos pro­ble­mas, te ani­mas a ha­blar con per­so­nas en otro idioma o a co­mu­ni­car­te con se­ñas sim­ples. Via­jar nos ha­ce des­cu­brir cosas que no sa­bía­mos que nos gus­ta­ban, pue­de que can­te­mos por pri­me­ra vez, que bai­le­mos por pri­me­ra vez, pue­de ser que nos per­da­mos en las ca­lles, que no ten­gas el tic­kets del au­to­bús del país, pue­den ser tan­tos de­ta­lles que se trans­for­man lue­go en re­cuer­dos be­llos y en ex­pe­rien­cias en­ri­que­ce­do­ras, te per­mi­te po­ner­te en la piel de otros, am­pliar nues­tro ho­ri­zon­te, nos trans­for­ma­mos en per­so­nas más fle­xi­bles, qui­zás en me­jo­res per­so­nas, pe­ro nun­ca peor, nun­ca res­ta­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.