¿Se lle­va­rán bien mis hi­jos con mi nueva pa­re­ja?

Tras el di­vor­cio, una de las si­tua­cio­nes más de­li­ca­das es el mo­men­to de pre­sen­tar a los hi­jos y a la per­so­na ele­gi­da co­mo nueva pa­re­ja. Una psi­có­lo­ga ex­pli­ca có­mo ha­cer­lo y po­si­bles erro­res que se de­ben evi­tar

Ellas (Chile) - - Portada -

La se­pa­ra­ción no só­lo es una eta­pa du­ra pa­ra los miem­bros de la pa­re­ja, tam­bién lo es pa­ra sus hi­jos. “Las ne­ce­si­da­des que ca­rac­te­ri­zan a la in­fan­cia y a la ado­les­cen­cia son la es­ta­bi­li­dad, la se­gu­ri­dad y el amor, por lo que hay que pres­tar­les es­pe­cial aten­ción en es­te pro­ce­so, que pa­ra ellos sue­le es­tar ro­dea­do de in­cer­ti­dum­bre y mie­dos”, sub­ra­ya la psi­có­lo­ga, Ama­lia Ortega. “Des­pués de la se­pa­ra­ción se­rá más ne­ce­sa­rio que nun­ca que los pro­ge­ni­to­res al­can­cen acuer­dos de for­ma equi­li­bra­da y jus­ta en be­ne­fi­cio del me­nor. El diálogo en­tre am­bos es im­pres­cin­di­ble. De­ben ser cons­cien­tes de que la de­ci­sión de com­par­tir la vi­da, la de ser pa­dres y la de fi­na­li­zar la re­la­ción son res­pon­sa­bi­li­dad de los adul­tos”, aña­de Ortega.

ATEN­CIÓN A LA EDAD QUE TIE­NEN LOS NI­ÑOS

La ex­per­ta afir­ma que pa­ra los ni­ños sus pa­dres son las per­so­nas más im­por - tan­tes del mun­do. “Cuan­do esa fa­mi­lia con la que com­par­ten un víncu­lo de pro­tec­ción y amor se se­pa­ra, se les rom­pe su mun­do tal y co­mo ellos lo co­no­cen. Pue­den sen­tir­se en­fa­da­dos, tris­tes, in­se­gu­ros o asus­ta­dos por to­dos los cam­bios que se pro­du­cen. Los ni­ños ne­ce­si­tan la ga­ran­tía de que nin­guno de sus pa­dres los aban­do­na­rá. Se pue­de rom­per la re­la­ción de pa­re­ja, pe­ro no la de pa­dres-hi­jos”, des­ta­ca. Ortega ase­gu­ra que cuan­do se les co­mu­ni­ca a los hi­jos la se­pa­ra­ción es im­por­tan­te de­jar­les muy cla­ro que su ma­dre los quie­re y se­gui­rá sien­do siem­pre su ma­dre y que la re­la­ción afec­ti­va con su pa­dre se­rá de la mis­ma ma­ne­ra. En es­te sen­ti­do pre­ci­sa que, si se trans­mi­te a los hi­jos que esa nueva pa­re­ja es un no­vio o no­via y en nin­gún ca­so se le per­mi­te adop­tar el rol de pa­dre o ma­dre, se­rá más fá­cil que pue­dan re­la­cio­nar­se con es­ta per­so­na des­de otra pers­pec­ti­va, más lú­di­ca y de con­vi­ven­cia. “El ni­ño de­be te­ner muy cla­ro que la per­so­na que su pa­dre le aca­ba de pre­sen­tar no es una nueva ma­dre, es la pa­re­ja de su pa­dre. Por ello, es­ta per­so­na no de­be­rá asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad ni la au­to­ri­dad en su edu­ca­ción. Los ro­les de­ben es­tar muy bien de­fi­ni­dos”, ad­vier­te la psi­có­lo­ga.

El mo­men­to de ha­cer las pre­sen­ta­cio­nes en­tre los hi­jos y la per­so­na es­co­gi­da co­mo com­pa­ñe­ra sentimental sue­le ser mo­ti­vo de gran preo­cu­pa­ción. Una de las recomendaciones de la es­pe­cia­lis­ta es ha­blar a los hi­jos de esa per­so­na an­tes de pre­sen­tár­se­la pa­ra que se va­yan fa­mi­lia­ri­zan­do con ella. “Si se es­ti­ma con­ve­nien­te, se les pue­de pre­gun­tar abier­ta­men­te si desean co­no­cer­la y res­pe­tar los tiem­pos que pro­pon­gan pa­ra ello”, apun­ta. De hecho, Ortega co­men­ta que la me­jor ma­ne­ra de pre­sen­tar a los ni­ños al nuevo no­vio o no­via de­pen­de de la edad del me­nor.

Si tie­ne me­nos de 12 años, acon­se­ja ha­blar­le de esa per­so­na (sin que es­té pre­sen­te) y, lle­ga­do el mo­men­to, pre­sen­tar­la co­mo ami­ga y ele­gir pa­ra la oca­sión una ac­ti­vi­dad no­ve­do­sa y lú­di­ca. En cam­bio, cuan­do se tra­ta de un ado­les­cen­te, la es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da que la pre­sen­ta­ción sea “de for­ma di­rec­ta, ex­pre­sán­do­le ex­pec­ta­ti­vas po­si­ti­vas so­bre ex­pe­rien­cias y ac­ti­vi­da­des que po­drán com­par­tir”.

SI LA PA­RE­JA APORTA HI­JOS, EL ES­TRÉS ES MA­YOR

En ca­so de re­cha­zo, Ortega afir­ma que hay que man­te­ner el diálogo y una ac­ti­tud abier­ta a que pue­dan com­par­tir nue­vas ex­pe­rien­cias, sin for­zar al me­nor. La es­pe­cia­lis­ta ma­ni­fies­ta que es ne­ce­sa­rio te­ner pa­cien­cia ya que los cam­bios re­quie­ren un tiem­po de adap­ta­ción.

Es po­si­ble que, al prin­ci­pio, el ni­ño pue­da ver a esa per­so­na co­mo al­guien que le roba la aten­ción de su pa­dre o de su ma­dre y que sur­jan los ce­los. “En oca­sio­nes su­ce­de que el pro­ge­ni­tor que ini­cia una nueva re­la­ción tie­ne me­nos tiem­po y pue­de lle­gar a in- cum­plir las vi­si­tas pro­me­ti­das y los ho­ra­rios de re­co­gi­da del me­nor. En­ton­ces es com­pren­si­ble que el ni­ño se sien­ta tris­te y des­pla­za­do y que lle­gue a in­ter­pre­tar que la nueva pa­re­ja es más im­por­tan­te que él, por­que su pa­dre o su ma­dre ya no tie­ne tiem­po pa­ra de­di­cár­se­lo”, apun­ta. En el ca­so de que la nueva pa­re­ja tam­bién ten­ga hi­jos, tan­to el es­trés del me­nor co­mo el es­fuer­zo que ten­drá que ha­cer pa­ra adap­tar­se a la si­tua­ción se­rá ma­yor. “Se re­co­mien­da que en los pri­me­ros en­cuen­tros se reali­cen ac­ti­vi­da­des di­ver­ti­das y no­ve­do­sas, con la fi­na­li­dad de re­la­cio­nar a to­das las per­so­nas en un am­bien­te dis­ten­di­do y agra­da­ble. Cuan­do co­mien­cen a ex­pe­ri­men­tar que la aten­ción es igual pa­ra to­dos y que to­dos tie­nen su es­pa­cio, las re­la­cio­nes se da­rán de for­ma na­tu­ral y ba­sa­das en el res­pe­to y en el ca­ri­ño”, se­ña­la Ortega.

“Los es­tu­dios de­mues­tran que los re­cuer­dos más sig­ni­fi­ca­ti­vos de los ni­ños gi­ran en torno a las vi­ven­cias co­ti­dia­nas y no a fies­tas de cumpleaños, ju­gue­tes o va­ca­cio­nes de al­to cos­te eco­nó­mi­co. El me­jor re­ga­lo siem­pre se­rá es­tar, ayu­dar y jugar con ellos”, con­clu­ye la psi­có­lo­ga.

Los ni­ños ne­ce­si­tan la ga­ran­tía de que nin­guno de sus pa­dres los aban­do­na­rá. Se pue­de rom­per la re­la­ción de pa­re­ja, pe­ro no la de pa­dres-hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.