Ni­ños de Tai­lan­dia

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Que gran ejem­plo de vi­da nos de­ja la tra­ge­dia de Tai­lan­dia con un fi­nal fe­liz, es­cri­bien­do muy ale­ja­da del aná­li­sis po­lí­ti­co de ese go­bierno. Creo que así se ha­cen las co­sas, sin ex­po­ner a las víc­ti­mas ni a sus fa­mi­lias, sin no­ti­cias mor­bo­sas ni es­can­da­lo­sas, sin me­dios de co­mu­ni­ca­ción en el res­ca­te, sin je­fes de go­bierno pa­ra la fo­to, sin imá­ge­nes de los rostros afec­ta­dos, sin su­po­ner ni de­du­cir na­da, sin en­tre­vis­tar a na­die, de­di­ca­dos al fondo del pro­ble­ma y a la for­ma co­mo se de­bía so­lu­cio­nar. Así na­die juz­ga ni pre­juz­ga y la so­li­da­ri­dad mun­dial se ex­pre­só en si­len­cio, co­mo ora­ban sus com­pa­ñe­ros y el mun­do en­te­ro y fluía la ener­gía blan­ca y po­si­ti­va ha­cia el fondo de esa cue­va en Tai­lan­dia y se de­vol­vía la ener­gía pa­ra guiar en muy po­co tiem­po a esa lí­nea de vi­da que sin ma­yor pro­ble­ma lle­gó don­de es­ta­ban los ni­ños.

¿Al­guien ha bus­ca­do cul­pa­ble?, ¿al­guien apa­re­ce co­mo hé­roe?, ¿al­guien ofre­ce di­ne­ro pa­ra en­tre­vis­tas?, na­die. To­dos es­tán preo­cu­pa­dos del es­ta­do si­co­ló­gi­co y fí­si­co de los ni­ños y su pro­fe­sor, un hom­bre digno de ad­mi­rar, de imi­tar, con una for­ma­ción bu­dis­ta. Una men­te pre­pa­ra­da pa­ra en­se­ñar, pa­ra cal­mar, pa­ra ca­na­li­zar la ener­gía y te­ner su men­te po­si­ti­va, en blan­co, ali­men­tán­do­se de go­tas de agua y en­se­ñan­do a de­gus­tar en cal­ma esa go­ta de agua, ha­cien­do ayuno fe­liz co­mo una for­ma de pre­pa­rar su men­te y su cuer­po pa­ra una vi­da de luz y paz, ja­más pen­san­do en la muer­te, ja­más a obs­cu­ras, ja­más con mie­do, sino en esa obs­cu­ri­dad vien­do una luz que los pro­te­gía, esa luz de ni­ños inocen­tes, ese ca­lor que lo­gra­ba res­ca­tar des­de sus pro­pios cuer­pos con tan so­lo ocu­par bien la men­te, si­len­cián­do­la, en­ti­bián­do­la, me­di­tan­do, do­mi­nán­do­se y con­tro­lán­do­se, vi­vien­do ca­da uno en sí su mo­men­to y su so­bre­vi­ven­cia no co­mo tra­ge­dia, sino en po­si­ti­vo, co­mo una opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to.

Que lec­ción de vi­da le de­ja al mun­do en­te­ro es­ta dis­ci­pli­na bu­dis­ta, por su­pues­to que hoy más que nun­ca es­toy con­ven­ci­da que la men­te do­mi­na al cuer­po, que la men­te lo­gra lo im­po­si­ble, que son más de dos mil años que es­ta­mos vien­do los lo­gros de una men­te bu­dis­ta, ad­mi­ran­do a esos mon­jes que trans­mi­ten su ener­gía a mi­les y mi­les de ki­ló­me­tros y mi­ran­do esos rostros en paz, des­po­ja­dos de to­da mi­se­ria hu­ma­na, sin arro­di­llar­se an­te nin­gún crea­dor, sino con la fe en sí mis­mo, en su men­te di­ri­gi­da siem­pre al bien, a la mi­se­ri­cor­dia, a la bondad, a la luz.

El bu­dis­mo tie­ne mu­cho que apor­tar a los hom­bres del mun­do y la me­jor lec­ción que nos de­ja hoy es que la in­tros­pec­ción, la con­tem­pla­ción, el si­len­cio y el en­fo­que en la so­lu­ción de los pro­ble­mas, no de­jan víc­ti­mas ni vic­ti­ma­rios, no de­jan hé­roes de sal, no afec­tan la men­te del otro con esos mi­nu­tos de fa­ma que tan­to da­ño cau­sa­ron en nues­tro país, a los 33 mi­ne­ros y a su en­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.