Me­no­pau­sia y sue­lo pél­vi­co: ¿có­mo for­ta­le­cer­lo?

Man­te­ner una pos­tu­ra co­rrec­ta y no ha­cer es­fuer­zos in­de­bi­dos es una me­di­da de pre­ven­ción bá­si­ca pa­ra los pro­ble­mas de es­ta mus­cu­la­tu­ra

Ellas (Chile) - - Salud -

La ma­yo­ría de las mu­je­res comienzan a no­tar que el pe­rio­do es más irre­gu­lar en los úl­ti­mos años de los cua­ren­ta y prin­ci­pios de los cin­cuen­ta. Es­te hecho se de­be a la me­no­pau­sia, una eta­pa en la que se pro­du­cen im­por­tan­tes al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les que re­per­cu­ten en mu­chos as­pec­tos de la salud. Du­ran­te el ini­cio de es­te cam­bio hor­mo­nal, las mu­je­res pue­den ex­pe­ri­men­tar al­te­ra­cio­nes en sus ór­ga­nos ge­ni­ta­les y en la ve­ji­ga, pér­di­da de co­lá­geno, os­teo­po­ro­sis o au­men­to de su­frir ries­gos car­dio­vas­cu­la­res, ade­más de al­te­ra­cio­nes en el es­ta­do psi­co­ló­gi­co.

Asi­mis­mo, el au­men­to de la se­que­dad de la va­gi­na, la pér­di­da de la elas­ti­ci­dad y la re­duc­ción del ca­nal va­gi­nal du­ran­te la me­no­pau­sia pro­vo­ca la dis­mi­nu­ción de la sen­si­bi­li­dad du­ran­te las re­la­cio­nes se­xua­les, anor­gas­mia o pér­di­da del ape­ti­to se­xual.

Ade­más de to­das es­tas con­se­cuen­cias, la fal­ta de pro­duc­ción de es­tró­ge­nos por par­te de los ova­rios pue­de pro­vo­car al­te­ra­cio­nes a ni­vel del sue­lo pél­vi­co que pue­den afec­tar a la ca­li­dad de vi­da de las mu­je­res: in­con­ti­nen­cia uri­na­ria, pro­lap­sos – des­cen­so de uno de los ór­ga­nos pél­vi­cos que una mus­cu­la­tu­ra pél­vi­ca de­bi­li­ta­da no pue­de su­je­tar-, e in­con­ti­nen­cia fe­cal.

¿CÓ­MO PRE­VE­NIR LA PATOLOGÍA DEL SUE­LO PÉL­VI­CO?

El sue­lo pél­vi­co se com­po­ne de una se­rie de múscu­los, ner­vios y te­ji­dos co­nec­ti­vos for­man­do una ha­ma­ca en­tre el hue­so pú­bi­co y la ba­se de la co­lum­na ver­te­bral. És­tos sos­tie­nen los ór­ga­nos in­ter­nos (la ve­ji­ga y el úte­ro) y a la vez ayu­dan a man­te­ner el con­trol so­bre la ve­ji­ga y los mo­vi­mien­tos in­tes­ti­na­les.

La fun­ción del sue­lo pél­vi­co es fun­da­men­tal. Sin em­bar­go, y se­gún el I Es­tu­dio de In­ti­mi­na so­bre la salud Ín­ti­ma, cer­ca de un 31% de las mu­je­res des­co­no­ce pa­ra qué sir­ve. Adop­tar pos­tu­ras in­co­rrec­tas, car­gar pe­so, ha­cer ejercicios de al­to im­pac­to, o te­ner pro­ble­mas de es­pal­da pue­de pro­vo­car que la ac­ti­vi­dad del sue­lo pél­vi­co no fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te. Por ello, man­te­ner una pos­tu­ra co­rrec­ta y no ha­cer es­fuer­zos in­de­bi­dos es una me­di­da de pre­ven­ción bá­si­ca pa­ra los pro­ble­mas de es­ta mus­cu­la­tu­ra.

Ade­más de una hi­gie­ne pos­tu­ral ade­cua­da, es im­por­tan­te rea­li­zar ejercicios de Ke­gel pa­ra pre­ve­nir fu­tu­ros pro­ble­mas de salud. Al igual que al le­van­tar pe­sas se for­ta­le­cen los bí­ceps, ele­var los múscu­los del sue­lo pél­vi­co ayu­da a que és­tos ga­nen fuer­za.

No hay una edad con­cre­ta pa­ra co­men­zar a ejer­ci­tar los múscu­los del sue­lo pél­vi­co. Cuan­to an­tes se em­pie­ce, an­tes se no­ta­rán sus be­ne­fi­cios. Los ejercicios de Ke­gel, prac­ti­ca­dos de for­ma re­gu­lar, son po­si­ti­vos pa­ra aque­llas mu­je­res que es­tán ex­pe­ri­men­tan­do la me­no­pau­sia. Tam­bién pa­ra las que no su­fren de in­con­ti­nen­cia o no tie­nen el sue­lo pél­vi­co dé­bil. Lo im­por­tan­te es que des­de eda­des tem­pra­nas se fa­mi­lia­ri­cen con es­tos ejercicios, ya que son una va­lio­sa he­rra­mien­ta pre­ven­ti­va.

¿QUÉ SON LOS EJERCICIOS KE­GEL Y CÓ­MO SE REA­LI­ZAN?

Es­tos ejercicios, crea­dos por el Doc­tor Ar­nold Ke­gel en 1940, con­sis­ten en con­traer los múscu­los del sue­lo pél­vi­co ha­cia arri­ba y ha­cia aden­tro du­ran­te unos se­gun­dos pa­ra for­ta­le­cer y to­ni­fi­car la mus­cu­la­tu­ra pél­vi­ca. Aun­que los ejercicios de Ke­gel pa­re­cen sen­ci­llos, son al­go más que apre­tar y re­la­jar múscu­los. Pa­ra ob­te­ner to­dos los be­ne­fi­cios, exis­ten en­tre­na­do­res in­te­li­gen­tes de Ke­gel pa­ra ayu­dar a la mu­jer. Es­tos dis­po­si­ti­vos usan la­biorr et ro ali­men­ta­ción pa­ra re­gis­trar la fuer­za del sue­lo pél­vi­co ca­da vez que se rea­li­za el ejer­ci­cio, se­lec­cio­nan­do au­to­má­ti­ca­men­te una ru­ti­na apro­pia­da ba­sa­da en la fuer­za, re­sis­ten­cia y ren­di­mien­to.

Es el ca­so del Ke­gel-Smart de In­ti­mi­na, un dis­po­si­ti­vo in­no­va­dor e in­te­li­gen­te, fa­bri­ca­do en si­li­co­na de gra­do mé­di­co, que reconoce la fuer­za de la mus­cu­la­tu­ra. Tras un re­co­no­ci­mien­to, se­lec­cio­na­rá el ni­vel de ejer­ci­cio que se adap­te a las ne­ce­si­da­des de la mu­jer, in­di­can­do la ru­ti­na a rea­li­zar con sua­ves vi­bra­cio­nes. Asi­mis­mo, las mu­je­res pue­den ayu­dar­se de pe­sos va­gi­na­les pa­ra en­tre­nar la mus­cu­la­tu­ra pél­vi­ca. Es­tos pe­sos me­jo­ran el ren­di­mien­to al dar a los múscu­los un ob­je­to só­li­do que sos­te­ner, ya que es po­si­ble sen­tir el pe­so mo­ver­se y ele­var­se y sa­ber que se es­tá rea­li­zan­do co­rrec­ta­men­te. Pa­ra ello, la Ru­ti­na de Ke­gel La­sa­lle de In­ti­mi­na es una bue­na op­ción, gracias a sus tres ejer­ci­ta­do­res de dis­tin­tos pe­sos (28 gr, 38gr y 48gr) que pro­por­cio­nan la can­ti­dad jus­ta de re­sis­ten­cia pa­ra mejorar la fuer­za del sue­lo pél­vi­co.

No hay una edad con­cre­ta pa­ra co­men­zar a ejer­ci­tar los múscu­los del sue­lo pél­vi­co. Cuan­to an­tes se em­pie­ce, an­tes se no­ta­rán sus be­ne­fi­cios.

Ejercicios de Ke­gel con­sis­ten en con­traer los múscu­los del sue­lo pél­vi­co ha­cia arri­ba y ha­cia aden­tro du­ran­te unos se­gun­dos pa­ra for­ta­le­cer y to­ni­fi­car la mus­cu­la­tu­ra pél­vi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.