Un lí­der de ver­dad

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Los lí­de­res reales son más si­len­cio­sos, es­cu­chan, de­jan ha­blar al otro, ob­ser­van, se sien­tan y co­men de los úl­ti­mos, do­mi­nan la an­sie­dad, eje­cu­tan, or­de­nan y re­su­men ideas aco­gién­do­las to­das. To­ma pri­me­ro la pa­la, pre­di­can y prac­ti­can con­se­cuen­te­men­te, tie­nen ca­pa­ci­dad de ges­tión, re­suel­ven y se pro­po­nen desafíos per­so­na­les y se adap­tan a to­do cam­bio. Ins­pi­ran con­fian­za y se­gu­ri­dad, sos­tie­nen y apo­yan al otro en sus ideas y en su queha­cer, asu­men las res­pon­sa­bi­li­da­des, no desafían a na­die, lo ha­cen y en­se­ñan en for­ma nor­mal, no se po­nen me­da­llas, no les lla­ma la aten­ción el ran­go, sino les im­por­ta la res­pon­sa­bi­li­dad, los eli­gen, no se pos­tu­lan.

Los lí­de­res ha­cen lo que a ellos les hu­bie­se gus­ta­do que hi­cie­ran sus lí­de­res. De­be­mos plan­tear las ideas, la for­ma co­mo dar­les vi­da y eje­cu­tar­las, si fra­ca­sa­mos apren­de­re­mos la lec­ción, de­be­mos ser per­se­ve­ran­te y ad­qui­rir mu­cha in­for­ma­ción, mu­cho co­no­ci­mien­to, eso es lo que da el po­der y te ha­bi­li­ta co­mo lí­der, el co­no­ci­mien­to y la lec­ción del fra­ca­so. El li­de­raz­go es pa­sión, tra­ba­jo y ac­ción, nun­ca de­jar a su equi­po so­lo -en el mo­men­to que no es­tén pre­sen­te de­ja­ron de ser lí­de­res-, iden­ti­fi­car y re­sal­tar lo me­jor de ca­da uno, nun­ca echar­le ben­ci­na al fue­go, de­be guar­dar­se esos arre­ba­tos y el au­to­con­trol in­te­rior es lo más im­por­tan­te, no se cree je­fe, sin je­rar­qui­za­ción mar­ca­da, mu­cho tra­ba­jo, mu­cho ta­len­to y siem­pre con al­ma mar­ca­rá su li­de­raz­go.

Los lí­de­res sa­be­mos que pa­sa y que no pa­sa en nues­tro equi­po, da­mos o no da­mos opor­tu­ni­da­des, pre­sen­ti­mos, so­mos con­se­cuen­tes, el No es No, pe­ro es po­co usa­ble en un lí­der real, cap­ta­mos las dos ca­ras de los in­te­gran­tes del gru­po, sa­be­mos cuán­do de­be­mos ser hu­ma­nos, em­pá­ti­cos, con fuer­za pa­ra to­mar de­ci­sio­nes creíbles, con con­vic­ción y pa­ra que el equi­po con­fíe ple­na­men­te, las ha­bi­li­da­des del lí­der de­ben es­tar en per­ma­nen­te desa­rro­llo y re­tro­ali­men­ta­ción con su equi­po. Cuan­do pe­que­ños pe­gun­ta­mos y pre­gun­ta­mos y las res­pues­tas de nues­tros pa­dres ha­cen que co­noz­ca­mos el mun­do, des­pués no pre­gun­ta­mos, sino que es­tu­dia­mos y ob­ser­va­mos. Los gran­des lí­de­res si­guen pre­gun­tan­do y en­se­ñan a su equi­po a pre­gun­tar, ellos di­lu­ci­dan sus in­te­rro­gan­tes y el equi­po avan­za, in­ter­cam­bian in­for­ma­ción a dia­rio, apor­tan ideas, un lí­der tie­ne su ego con­tro­la­do, si no sa­be al­go lo re­co­no­ce, ade­más no de­ja en ri­dícu­lo a al­guien de su equi­po que no se­pa al­gu­na res­pues­ta, sino le ayu­da, le con­tra pre­gun­ta guián­do­lo a la res­pues­ta exac­ta.

Los lí­de­res reales mo­ti­van a pre­gun­tar, a en­con­trar so­lu­cio­nes, son com­pro­me­ti­dos con el ce­re­bro y el al­ma, tie­nen ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­cio­na­les, in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, tie­nen cla­ri­dad en la ru­ta a se­guir con me­tas al­can­za­bles, de­be es­tar cons­cien­te de sus vir­tu­des y de sus de­bi­li­da­des, no an­da a la de­fen­si­va, con­fia en su equi­po y ge­ne­ra con­fian­za, sa­be usar la cuo­ta de po­der con res­pon­sa­bi­li­dad y sin egoís­mo, es­tá siem­pre in­for­ma­do de la con­tin­gen­cia y do­mi­na des­de la gé­ne­sis de su em­pre­sa o ins­ti­tu­ción. No ten­go cla­ro si un lí­der na­ce o se ha­ce, pe­ro ten­go cla­ro co­mo re­co­no­cer a un real lí­der, co­mo de­be ser un lí­der, co­mo tra­ba­jar con bue­nos lí­de­res y co­mo per­fec­cio­nar­se día a día pa­ra ser me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.