¿Por qué se di­vor­cian los ‘mi­llen­nials’?

¿Es po­si­ble que es­te­mos asis­tien­do a la des­apa­ri­ción del mo­de­lo de fa­mi­lia tra­di­cio­nal? ¿Es­tán las re­la­cio­nes vol­vién­do­se ca­da vez más su­per­fi­cia­les y con ello me­nos es­ta­bles y du­ra­de­ras?

Ellas (Chile) - - Tendencias - Fuen­te: En­fe­me­nino.

Du­ran­te los úl­ti­mos años la so­cie­dad ha es­ta­do su­je­ta a cam­bios, tan­to en el es­ti­lo de vi­da co­mo a ni­vel tec­no­ló­gi­co, que han ter­mi­na­do por in­fluen­ciar otras mu­chas áreas. Uno de los as­pec­tos que ma­yor im­pac­to ha su­fri­do es el de las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, es­pe­cial­men­te las sen­ti­men­ta­les. Lo cier­to es que nue­vos tiem­pos im­pli­can cam­bios y la ba­se pa­ra afron­tar­los ra­di­ca en te­ner la ca­pa­ci­dad de en­ten­der y pre­ver di­chos cam­bios y adap­tar­se a ellos. Un es­tu­dio rea­li­za­do el año 2003 por Paul Ama­to y De­nise Pre­vi­ti re­fle­ja la in­fi­de­li­dad co­mo la prin­ci­pal cau­sa de di­vor­cio se­gui­da por la in­com­pa­ti­bi­li­dad de ca­rac­te­res. Si bien es­tas dos cir­cuns­tan­cias son atem­po­ra­les y uni­ver­sa­les es ne­ce­sa­rio ana­li­zar de ma­ne­ra más pro­fun­da có­mo los cam­bios so­cia­les es­tán afec­tan­do al nú­me­ro de divorcios.

UNA NUE­VA REALI­DAD SO­CIAL

Afor­tu­na­da­men­te, el rol de la mu­jer du­ran­te los úl­ti­mos años ha cam­bia­do y eso ha per­mi­ti­do que mu­chas mu­je­res, que aho­ra po­seen in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, pue­dan sa­lir de re­la­cio­nes in­sa­tis­fac­to­rias cuan­do años atrás ha­brían op­ta­do por per­ma­ne­cer en la re­la­ción an­te la di­fi­cul­tad de em­pe­zar una nue­va vi­da con ga­ran­tías. A su vez, las re­la­cio­nes so­cia­les y el es­ti­lo de vi­da han cam­bia­do y la vi­da so­cial y el pla­cer ocu­pan un lu­gar pri­mor­dial pa­ra la ma­yo­ría de per­so­nas. Es­to im­pli­ca que an­te el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des que se per­ci­ben y la fa­ci­li­dad pa­ra en­con­trar una nue­va pa­re­ja mu­chas per­so­nas op­ten por rom­per una re­la­ción an­tes de im­pli­car­se y tra­ba­jar por­que la re­la­ción pue­da se­guir ade­lan­te.

NUE­VAS HE­RRA­MIEN­TAS

Los nue­vos avan­ces en tec­no­lo­gía han fa­ci­li­ta­do en gran me­di­da las in­ter­ac­cio­nes so­cia­les. Hoy en día re­sul­ta mu­cho más di­fí­cil per­ma­ne­cer ajeno o aje­na al alu­vión de es­tí­mu­los y co­ne­xio­nes que se pue­den crear a tra­vés de men­sa­jes o re­des so­cia­les. Cuan­do an­tes una pa­re­ja se sen­ta­ba a ha­blar o ver la te­le­vi­sión jun­tos, aho­ra ca­da uno pue­de es­tar in­ter­ac­tuan­do con otras per­so­nas a tra­vés de Fa­ce­book o al­gu­na otra red so­cial.

Es­to abre nue­vas op­cio­nes que mu­chas per­so­nas ven co­mo la po­si­bi­li­dad de en­con­trar una nue­va pa­re­ja an­te la mínima se­ñal de pro­ble­mas en la re­la­ción. Un me­ro me gus­ta o un co­men­ta­rio inofen­si­vo im­pli­ca una co­ne­xión per­so­nal que pue­de con­ver­tir­se en el des­en­ca­de­nan­te de una rup­tu­ra an­te el me­nor sín­to­ma de in­co­mo­di­dad en la re­la­ción.

EL AU­GE DEL HEDONISMO

Años atrás el con­cep­to de tra­ba­jo y es­fuer­zo for­ma­ba par­te de la vi­da dia­ria. La gen­te en­ten­día que pa­ra con­se­guir al­go im­por­tan­te en oca­sio­nes era ne­ce­sa­rio re­nun­ciar al pla­cer in­me­dia­to por el lo­gro a lar­go pla­zo y eso se tras­la­da­ba al ám­bi­to de la pa­re­ja.

Hoy en día la ne­ce­si­dad cons­tan­te de es­tí­mu­los po­si­ti­vos y el au­ge de la cul­tu­ra del pla­cer in­me­dia­to es­tán mo­di­fi­can­do es­te con­cep­to por el del bie­nes­tar in­di­vi­dual e in­me­dia­to. Ese con­cep­to del es­fuer­zo se es­tá sus­ti­tu­yen­do por el nar­ci­sis­mo y el hedonismo: la ne­ce­si­dad de sen­tir­se bien por en­ci­ma de to­do. Las re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les im­pli­can es­fuer­zo y vo­lun­tad de adap­tar­se a las cir­cuns­tan­cias. El mo­de­lo de mu­chas per­so­nas es el del bie­nes­tar in­di­vi­dual con el me­nor es­fuer­zo po­si­ble. Mu­chas pa­re­jas con hi­jos se se­pa­ran sin que una de las par­tes ha­ya in­ten­ta­do po­ner re­me­dio a la si­tua­ción. Li­mi­tán­do­se a cul­par de to­dos los pro­ble­mas a la pa­re­ja y así pre­sen­tar­se co­mo una víc­ti­ma sin po­si­bi­li­dad de ha­ber he­cho na­da al res­pec­to.

Nun­ca es re­co­men­da­ble es­tar en una re­la­ción in­sa­tis­fac­to­ria por el he­cho de te­ner hi­jos en co­mún, pe­ro la so­lu­ción tam­po­co pa­re­ce ser rom­per esa unión an­tes si­quie­ra de in­ten­tar lle­var a ca­bo un cam­bio a ni­vel per­so­nal a fin de in­ten­tar re­con­du­cir la si­tua­ción y que la re­la­ción pue­da vol­ver a ser sa­tis­fac­to­ria. En de­fi­ni­ti­va, siem­pre ha­brá gen­te con ra­zo­nes pa­ra di­vor­ciar­se mien­tras otros las bus­can o las crean. Lo cier­to es que las re­la­cio­nes, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, son me­nos es­ta­bles y du­ra­de­ras y en mu­chas oca­sio­nes la úni­ca op­ción po­si­ble es acep­tar la nue­va reali­dad, ser ca­paz de adap­tar­se a ella y ges­tio­nar­la de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. Sin ol­vi­dar, en ca­so de que ha­ya hi­jos, la im­por­tan­cia de co­la­bo­rar co­mo pa­dres a fin de lo­grar que el pro­ce­so cau­se el me­nor im­pac­to po­si­ble en ellos.

Cuan­do an­tes una pa­re­ja se sen­ta­ba a ha­blar o ver la te­le­vi­sión jun­tos, aho­ra ca­da uno pue­de es­tar in­ter­ac­tuan­do con otras per­so­nas a tra­vés de Fa­ce­book o al­gu­na otra red so­cial.

Nun­ca es re­co­men­da­ble es­tar en una re­la­ción in­sa­tis­fac­to­ria por los hi­jos, pe­ro la so­lu­ción tam­po­co es rom­per esa unión an­tes de in­ten­tar lle­var a ca­bo un cam­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.