Prác­ti­cas de­por­ti­vas que em­be­lle­cen

Ellas (Chile) - - Portada -

Ca­da año el Colegio Ame­ri­cano de Me­di­ci­na De­por­ti­va -ACSM-, pu­bli­ca su es­tu­dio so­bre ten­den­cias en ma­te­ria de prác­ti­cas de­por­ti­vas y ejer­ci­cios pa­ra man­te­ner­se en bue­na for­ma.

En su úl­ti­mo es­tu­dio de es­te ti­po, el ACSM des­ta­có el en­tre­na­mien­to de al­ta in­ten­si­dad por in­ter­va­los (HIIT por sus si­glas en in­glés) co­mo la prác­ti­ca de­por­ti­va que mar­ca ten­den­cia es­te año.

Se­gún el pre­pa­ra­dor fí­si­co Jesús Her­nán­dez, pre­pa­ra­dor fí­si­co del se­gu­ro mé­di­co di­gi­tal Blua de Sa­ni­tas, “el in­te­rés por es­te ti­po de en­tre­na­mien­to es que ofre­ce re­sul­ta­dos en po­co tiem­po, ya que con el HIIT se que­ma gra­sa rá­pi­da­men­te. De­bi­do a la al­ta in­ten­si­dad se pro­du­ce un gran im­pac­to me­ta­bó­li­co en el cuer­po, pro­vo­can­do reac­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas in­ter­nas que aca­ban por pro­du­cir un ma­yor gas­to ener­gé­ti­co pos­te­rior al en­tre­na­mien­to”.

El mé­to­do HIIT ayu­da a pre­ve­nir al­gu­nas en­fer­me­da­des me­ta­bó­li­cas co­mo la dia­be­tes ti­po II, a lle­var un buen con­trol del co­les­te­rol, a dis­mi­nuir la pre­sión ar­te­rial y a me­jo­rar la re­sis­ten­cia ae­ró­bi­ca y anae­ró­bi­ca, en­tre otros be­ne­fi­cios.

EJER­CI­CIOS AE­RÓ­BI­COS Y DE RE­CU­PE­RA­CIÓN

“Es­te en­tre­na­mien­to con­sis­te en al­ter­nar unos ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos de al­ta in­ten­si­dad en pe­rio­dos cor­tos de tiem­po, con otros que nos per­mi­ten re­cu­pe­rar­nos, con el fin de crear un gran im­pac­to me­ta­bó­li­co que pro­vo­ca los be­ne­fi­cios men­cio­na­dos, en un me­nor tiem­po con res­pec­to a otros mé­to­dos de en­tre­na­mien­to”, des­ta­có Her­nán­dez.

Aña­dió que, en cuan­to a la pér­di­da de gra­sa, el HIIT fun­cio­na, ya que “el im­pac­to me­ta­bó­li­co es tal, que, pa­sa­das has­ta 48 ho­ras del en­tre­na­mien­to, el cuer­po con­ti­núa tra­ba­jan­do pa­ra re­cu­pe­rar­se y me­jo­rar. Un pro­ce­so en el que se que­man mu­chas ki­lo­ca­lo­rías (Kcal) pro­ce­den­tes de las gra­sas”.

Aun­que es una prác­ti­ca ca­da vez más ha­bi­tual, “si se prac­ti­ca de ma­ne­ra ex­clu­si­va no es tan efec­ti­va co­mo com­bi­na­da con un pro­gra­ma de fuer­za”, ex­pli­có Her­nán­dez. Tra­ba­jar la fuer­za du­ran­te to­da la vi­da es fun­da­men­tal por la can­ti­dad de be­ne­fi­cios sa­lu­da­bles que tie­ne. “Tie­ne unos efec­tos pro­tec­to­res, a ni­vel neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vo y de hue­sos y ar­ti­cu­la­cio­nes”, en­fa­ti­zó el pre­pa­ra­dor fí­si­co.

Es­te ti­po de en­tre­na­mien­to con­sis­te en exi­gir a la mus­cu­la­tu­ra un tra­ba­jo pa­ra el que no es­té acos­tum­bra­do, obli­gán­do­la a ge­ne­rar múscu­los más gran­des, fuer­tes y efi­cien­tes. “Si a es­to le aña­di­mos un buen des­can­so, el cuer­po apren­de y se adap­ta pa­ra ser me­jor en el si­guien­te en­tre­na­mien­to. Di­ga­mos que sa­ca­mos a nues­tro cuer­po de nues­tra zo­na de con­fort fí­si­co pa­ra lle­var­lo al si­guien­te es­ca­lón”, re­cal­có.

De­bi­do a la exi­gen­cia de los ejer­ci­cios de al­ta in­ten­si­dad, el en­tre­na­mien­to HIIT no se re­co­mien­da, por ejem­plo, en per­so­nas que su­fren al­gún ti­po de pa­to­lo­gía car­dia­ca o car­dio­vas­cu­lar, ya que la pre­sión san­guí­nea se dis­pa­ra en los pe­rio­dos de al­ta in­ten­si­dad.

El es­pe­cia­lis­ta aña­dió que tam­po­co es ade­cua­do pa­ra in­di­vi­duos que pa­de­cen do­lo­res cró­ni­cos o tie­nen al­gu­na le­sión en las ar­ti­cu­la­cio­nes, ni pa­ra per­so­nas con in­su­fi­cien­cias res­pi­ra­to­rias.

CLA­SES DI­VER­TI­DAS Y “TEC­NO­LO­GÍA PO­NI­BLE”

Otra ten­den­cia al al­za que apun­ta la ACSM, es asis­tir a cla­ses co­lec­ti­vas de dis­tin­tas prác­ti­cas de­por­ti­vas. Zum­ba, car­dio box, fit­bo­xing o TRX, son al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des con más ‘fans’ en los gim­na­sios, lo cual res­pon­de a que “to­dos bus­ca­mos cui­dar­nos y di­ver­tir­nos, pe­ro, de­bi­do al tra­ba­jo, no te­ne­mos mu­cho tiem­po pa­ra lo­grar­lo, así que jun­tar di­ver­sión y en­tre­na­mien­to es lo ideal pa­ra me­jo­rar nues­tra sa­lud y pa­sar un ra­to di­ver­ti­do”, se­gún Her­nán­dez.

“Las cla­ses co­lec­ti­vas de es­te ti­po pro­por­cio­nan di­ver­sión, mo­ti­va­ción y so­bre to­do ¡ad­he­ren­cia! El me­jor en­tre­na­mien­to es el que se rea­li­za, por lo tan­to, te­ne­mos que bus­car una ac­ti­vi­dad que nos mo­ti­ve a vol­ver, y las cla­ses co­lec­ti­vas in­clu­yen mul­ti­tud de mo­ti­va­cio­nes que nos in­vi­tan a ello: en­tre­na­mien­to en gru­po, mú­si­ca, va­rie­dad, di­ver­sión, y que la cla­se es di­ri­gi­da por un pro­fe­sio­nal. Un con­jun­to de fac­to­res que nos ha­cen ol­vi­dar que es­ta­mos en­tre­nán­do­nos”, ase­gu­ró.

Otra de las ten­den­cias de las que in­for­ma el es­tu­dio de ACSM es el en­tre­na­mien­to con “tec­no­lo­gía po­ni­ble”: dis­po­si­ti­vos que se po­nen en el cuer­po, co­mo ras­trea­do­res de ac­ti­vi­dad, re­lo­jes in­te­li­gen­tes, mo­ni­to­res de fre­cuen­cia car­día­ca, dis­po­si­ti­vos de ras­treo GPS o ga­fas in­te­li­gen­tes. Con­sul­ta­do so­bre có­mo hay que ele­gir y uti­li­zar es­tos ‘wea­ra­bles’, el fi­sio­te­ra­peu­ta in­di­có: “Es cues­tión de pen­sar el uso que le va­mos a dar y, en fun­ción de eso, ele­gir aque­llos ins­tru­men­tos o apa­ra­tos que nos pue­dan ser úti­les”, re­cal­có.

A la ho­ra de usar es­tas he­rra­mien­tas, Her­nán­dez se­ña­ló que tie­nen que ser “un apo­yo en nues­tro en­tre­na­mien­to. De he­cho, pue­den ser una tre­men­da ayu­da con mu­cha in­for­ma­ción útil, lo cual pue­de mo­ti­var­nos a se­guir en­tre­nan­do más y me­jor”.

Los ejer­ci­cios de al­ta in­ten­si­dad por in­ter­va­los, las cla­ses co­lec­ti­vas y el en­tre­na­mien­to con “tec­no­lo­gía po­ni­ble”, son las nue­vas ten­den­cias que ha­cen fu­ror en los gim­na­sios

La zum­ba es uno de los ejer­ci­cios en gru­po más de mo­da en to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.