Mú­si­ca, ce­re­bro y efec­tos te­ra­péu­ti­cos so­bre la sa­lud

Pa­ra que la mú­si­ca ten­ga efec­tos be­ne­fi­cio­sos es ne­ce­sa­ria una ar­mo­nía, por lo que no to­dos los gé­ne­ros mu­si­ca­les son ade­cua­dos pa­ra el sis­te­ma ner­vio­so

Ellas (Chile) - - Salud -

La re­la­ción en­tre la mú­si­ca y la sa­lud es el te­ma cen­tral de la pri­me­ra edi­ción del Cur­so “La mú­si­ca y el ce­re­bro, neu­ro­cien­cia de la mú­si­ca”. En la en­tre­vis­ta con­ce­di­da por su di­rec­tor, Yer­ko Ivá­no­vic, de­cla­ró que “el ob­je­ti­vo del cur­so es bus­car una apro­xi­ma­ción uni­ver­si­ta­ria y co­men­zar a eva­luar el in­te­rés pa­ra lle­gar a crear una es­cue­la de la mú­si­ca y la sa­lud”.

El cre­cien­te in­te­rés de los es­tu­dios neu­ro­cien­tí­fi­cos ha lle­va­do a la in­ves­ti­ga­ción de los efec­tos de la mú­si­ca en las in­ter­ven­cio­nes te­ra­péu­ti­cas y a la crea­ción de ini­cia­ti­vas que de­fien­den el em­pleo de te­ra­pias con mú­si­ca.

LA EMO­CIÓN DE LA MÚ­SI­CA SO­BRE EL CE­RE­BRO

Dar nom­bre a la emo­ción que des­pier­ta la mú­si­ca es com­pli­ca­do. “A la ho­ra de bus­car un nom­bre al sus­tra­to anató­mi­co, la ma­yo­ría de las emo­cio­nes se lo­ca­li­zan en el ló­bu­lo fron­tal más me­dial; en la ín­su­la en­con­tra­mos las emo­cio­nes bá­si­cas, co­mo el as­co; y el mie­do se vin­cu­la con la amíg­da­la”, ex­pli­ca el mú­si­co y neu­ró­lo­go. “Cuan­do una can­ción tie­ne un cam­bio sú­bi­to de rit­mo en un con­tex­to pla­cen­te­ro se per­ci­be co­mo al­go alar­man­te”. Ivá­no­vic acla­ró có­mo el bie­nes­tar pro­du­ci­do por la mú­si­ca se aso­cia a una re­gión de­no­mi­na­da nú­cleo ac­cum­bens, muy re­la­cio­na­do con la re­com­pen­sa. Pe­ro cuan­do en una can­ción es­cu­cha­mos un es­ca­lón ines­pe­ra­do, nues­tro sis­te­ma de alar­ma ha­ce que se nos eri­ce el ve­llo y se descargue adre­na­li­na. En ese ca­so, la amíg­da­la com­prue­ba que tras la sor­pre­sa no ocu­rre na­da y se pro­du­ce el ca­rac­te­rís­ti­co es­ca­lo­frío.

Sin em­bar­go, no to­dos los gé­ne­ros mu­si­ca­les ac­túan igual. “Es ne­ce­sa­ria una ar­mo­nía y un ti­po de mú­si­ca en de­ter­mi­na­dos con­tex­tos”, se­ña­ló el com­po­si­tor y pia­nis­ta. De acuer­do con los es­tu­dios del in­ves­ti­ga­dor en neu­ro­rreha­bi­li­ta­ción, Fran­ces­co Ri­ga­ne­llo, la in­ter­ac­ción de mú­si­ca tecno en pa­cien­tes con ba­jo ni­vel de con­cien­cia ra­len­ti­za las on­das de­tec­ta­das por en­ce­fa­lo­gra­fía y los su­me más en su es­ta­do de des­co­ne­xión, mien­tras la mú­si­ca clá­si­ca con­si­gue rit­mos más rá­pi­dos y es­pa­bi­la el sis­te­ma ner­vio­so del pa­cien­te. “Apa­ren­te­men­te es­to es una con­tra­dic­ción, pe­ro la ne­ce­si­dad de ar­mo­nía es al­go agra­da­ble que el ce­re­bro tie­ne una ca­pa­ci­dad na­tu­ral de iden­ti­fi­car y be­ne­fi­cia al sis­te­ma ner­vio­so”, apun­ta el neu­ró­lo­go. No obs­tan­te, la va­ria­bi­li­dad de res­pues­ta emo­cio­nal es un pro­ble­ma ya que de­pen­den del fon­do cul­tu­ral mu­si­cal del in­di­vi­duo. Se­gún de­cla­ró el di­rec­tor del cur­so, los efec­tos de la mú­si­ca son di­fí­ci­les de es­ta­ble­cer por­que lo que de­ter­mi­na que un ti­po de mú­si­ca nos gus­te de­pen­de de la “lis­ta de re­pro­duc­ción in­ter­na” de ca­da uno.

DESA­RRO­LLO LA CREA­CIÓN Y LA PER­CEP­CIÓN MU­SI­CAL

“Los hu­ma­nos so­mos crea­ti­vos por na­tu­ra­le­za”, afir­mó Ma­ra Diers­sen, neu­ro­bió­lo­ga, que ex­pli­ca có­mo la mú­si­ca que es­cu­cha­mos se trans­mi­te en nues­tro ce­re­bro a tra­vés de pa­tro­nes neu­ro­na­les. Sin em­bar­go, de acuer­do con la de­no­mi­na­da plas­ti­ci­dad ce­re­bral, “se­gún lo que ha­ga­mos con nues­tro ce­re­bro de­fi­ni­mos nues­tra au­to­cons­truc­ción”, co­mo sub­ra­ya la pro­fe­so­ra.

“La plas­ti­ci­dad del ce­re­bro pa­ra la mú­si­ca, al igual que pa­ra el len­gua­je, es de 12 años”. En su po­nen­cia, Yer­ko Ivá­no­nic ex­po­ne có­mo la edad es cla­ve en el desa­rro­llo de las ha­bi­li­da­des de los dos gran­des sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción. En es­te sen­ti­do, exis­ten no­ta­bles di­fe­ren­cias en las des­tre­zas ad­qui­ri­das por un mú­si­co.

Al­gu­nas de las ca­pa­ci­da­des desa­rro­lla­das por los mú­si­cos in­vo­lu­cran la ma­yor ca­pa­ci­dad de to­mar de­ci­sio­nes, de fo­ca­li­zar la aten­ción y de ana­li­zar la in­for­ma­ción. En­tre otras más es­pe­cí­fi­cas ca­be des­ta­car tam­bién la ha­bi­li­dad de dis­tin­guir un dis­cur­so ha­bla­do en­tre mu­cho rui­do o de dis­cer­nir me­jor qué pi­de el be­bé se­gún su llan­to. En cual­quier ca­so, “la per­cep­ción se re­fi­na”, re­cuer­da el Ivá­no­vic. En el fe­nó­meno mu­si­cal, el mú­si­co y neu­ró­lo­go iden­ti­fi­ca di­fe­ren­tes áreas ce­re­bra­les im­pli­ca­das en ma­yor o me­nor me­di­da en la per­cep­ción, des­ha­cien­do el mi­to del ce­re­bro se­pa­ra­do en dos he­mis­fe­rios fren­te a la bi­la­te­ra­li­dad. “El ce­re­bro iz­quier­do se en­car­ga del len­gua­je mu­si­cal mien­tras que el de­re­cho iden­ti­fi­ca el es­pec­tro de mú­si­ca”, acla­ra en su exposición.

HOS­PI­TA­LES Y TE­RA­PIA CON MÚ­SI­CA Más allá de la téc­ni­ca, se ha de­mos­tra­do

el im­por­tan­te pa­pel que desem­pe­ña la mú­si­ca en la sa­lud. La ONG Mú­si­ca en Ve­na, bus­ca la hu­ma­ni­za­ción pa­ra que la mú­si­ca lle­gue a los hos­pi­ta­les apli­cán­do­se a ni­vel te­ra­péu­ti­co. “A di­fe­ren­cia de la mu­si­co­te­ra­pia, que es un ci­clo uni­ver­si­ta­rio, la te­ra­pia con mú­si­ca son in­ter­ven­cio­nes en las que un mú­si­co in­ter­ac­cio­na con un en­fer­mo tocando”, pun­tua­li­zó el neu­ró­lo­go. El em­pleo de la mú­si­ca co­mo te­ra­pia tam­bién se es­tá lle­van­do a ca­bo en Fran­cia des­de ha­ce años. La or­ga­ni­za­ción di­ri­gi­da por Phi­lip­pe Bou­te­loup, Mu­si­que et San­té, or­ga­ni­za ta­lle­res de pe­dia­tría y neo­na­to­lo­gía, re­fle­xión y me­dia­ción en­tre ar­tis­tas y los hos­pi­ta­les, en­tre otros. Aun­que la idea no sea nue­va, re­quie­re un cam­bio de mo­de­lo. La pri­me­ra pa­ra­do­ja la en­con­tra­mos en el car­tel de si­len­cio al en­trar al hos­pi­tal. “En si­len­cio, es di­fí­cil co­mu­ni­car a los en­fer­mos”, in­di­có Bou­te­loup.

Vio­lon­che­lis­ta en la sec­ción de neo­na­to­lo­gía de un hos­pi­tal en una in­ter­ven­ción de te­ra­pia con mú­si­ca mien­tras el per­so­nal mi­ra al be­bé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.