Cu­ra des­de el al­ma

El te­ra­peu­ta Bo­ris Fi­gue­roa rea­li­za di­ver­sos ti­pos de tra­ta­mien­tos, con los que se bus­ca en­tre­gar tran­qui­li­dad emo­cio­nal y fí­si­ca a sus pa­cien­tes

Ellas (Chile) - - Portada -

Rei­ki, Flo­res Cha­má­ni­cas, EFT, Fue­gos Ho­ma, ade­más de la lec­tu­ra del ta­rot, son al­gu­nas de las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas que rea­li­za el te­ra­peu­ta Bo­ris Fi­gue­roa en la ciu­dad de Tal­ca. “Si bien co­men­cé le­yen­do el ta­rot, por­que to­da mi fa­mi­lia lee las car­tas, con el tiem­po me fui dan­do cuen­ta de que po­día com­ple­men­tar la lec­tu­ra con la rea­li­za­ción de te­ra­pias, y así ayu­dar a las per­so­nas a sa­nar­se des­de el al­ma”, ex­pli­có el te­ra­peu­ta. Res­pec­to al rei­ki, Fi­gue­roa acla­ró que es­tu­dió los cua­tro ni­ve­les de la dis­ci­pli­na de sa­na­ción, sien­do hoy Gran Maes­tro Rei­ki. “El ni­vel 1, por ejem­plo, es pa­ra ha­cer­le rei­ki a per­so­nas, ani­ma­les o pla­tas y el au­to rei­ki; en el dos se in­cor­po­ran tres sím­bo­los de po­der que son pa­ra au­men­tar la ener­gía en una se­sión, es­to per­mi­te ha­cer rei­ki a dis­tan­cia, y así vas avan­zan­do”, se­ña­ló el maes­tro.

En de­fi­ni­ti­va, es­ta dis­ci­pli­na de sa­na­ción ayu­da a li­be­rar las emo­cio­nes re­te­ni­das que se ma­ni­fies­tan a tra­vés de do­lo­res fí­si­cos. “Los reikis­tas ayu­da­mos a abrir ese ca­nal que es­tá ce­rra­do. El cuer­po tie­ne 58 chacras, que se tra­ba­jan con los 7 chacras prin­ci­pa­les que es­tán en el kun­da­li­ni, que es la lí­nea me­dia del cuer­po, en­ton­ces en la me­di­da que tú vas sa­nan­do ca­da uno de esos chacras tam­bién vas sa­nan­do las emo­cio­nes”, in­di­có Fi­gue­roa. El reikis­ta rea­li­za a dia­rio se­sio­nes en su con­sul­ta, las que tie­nen una du­ra­ción de en­tre 30 y 40 mi­nu­tos. “El tiem­po de­pen­de mu­cho de la per­so­na, hay quie­nes tras la pri­me­ra se­sión sa­len bien, mien­tras que otros de­ben ir tres o cua­tro ve­ces por­que son per­so­nas con tie­nen te­mas emo­cio­na­les muy gran­des”, se­ña­ló el ex­per­to.

Por otra par­te, ade­más in­di­có que pre­vio a la se­sión de rei­ki rea­li­za una en­tre­vis­ta pa­ra sa­ber si pue­de no ha­cer la te­ra­pia. “Hay per­so­nas con de­pre­sión a las que no se les pue­de ha­cer te­ra­pia y a las em­ba­ra­za­das, que no desean a su be­bé, me sal­tó, por ejem­plo, la par­te de la “gua­ti­ta” por­que si yo ha­go la gua­ti­ta, que es el se­gun­do y ter­cer cha­cra, esa gua­gua va a sen­tir la ener­gía de re­cha­zo de la ma­má, en­ton­ces yo me lo sal­to la gua­ti­ta por­que esa gua­güi­ta no tie­ne por qué pa­sar­lo mal an­tes de na­cer”, acla­ró.

FLO­RES CHA­MÁ­NI­CAS

En cuan­to a la te­ra­pia de Flo­res Cha­má­ni­cas, es­ta se rea­li­za con esen­cias y se tra­ba­ja con ra­dies­te­sia. “Aquí la per­so­na eli­je cua­tro flo­res y, lue­go, con un pén­du­lo, se de­ci­de cuán­tas ve­ces al día y cuán­tos días se de­ben to­mar las go­tas. En de­fi­ni­ti­va, es el sub­cons­cien­te el que di­ri­ge el pén­du­lo”, ex­pli­có Fi­gue­roa.

Es­tas flo­res tra­ba­jan con las he­ren­cias fa­mi­lia­res, con la raíz del pro­ble­ma. “Aquí se ha­bla de biblioteca ute­ri­na, di­ce que la ma­má en el vien­tre traspasa to­das las emo­cio­nes. El con­cep­to fi­nal de las flo­res es que sa­na el pre­sen­te hon­ran­do a tu an­ces­tro. La dis­ci­pli­na tra­ba­ja so­bre la cor­te­za ce­re­bral, no en el cuer­po ener­gé­ti­co co­mo las Flo­res de Bach, por lo que los efec­tos se ven a la se­ma­na”, in­di­có el reikis­ta.

EMO­CIO­NES

La téc­ni­ca de li­be­ra­ción emo­cio­nal – EFT-, es una cien­cia que in­te­gra dos cien­cias, la orien­tal y la oc­ci­den­tal, y uti­li­za tap­ping -o golpes con los de­dos- pa­ra dar ór­de­nes. “Por ejem­plo si te due­le la es­pal­da uno va li­be­ran­do los pun­tos que es­tán obs­trui­dos, en­ton­ces uno los li­be­ra y se va el do­lor. Se usa en­tre lo emo­cio­nal y lo fí­si­co, y di­ce que to­dos los do­lo­res por sí so­lo no tie­nen un va­lor”, ex­pli­có el ex­per­to.

Por otra par­te, los Fue­gos Ho­ma, téc­ni­ca hin­dú, tra­ta de ha­cer fue­gos o hu­mos cuan­do sa­le el sol y cuan­do se es­con­de. “Uno un­ta la bos­ta con ghee, des­pués el arroz con ghee, y es­pe­ras la ho­ra en que sa­le l y se es­con­de el sol pa­ra en­cen­der esa mez­cla. Cuan­do lo en­cien­des can­tas man­tras y ese hu­mo que sa­le tie­ne una on­da ex­pan­si­va de 3 km de sa­na­ción. La ce­ni­za que que­da, en tan­to, es re­ge­ne­ra­do­ra de he­ri­das. Lo lin­do del fue­go es que te mues­tra tu do­lor per­fec­to y da res­pues­tas muy cla­ras”.

CON­SUL­TA

Bo­ris Fi­gue­roa atien­de en su ofi­ci­na ubi­ca­da en 21 1/2 Nor­te #3396 -Par­que Bi­cen­te­na­rio en Tal­ca- y su te­lé­fono de con­tac­to es +56942568331. Ade­más, se pue­de bus­car a tra­vés de Ku­ra­ma Te­ra­pias en Fa­ce­book.

Ca­da te­ra­pia y la lec­tu­ra del ta­rot tie­nen un cos­to de 20 mil pe­sos. “Aho­ra quie­ro es­tu­diar.

Bo­ris Fi­gue­roa apli­ca téc­ni­cas de rei­ki, flo­res cha­má­ni­cas, EFT, en­tre otras.

El Gran Maes­tro lee el ta­rot por he­ren­cia fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.