Abor­to li­bre: ¿es­tá Chi­le pre­pa­ra­do?

Ellas (Chile) - - Portada - Marlyn Sil­va

Los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas chi­le­nos no so­lo se vis­ten de púr­pu­ra -su co­lor ca­rac­te­rís­ti­co-. Aho­ra, in­cor­po­ra­ron los pa­ñue­los ver­des pa­ra iden­ti­fi­car, co­mo lo han he­cho en Ar­gen­ti­na, una de las de­man­das que on­dean por es­tos días: una le­gis­la­ción a fa­vor del abor­to li­bre, se­gu­ro y gra­tui­to y no ajus­ta­do a tres cau­sa­les, co­mo es­tá vi­gen­te en el país des­de 2017.

En San­tia­go, el 25 de ju­lio, mi­les de per­so­nas sa­lie­ron a la ca­lle a de­jar cons­tan­cia de cuán­tas vo­ces re­sue­nan en el mis­mo co­ro y la con­vo­ca­to­ria se ex­ten­dió has­ta las re­gio­nes. En Mau­le, Tal­ca reunió la can­ti­dad su­fi­cien­te pa­ra ocu­par po­co más de dos cua­dras. La con­sig­na es, tal co­mo lo re­cuer­da en en­tre­vis­ta pa­ra el su­ple­men­to ELLAS de Dia­rio El Cen­tro una de las in­te­gran­tes del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta Flo­re­ci­mien­to Co­lec­ti­vo, Paula Re­ta­mal, edu­ca­ción se­xual pa­ra de­ci­dir, an­ti­con­cep­ti­vos pa­ra no abor­tar y abor­to le­gal pa­ra no mo­rir.

“El abor­to -acla­ra Re­ta­mal- no es al­go que se re­co­mien­de. No es que voy a an­dar en los po­li­clí­ni­cos y es­pa­cios co­ti­dia­nos di­cien­do a las chi­cas que se lo ha­gan. Lo que que­re­mos ha­cer es le­ga­li­zar ese ins­tru­men­to, que ya exis­te, pa­ra que sea de una for­ma más se­gu­ra, co­mo po­lí­ti­ca pú­bli­ca que nos ge­ne­re el derecho so­bre nues­tro cuer­po”. Pro­yec­ta ade­más que pa­ra el Es­ta­do re­pre­sen­ta­ría me­nos gas­to la apro­ba­ción del abor­to li­bre que de­jar­lo al mar­gen de las tres con­di­cio­nes apro­ba­das ha­ce 10 me­ses.

ELE­MEN­TOS DEL DE­BA­TE

La for­ma co­mo es­tá es­truc­tu­ra­da la so­cie­dad chi­le­na in­vo­lu­cra va­rios ele­men­tos al de­ba­te, se­gún lo ve Re­ta­mal. “En el fon­do, es una con­sig­na de li­ber­tad, de có­mo es­te pa­triar­ca­do y es­te ca­pi­ta­lis­mo nos ha obli­ga­do a las mu­je­res a ser sos­te­ne­do­ras de la re­pro­duc­ción de es­ta mano obre­ra. Por eso, tam­bién te­ne­mos que ver con la cla­se. Las cui­cas o la gen­te que tie­ne pla­ta va a una clí­ni­ca, tie­ne la pla­ta y lo ha­ce. Acá no. La gen­te no tie­ne la pla­ta ni tam­po­co los con­tac­tos”, ex­po­ne. Im­pli­ca tam­bién el te­ma re­li­gio­so, pe­se a que por es­tos días la Igle­sia ca­tó­li­ca es­tá su­mer­gi­da en po­lé­mi­ca. “La pos­tu­ra en sí de la Igle­sia o lo que pue­da sa­lir a de­cir no es tan pre­do­mi­nan­te, pe­ro por fue­ra de eso no­so­tros ve­ni­mos de un pro­ce­so post dic­ta­du­ra, de una crian­za muy ca­tó­li­ca, muy arrai­ga­da a la re­li­gión. En­ton­ces, por más que la Igle­sia no es­té me­ti­da en es­te mo­men­to de ma­ne­ra ins­ti­tu­cio­nal igual es­tá pre­sen­te en las ca­sas”, in­di­ca la vo­ce­ra fe­mi­nis­ta. Apar­te de la re­li­gión, a su mo­do de ver, in­flu­ye tam­bién el con­te­ni­do de la edu­ca­ción se­xual en las ins­ti­tu­cio­nes, don­de no se en­se­ña co­mo un te­ma de la co­ti­dia­ni­dad y bio­ló­gi­co, sino que so­lo apor­ta una vi­sión “con­ser­va­do­ra”.

MUER­TES EN LA CLAN­DES­TI­NI­DAD

La clan­des­ti­ni­dad de los abor­tos, sos­tie­ne Re­ta­mal, pro­vo­ca cifras alar­man­tes de muer­tes y con eso pre­ten­den ter­mi­nar: “Los abor­tos no van a de­jar de exis­tir con es­ta ley. Lo que va­mos a ha­cer es que de­jen de mo­rir mu­je­res, que de­je de exis­tir ese mer­ca­do ne­gro que hay en cuan­to al abor­to”. En Tal­ca, apor­ta co­mo res­pal­do de su afir­ma­ción, hay por lo me­nos tres si­tios don­de prac­ti­can abor­tos clan­des­ti­nos y exis­ten pá­gi­nas en in­ter­net don­de ven­den mi­so­pros­tol -la pas­ti­lla re­ce­ta­da co­mo tra­ta­mien­to pa­ra úl­ce­ras gás­tri­cas y que es de uso res­trin­gi­do de los hos­pi­ta­les del país, pe­ro que tie­ne co­mo efec­to se­cun­da­rio in­du­cir el abor­to - por un va­lor que par­te de los 80 a 90 mil pe­sos en el ca­so de la pre­sen­ta­ción de dos cáp­su­las.

Los da­tos ma­ne­ja­dos por las au­to­ri­da­des, sin em­bar­go, re­fle­jan que la mor­ta­li­dad ma­ter­na aso­cia­da a abor­tos es un apar­ta­do con­tro­la­do en el país, se­gún el doc­tor Juan En­ri­que Lei­va, je­fe de ser­vi­cio de la ma­ter­ni­dad del Hos­pi­tal Re­gio­nal de Tal­ca: “No­so­tros no he­mos te­ni­do en el úl­ti­mo tiem­po muer­tes aso­cia­das a abor­tos”. Las hu­bo sí, re­cuer­da, en los años 50, 60 y 70 cuan­do las in­te­rrup­cio­nes del em­ba­ra­zo se ha­cían con ta­llos de pe­re­jil, por ejem­plo, u otros ele­men­tos tó­xi­cos.

“Hoy, el abor­to clan­des­tino tie­ne otra for­ma de ha­cer­se. Ya no es co­mo era an­ta­ño don­de ge­ne­ra­ba mu­chas muer­tes. Eso de que las mu­je­res se mue­ren hoy yo lo pon­go en dis­cu­sión, por­que no me pa­re­ce que ese sea un mo­ti­vo. Si el mo­ti­vo es de­cir ‘yo mu­jer de­bo de­ci­dir so­bre mi cuer­po’ dí­gan­lo con to­das sus le­tras”, opi­na.

LA VI­DA

La dis­cu­sión re­la­cio­na­da con el abor­to, a jui­cio de la re­pre­sen­tan­te fe­mi­nis­ta tal­qui­na, es ne­ta­men­te mo­ral, de­bi­do al con­cep­to de qué es vi­da arrai­ga­do en la so­cie­dad lo­cal. Quie­nes em­pu­jan la idea de que sea la mu­jer quien de­ci­da in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo has­ta la se­ma­na 14 sin im­por­tar las ra­zo­nes y sin que sea cas­ti­ga­da pe­nal­men­te por eso, no creen que la vi­da co­mien­ce des­de el mo­men­to de la con­cep­ción. “Si va­mos a la cien­cia, cual­quier cé­lu­la que pue­da vi­vir sin de­pen­der de otra vi­da es un ser vi­vo. An­te esa ló­gi­ca cual­quier co­sa se­ría un ser vi­vo. La cien­cia di­ce que a las 28 se­ma­nas el feto ya tie­ne for­ma­do su sis­te­ma ner­vio­so y des­de ahí pue­de sen­tir, por en­de, ya es una vi­da”, re­fie­re Re­ta­mal,

A ca­si un año de ha­ber­se apro­ba­do la ley del abor­to con tres cau­sa­les, los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas chi­le­nos vuel­ven a abrir el de­ba­te pa­ra pe­dir que sea li­bre, gra­tui­to y se­gu­ro, so­li­ci­tud re­cha­za­da has­ta aho­ra por el go­bierno na­cio­nal y el Con­se­jo Re­gio­nal Mau­le del Co­le­gio Mé­di­co.

gra­dua­da en Tra­ba­jo So­cial.

El gi­ne­cobs­te­tra Juan En­ri­que Lei­va ex­pli­ca: “Las pri­me­ras mi­gra­cio­nes ce­lu­la­res co­mien­zan a ocu­rrir en­tre la se­ma­na sie­te y ocho y el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral ya se es­ta­ble­ce en­tre la se­ma­na 12 y la 14. Por eso, se de­ci­de que la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo por vio­la­ción el lí­mi­te de edad ges­ta­cio­nal sea en­tre la 12 y 14 se­ma­na. Dis­tin­to es si el feto es via­ble o no, cuál es la se­ma­na de via­bi­li­dad y eso lo de­fi­ne cuán­do el feto es ca­paz de res­pi­rar y man­te­ner­se con ayu­da o so­lo fue­ra del am­bien­te ma­terno y esa via­bi­li­dad se de­fi­ne hos­pi­tal por hos­pi­tal”.

Pa­ra Lei­va, “hay vi­da des­de la fe­cun­da­ción. Pos­te­rior­men­te, a los sie­te días de la fe­cun­da­ción ya co­mien­za to­do un pro­ce­so de vi­da y no­so­tros la ve­mos al­re­de­dor de la se­ma­na seis y me­dia cuan­do eco­grá­fi­ca­men­te se evi­den­cia un co­ra­zón la­tien­do”. Abun­da el ex­per­to que un feto ad­quie­re ca­rac­te­rís­ti­cas hu­ma­nas cer­ca de la se­ma­na nue­ve y 10 y en la 12 ya es un ser hu­mano en pro­ce­so de de­sa­rro­llo pa­ra es­tar pre­pa­ra­do pa­ra la vi­da fue­ra del úte­ro.

CON­SE­JO RE­GIO­NAL SE OPO­NE

Des­de el Con­se­jo Re­gio­nal Mau­le del Co­le­gio Mé­di­co, pre­si­di­do por Lei­va, acor­da­ron re­cien­te­men­te de ma­ne­ra uná­ni­me re­cha­zar la po­si­bi­li­dad de que el abor­to sea des­pe­na­li­za­do to­tal­men­te, in­for­ma el es­pe­cia­lis­ta. “Con­si­de­ra­mos que re­cién apro­ba­da la ley, es­ta­mos ha­blan­do de sep­tiem­bre de 2017, y que aún es­tá en dis­cu­sión el te­ma del re­gla­men­to de la apli­ca­ción de la ley, es­tar ya pro­po­nien­do una ley de abor­to li­bre me pa­re­ce que no se es­tá cum­plien­do lo pro­me­ti­do”, di­ce Lei­va.

Ade­más, el in­te­gran­te del di­rec­to­rio del Con­se­jo Re­gio­nal su­gie­re al go­bierno que la ley vi­gen­te se im­ple­men­te co­rrec­ta­men­te, a sa­ber, con to­dos los fun­cio­na­rios que de­ben exis­tir en los ser­vi­cios de ma­ter­ni­dad pa­ra ofre­cer un buen diag­nós­ti­co; en lu­gar de se­guir dan­do más ac­ti­vi­dad a los cen­tros de sa­lud sin te­ner­los pre­pa­ra­dos.

DIS­PUES­TAS AL DESAFÍO

En días re­cien­tes el pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra de­cla­ró su opo­si­ción a una even­tual mo­di­fi­ca­ción de la ley vi­gen­te del abor­to des­pe­na­li­za­do so­lo en ca­so de em­ba­ra­zo pro­duc­to de vio­la­ción, pe­li­gro de muer­te de la ma­dre e in­via­bi­li­dad del feto. Pe­se a es­ta pos­tu­ra, los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas na­cio­na­les y lo­ca­les es­tán dis­pues­tos a con­se­guir la des­pe­na­li­za­ción to­tal. “Más allá de lo que di­ga el pre­si­den­te -re­po­ne la vo­ce­ra fe­mi­nis­ta en­tre­vis­ta­da pa­ra es­te su­ple­men­to- las mu­je­res es­ta­mos de­ci­di­das a dar es­ta lu­cha, cues­te lo que nos cues­te (…) No­so­tras ve­mos la his­to­ria de los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas en Ar­gen­ti­na por el abor­to li­bre y es una lu­cha que vie­ne de ha­ce 10 años. Lo que hoy en día se con­si­gue en Ar­gen­ti­na es un tra­ba­jo muy an­ti­guo y ar­duo. No­so­tras es­ta­mos sú­per cla­ras que eso no lo va­mos a con­se­guir ma­ña­na. Si po­de­mos con­se­guir­lo aho­ra se­ría ex­tra­or­di­na­rio. Si no, se­gui­re­mos dan­do la lu­cha has­ta que lo con­si­ga­mos”.

Si bien Re­ta­mal es­tá sa­tis­fe­cha con lo lo­gra­do en los úl­ti­mos me­ses, au­to­cri­ti­ca el he­cho de que aún el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta que es­tá en­ca­be­zan­do el de­ba­te es ma­yo­ri­ta­ria­men­te aca­dé­mi­co o con­for­ma­do por per­so­nas con es­tu­dios. En cam­bio, no es­tá lle­gan­do a las po­bla­cio­nes pe­ri­fé­ri­cas.

“Sa­be­mos que es un pro­ce­so len­to; más por­que en Chi­le los cam­bios cul­tu­ra­les, po­lí­ti­cos y so­cia­les se han da­do en pe­rio­dos lar­gos. Por eso, es­ta­mos cla­ras que es una pe­ga lar­ga, pe­ro que es­ta­mos dis­pues­tas a dar”, sen­ten­ció.

Co­mo la “ma­rea ver­de” en Ar­gen­ti­na, los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas chi­le­nos in­cor­po­ra­ron los pa­ñue­los ver­des pa­ra pe­dir la mo­di­fi­ca­ción de la vi­gen­te ley con tres cau­sa­les.

Del la­do pro­vi­da de­fien­den que la vi­da exis­te des­de el mo­men­to de la con­cep­ción.

Las muer­tes ma­ter­nas aso­cia­das al abor­to es­tán con­tro­la­das en el país, se­gún las au­to­ri­da­des.

El pre­si­den­te del Con­se­jo Re­gio­nal Mau­le del Co­le­gio Mé­di­co, doc­tor Juan En­ri­que Lei­va, apor­ta su pun­to de vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.