Fuer­za de mu­jer pa­ra sa­lir ade­lan­te

Mó­ni­ca Se­púl­ve­da, pre­si­den­ta de la Jun­ta de Ve­ci­nos de San­ta Ol­ga, co­mo mu­chas fa­mi­lias, per­dió to­do en n los in­cen­dios fo­res­ta­les de 2017, sin em­bar­go, ga­nó las fuer­zas pa­ra sa­lir ade­lan­te y ayu­dar a la co­mu­ni­dad.

Ellas (Chile) - - Portada - $QD­tV 'XTXH

Quien vi­vió de cer­ca una tra­ge­dia co­mo la de la lo­ca­li­dad de San­ta Ol­ga en Cons­ti­tu­ción, en la que las lla­mas ex­tin­guie­ron al­re­de­dor de 891 ca­sas que se vol­vie­ron ce­ni­zas y mi­les de per­so­nas per­die­ron to­do lo que te­nían, co­no­ce muy bien un ros­tro, Mó­ni­ca Se­púl­ve­da Mo­ra­les, una mu­jer que des­de la ma­dru­ga­da del 26 de enero, se se­có las lá­gri­mas pa­ra abrir pa­so al po­der y apro­ve­char la si­tua­ción de así con­ver­tir es­ta pe­que­ña co­mu­ni­dad en un lu­gar con me­jor ca­li­dad pa­ra vi­vir.

Si bien Mó­ni­ca es muy co­no­ci­da por to­mar la ba­tu­ta de la re­cons­truc­ción de San­ta Ol­ga, afir­ma que muy po­cos co­no­cen que hay de­trás del em­po­de­ra­mien­to o de una di­ri­gen­te ve­ci­nal, que co­mo to­dos, tam­bién tu­vo pér­di­das, pe­ro de­bió ser­vir de hom­bro pa­ra que mu­chos

se apo­ya­ran en ella y su enor­me for­ta­le­za.

"YO VI CRECER A SAN­TA OL­GA"

Aun­que na­ció en Cons­ti­tu­ción, di­ce con mu­cho or­gu­llo que su pue­blo ori­gi­nal es San­ta Ol­ga, por­que si bien la lo­ca­li­dad no la vio crecer, ella si vio co­mo re­sur­gió a raíz de las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les que de a po­co la han ido le­van­tan­do.

Su ha­bi­li­dad na­ta dar so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas de la co­mu­ni­dad, fue­ron he­re­da­das, se­gún re­ve­ló agra­de­ce a su ma­dre por los ejem­plos que fue­ron for­mán­do­la en lo que hoy es, ya que le de­mos­tró des­de muy pe­que­ña que re­sol­ver las con­tin­gen­cias no es un im­po­si­ble. “Co­no­cía en ge­ne­ral de to­do lo que es mi co­mu­ni­dad. Soy hi­ja de una gran­de, de una mu­jer que es­tá arri­ba y que me es­tá siem­pre ayu­dan­do que es mi ma­dre Sil­via Mo­ra­les Can­cino. Gra­cias a ella nos to­má­ba­mos to­dos los días un va­so de agua, por­que gol­peó puer­tas, ven­ta­nas, has­ta que lo­gró lo im­po­si­ble, eso, uno di­ce si ella pu­do por­que yo no”, con­tó Se­púl­ve­da.

Su de­di­ca­ción y por su­pues­to, los re­sul­ta­dos que ob­tu­vo en los mo­men­tos que es­tu­vo a car­go co­mo di­ri­gen­te, la lle­va­ron a ga­nar­se la con­fian­za de los ve­ci­nos de San­ta Ol­ga, quie­nes la pu­sie­ron al fren­te nue­va­men­te co­mo pre­si­den­ta de la Jun­ta de Ve­ci­nos.

“Aho­ra lle­va­ba tres años y vol­ví a sa­lir re­ele­gi­da nue­va­men­te en una reunión que hu­bo ha­ce po­co, an­tes ha­bía si­do di­ri­gen­ta en el li­ceo, co­mo pre­si­den­ta mu­chos años de un cen­tro de pa­dres, des­pués tra­ba­jé un tiem­po co­mo de­le­ga­da mu­ni­ci­pal y aho­ra pre­si­den­ta de la Jun­ta de Ve­ci­nos”, pre­ci­só.

¿QUE HAY DE­TRÁS DE UNA DI­RI­GEN­TE VE­CI­NAL?

Ser di­ri­gen­te, y más aún, ser la pre­si­den­ta de la Jun­ta de Ve­ci­nos de una lo­ca­li­dad que que­dó prác­ti­ca­men­te des­trui­da es una ta­rea ti­tá­ni­ca, en la cual la ma­yor par­te de su tiem­po de­be ser des­ti­na­da a me­sas de re­cons­truc­ción o reunio­nes con la co­mu­ni­dad y au­to­ri­da­des, de­jan­do mu­chas ve­ces de la­do tiem­po de ca­li­dad con su fa­mi­lia, quie­nes apo­yan su lu­cha.

“Co­mo di­ri­gen­ta uno

es­tá en la me­sa, tra­ba­jan­do día a día por los ve­ci­nos, pe­ro co­mo mu­jer, co­mo es­po­sa, co­mo ma­má, co­mo hi­ja, cues­ta por­que uno se emo­cio­na, por­que de­ja to­do eso de la­do por es­tar acom­pa­ñan­do a otras fa­mi­lias, cuan­do tu fa­mi­lia es­tá so­la”, di­jo no­ta­ble­men­te con­mo­vi­da. Agre­gó que, “son po­cas las per­so­nas que se preo­cu­pan de quien es­tá de­trás del di­ri­gen­te y el que es­tá de­trás del di­ri­gen­te tam­bién su­frió, tam­bién co­rrió, tam­bién per­dió to­do, tam­bién es­tá lu­chan­do por sa­lir ade­lan­te, tam­bién es­tá vien­do que sus ve­ci­nos les es­tá lle­gan­do y uno di­ce, ¿y a mi cuán­do me va a to­car?”.

Di­vi­dir su tiem­po en­tre su fa­mi­lia y su­per­vi­sar que las obras de re­cons­truc­ción se desa­rro­llen bien, y aten­dien­do tam­bién las que­jas de los ve­ci­nos, se tra­ta de vo­ca­ción, fuer­za y el sue­ño de cons­truir un me­jor lu­gar pa­ra vi­vir.

“La fuer­za se sa­ca de la mis­ma gen­te, de esa gen­te que con­fía en ti, de mi pa­re­ja que es­tá to­dos los días con­mi­go y me per­mi­te es­ta li­ber­tad de po­der sa­lir yo y de po­der acom­pa­ñar, an­dar en reunio­nes, de mi nie­ta pre­cio­sa, que es­pe­ro que al­gún día pue­da dis­fru­tar de es­te co­le­gio (Com­ple­jo edu­ca­cio­nal San­ta Ol­ga) y de esa gen­te que con­fía en tu tra­ba­jo, que día a día te di­ce va­mos bien hay que se­guir y tam­bién a ve­ces de las crí­ti­cas”, co­men­tó.

CO­MO EL AVE FÉNIX

Si bien es cier­to que aún fal­ta ca­si un 50% pa­ra de­cir que San­ta Ol­ga su­peró en su to­ta­li­dad los efec­tos de los in­cen­dios fo­res­ta­les, por aho­ra exis­te un gran in­te­rés del sec­tor pú­bli­co y pri­va­do por her­mo­sear y re­cu­pe­rar ca­da es­pa­cio.

Aque­lla ma­dru­ga­da que se­gún cuen­ta fue una pe­sa­di­lla pa­ra to­dos los ha­bi­tan­tes, fue una de las prue­bas más di­fí­ci­les pa­ra ca­da uno de los afec­ta­dos, quie­nes no pen­sa­ron que las lla­mas lle­ga­ran tan le­jos.

“Éra­mos hor­mi­gui­tas al la­do de un ele­fan­te, na­da, lle­gó el fue­go, nos con­su­mió, nos qui­tó to­do, fue do­lo­ro­so lle­gar al otro día y ver que no ha­bía na­da, ver que eran so­la­men­te ce­ni­zas, que eran la­tas, que to­do tu es­fuer­zo, tu tra­ba­jo de años lo per­dis­te en mi­nu­tos y cla­ro que due­le. En for­ma per­so­nal te­nía mi lo­cal co­mer­cial, mi pa­pá su vul­ca­ni­za­ción, la ca­sa de mi pa­dre, la ca­sa de mi her­ma­na, mi ca­sa, de mi hi­ja, uno di­ce que­dé con na­da y das vuel­ta a la vis­ta y di­ces, voy a pe­dir alo­ja­mien­to a un ve­cino, pe­ro acá no tie­nes un ve­cino, por­que tu ve­cino es­tá en las mis­mas con­di­cio­nes que tú”, di­jo Aña­dió que “to­dos que­da­mos en lo mis­mo, entonces cla­ro que due­le, im­po­ten­cia, ra­bia y no sa­ber quién ma­qui­nó to­do es­to, quién nos hi­zo es­te da­ño tan gran­de, es­te su­fri­mien­to, por­qué a lo me­jor los adul­tos po­de­mos sa­lir ade­lan­te, pe­ro hay adul­tos ma­yo­res que no, mu­chos que ya se nos fue­ron, los ni­ños tam­bién, sa­ber que vuel­ven a San­ta Ol­ga y no es­tá su ca­sa, no es­tán sus ju­gue­tes, no es­tá su am­bien­te, de ver­dad due­le”.

Pe­ro mu­chas ve­ces de las si­tua­cio­nes di­fí­ci­les sur­gen las opor­tu­ni­da­des, esa al me­nos es la con­vic­ción de la pre­si­den­ta de la Jun­ta de Ve­ci­nos de San­ta Ol­ga, quien en ca­da obra fi­na­li­za­da, es re­co­no­ci­da por su es­pí­ri­tu de lu­cha. “De­fi­ni­ti­va­men­te es­ta­mos más for­ta­le­ci­dos, yo creo que nos fal­ta sí, creo que aquí hu­bo un te­ma más de con­ten­ción con las per­so­nas so­bre to­do con los adul­tos ma­yo­res, con los mis­mos di­ri­gen­tes, hay di­ri­gen­tes que nos he­mos te­ni­do que con­te­ner en­tre no­so­tros, por­que no ha ha­bi­do una preo­cu­pa­ción en ese sen­ti­do. Yo creo que hay que sa­lir ade­lan­te con ga­nas, es im­por­tan­te pri­me­ro uno de­cir­se si pue­do y de­cir­le des­pués al res­to si pue­des”, con­clu­yó.

El sue­ño de la di­ri­gen­te ve­ci­nal, es que San­ta Ol­ga, más que ser re­cons­trui­da pue­da ser un cen­tro tu­rís­ti­co de re­nom­bre pa­ra la re­gión.

Co­mo ma­dre, abue­la, es­po­sa e hi­ja, Mó­ni­ca afir­ma que su lu­cha se en­fo­ca en dar lo me­jor pa­ra los su­yos. An­tes de los in­cen­dios que vol­vie­ron ce­ni­zas San­ta Ol­ga, ella era ins­pec­to­ra de bu­ses, sin em­bar­go, la tra­ge­dia la de­jó sin tra­ba­jo y se de­di­ca a tiem­po com­ple­to a las lu­chas ve­ci­na­les. “El me­jor tra­ba­jo es el que ten­go aho­ra, es­te que me pu­so Dios”, afir­mó la pre­si­den­ta de la Jun­ta de Ve­ci­nos de San­ta Ol­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.