Abu­sa­do­res

Ellas (Chile) - - Agenda pública - Dr. Da­niel K. Hall-Fla­vin (*)

Que Ka­ra­di­ma y mu­chos sa­cer­do­tes, que el “Te­mu­cano” y mu­chos fa­mo­sos ar­tis­tas, que Trump y mu­chos po­de­ro­sos, to­dos re­la­cio­na­dos con acu­sa­cio­nes de abu­so se­xua­les, con re­la­cio­nes se­xua­les NO con­sen­ti­das, to­dos con ca­ra de sim­pá­ti­cos y fren­te a la víc­ti­ma son agre­so­res, ma­ni­pu­la­do­res, vio­len­tos, se­duc­to­res, de apa­rien­cia ca­ba­lle­ros, edu­ca­dos y ex­per­tos en so­me­ter y nu­blar el jui­cio de su víc­ti­ma, ya sea por la ame­na­za o con dro­gas suministradas a la fuer­za. Hoy sí tie­nen aten­ción es­tos ca­sos, así ha­ya pa­sa­do 30 años, hoy re­cién se pue­de ha­blar de es­tos abu­sos que siem­pre han exis­ti­do, es una ven­ta­na pa­ra que las víc­ti­mas pue­dan gri­tar y ser es­cu­cha­das, pue­dan ser creí­bles, pue­da in­ves­ti­gar­se, pue­da con­de­nar­se es­ta con­duc­ta que con el tiem­po se ha­bía nor­ma­li­za­do y que ha­cía a la víc­ti­ma sen­tir­se cul­pa­ble, su­cia y pe­ca­do­ra.

Re­co­noz­ca­mos a los po­si­bles vio­la­do­res pa­ra que no si­ga­mos con es­ta so­cie­dad lle­na de vio­la­do­res y en­fer­mos se­xua­les, pa­ra que sal­ve­mos a las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras, al me­nos re­co­noz­ca­mos las evi­den­cias de la ma­yo­ría, cui­de­mos a nues­tra fa­mi­lia de los se­res más cer­ca­nos, es­cu­che­mos y mi­re­mos con los sen­ti­dos aten­tos, no to­dos tie­nen una per­so­na­li­dad ex­tra­ña, es más, pa­re­cen muy “nor­ma­les”, tie­nen una vi­da co­mún y co­rrien­te, hi­jos, pa­re­ja, ni si­quie­ra bus­can, ni ob­tie­nen pla­cer se­xual, sino bus­can ejer­cer po­der fren­te a la víc­ti­ma, quie­ren so­me­ter y obli­gan a esa pro­me­sa de si­len­cio ame­na­za­da, les pro­vo­ca go­zo obli­gar a al­guien a ha­cer al­go en con­tra su vo­lun­tad, siem­pre la víc­ti­ma va a ser una per­so­na dé­bil.

Un agre­sor se­xual ca­si siem­pre apa­re­ce co­mo un ser pre­po­ten­te o un ser sim­pa­ti­quí­si­mo so­cial­men­te, ellos quie­ren ejer­cer

po­der a cos­ta del “NO POR FA­VOR, SE LO RUEGO”, a cos­ta del del su­fri­mien­to de la víc­ti­ma. Cuan­do eli­gen víc­ti­mas ma­yo­res de edad, ellos creen y afir­man que esa per­so­na lo desea­ba, que lo in­ci­tó a ha­cer­lo, que dis­fru­ta­ba, que eso era lo que bus­ca­ba, ge­ne­ral­men­te los abu­sa­do­res se­xua­les fue­ron víc­ti­ma de abu­sos en su in­fan­cia o tes­ti­gos de abu­sos de su pa­dre a su ma­dre, o den­tro de su fa­mi­lia.

Las agre­sio­nes y abu­sos se­xua­les son más fre­cuen­tes de lo que to­dos pen­sa­mos.

Ayer, fui in­vi­ta­da a rea­li­zar una di­ná­mi­ca fol­kló­ri­ca en un gru­po de mu­je­res, se abor­dó el te­ma del abu­so de sa­cer­do­tes y del “Te­mu­cano”, de pron­to, una mu­jer llo­ra y di­ce que ella es­cu­cha­ba có­mo ca­da no­che su pa­dre “VIOLABA” a su ma­dre, con llan­tos y sú­pli­cas a dia­rio pa­ra so­me­ter­la se­xual­men­te, la em­ba­ra­za­ba y la vol­vía a em­ba­ra­zar. Nun­ca com­pren­dió có­mo ama­ne­cía su ma­dre al otro día co­mo que na­da ha­bía pa­sa­do, su pie­za es­ta­ba co­nec­ta­da con el dor­mi­to­rio de sus pa­dres y hoy su her­mano “es­tá acu­sa­do de vio­la­ción”. ¡Ho­rror!, se da la ló­gi­ca de ha­ber­se cria­do en un am­bien­te de vio­len­cia, en la cual el po­der hu­mi­llan­te de su pa­dre era ejer­ci­do con­tra su ma­dre. Na­da jus­ti­fi­ca, na­da es tan a la le­tra, pe­ro de­be­mos pro­te­ger a nues­tro en­torno de tan­ta men­te hu­ma­na dis­tor­sio­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.