To­do por su hi­jo: de la aca­de­mia a la ar­te­sa­nía

La lle­ga­da de su hi­jo Ma­xi cam­bio el rum­bo de su vi­da y la de su fa­mi­lia, con­vir­tién­do­la en una em­pren­de­do­ra au­to di­dac­ta.

Ellas (Chile) - - Portada - Jac­que­li­ne Per­do­mo Yan­se

Una her­mo­sa ca­sa don­de se res­pi­ra paz y tran­qui­li­dad, una ta­za de ca­fé y unas ga­lle­ti­tas so­bre una me­sa lle­na de her­mo­sos co­lla­res y zar­ci­llos de mu­chos co­lo­res y bri­llos, que se com­bi­na­ban con el so­ni­do de los pá­ja­ros y el olor a ver­de de su jar­dín, fue­ron el es­ce­na­rio pa­ra que Ma­ría Ce­ci­lia Ta­pia, una mu­jer em­pren­de­do­ra, nos abrie­ra las puer­tas de su ar­te, su vi­da, y su co­ra­zón. Sen­ta­da en su me­sa de tra­ba­jo -la cual pue­de cam­biar se­gún el lu­gar de la ca­sa don­de sien­ta la ins­pi­ra­ción pa­ra tra­ba­jar­co­men­za­mos la en­tre­vis­ta asom­bra­dos de su pa­si­vi­dad pa­ra ha­blar y de la com­bi­na­ción per­fec­ta en­tre la con­ver­sa­ción y la rea­li­za­ción de una de sus crea­cio­nes, que ela­bo­ra­ba mien­tras se desa­rro­lla­ba la plá­ti­ca.

Nos con­ta­ba Ma­ría Ce­ci­lia -co­mo le gus­ta que le lla­men- que es pro­fe­so­ra en cas­te­llano egre­sa­da de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca y tra­ba­jó allí co­mo edi­to­ra de li­bros por más de 20 años, pe­ro que nun­ca pen­só que su vi­da da­ría un vuel­co to­tal al re­ci­bir la no­ti­cia, a sus 44 años, que se­ría ma­dre de su se­gun­do hi­jo.

LA NO­TI­CIA

“Te­nía mi vi­da ar­ma­da, a los 44 años me em­ba­ra­zo de Ma­xi a pe­sar que yo no te­nía nin­gu­na po­si­bi­li­dad de que­dar em­ba­ra­za­da”. Nos cuen­ta que to­do iba bien con su em­ba­ra­zo, a tal pun­to que se en­con­tra­ba tra­ba­jan­do sin nin­gún in­con­ve­nien­te, pe­ro un con­trol mé­di­co cam­bia­ria to­tal­men­te la di­rec­ción de su vi­da y la de su fa­mi­lia.

“Yo tra­ba­ja­ba nor­mal­men­te. Al quin­to mes de em­ba­ra­zo fui a rea­li­zar­me una eco­gra­fía de ru­ti­na. Era una sa­la un po­co os­cu­ra, es­ta­ba con mi es­po­so y el me­di­co co­men­zó a re­vi­sar al be­be. Fue una lar­ga lis­ta y to­do iba muy bien has­ta lle­gar al co­ra­zón. Allí el me­di­co se que­dó callado, vol­vió a pa­sar el ecó­gra­fo y me di­jo: Te­ne­mos un pro­ble­ma, tu hi­jo tie­ne una car­dio­pa­tía y esa car­dio­pa­tía es­ta nor­mal­men­te aso­cia­da al Sín­dro­me de Down”. So­lo re­cuer­da de ese mo­men­to en me­dio de la pe­num­bra de aque­lla sa­la, to­mar la mano de su es­po­so. “To­mé de la mano a mi es­po­so y nos que­da­mos mi­ran­do, lue­go sa­lí de allí y llo­ré mu­chí­si­mo, de mie­do, de in­cer­ti­dum­bre, de no sa­ber qué ha­cer, por­que no sa­bes con qué te vas a en­con­trar”, ex­pli­ca­ba Ma­ría Ce­ci­lia al re­la­tar ese mo­men­to tan tras­cen­den­tal.

In­ten­tan­do asu­mir e in­ter­na­li­zar la si­tua­ción la ar­tis­ta nos cuen­ta que tra­ba­jó en la Uni­ver­si­dad has­ta su sép­ti­mo mes de em­ba­ra­zo. “Los cam­bios ini­cia­ron en enero de 2010. Yo con sie­te me­ses de em­ba­ra­zo sa­bía que en mar­zo no iba a vol­ver, te­nía la con­vic­ción que no iba a re­gre­sar, aun­que lo más ló­gi­co fue­se que des­pués que ope­ran a Ma­xi vol­vie­ra, pe­ro yo cuan­do me vi­ne re­cuer­do per­fec­to que guar­dé unas fo­tos per­so­na­les y li­bros que eran míos y di­je: ‘yo aquí no voy a vol­ver’ y no vol­ví más”.

¿OPE­RAR A MA­XI?

An­te la pre­gun­ta del por qué ope­rar a un be­be­ci­to, Ma­ría Ce­ci­lia ex­pli­ca que Ma­xi es car­dió­pa­ta y lo han ope­ra­do tres ve­ces a co­ra­zón abier­to. “Ma­xi tie­ne mu­chos con­tro­les mé­di­cos que no me per­mi­ti­rían en un tra­ba­jo es­ta­ble rea­li­zar­los. Ten­go gran­des re­cuer­dos de mi tra­ba­jo an­te­rior, pe­ro ne­ce­si­ta­ba ha­cer al­go que pu­die­se com­pa­ti­bi­li­zar con la aten­ción a mi hi­jo y des­de mi tra­ba­jo no lo po­día ha­cer”. De có­mo fue­ron los mo­men­tos vi­vi­dos an­te la lle­ga­da de su be­be, nos cuen­ta lo si­guien­te: “Ma­xi na­ció 20 días des­pués del te­rre­mo­to. Fue el 21 de mar­zo. te­nía­mos to­do pla­ni­fi­ca­do pa­ra es­tar en una clí­ni­ca y po­der te­ner al equi­po mé­di­co que lo iba a re­ci­bir, pe­ro an­te

el te­rre­mo­to el mé­di­co es­ta­ba de guar­dia en la emer­gen­cia del Hos­pi­tal y pa­ra allá me fui. Él na­ció en el hos­pi­tal, en me­dio de na­da, en el hos­pi­tal no ha­bía na­da, le ar­ma­ron un pa­be­llón y to­dos los mé­di­cos an­da­ban co­rrien­do por los pa­si­llos bus­cán­do­le una cu­ni­ta. ¡Así na­ció mi Ma­xi, des­de que na­ció es un gue­rre­ro!”. “Cuan­do na­ció Ma­xi­mi­li­ano de­ci­dí con mi es­po­so dar­le un vuel­co y que­dar­me en ca­sa a cui­dar­lo mien­tras él tra­ba­ja­ba. Siem­pre fue así has­ta que cum­plió los cua­tro años, aun­que to­do el tiem­po es­tu­ve pen­san­do en ha­cer otra co­sa de te­ner una ac­ti­vi­dad que me per­mi­tie­ra com­pa­ti­bi­li­zar am­bas co­sas”.

¡ES­TA ES LA MÍA!

“Me pre­gun­ta­ba ¿Qué ha­go? ¡Ne­ce­si­to ha­cer al­go! Por lo que con una ami­ga ini­cie ven­dien­do ro­pa. Pe­ro en ju­nio de 2014 es­ta ami­ga -mi me­jor ami­ga de to­da la vi­da­me lla­ma un día cual­quie­ra de ju­nio y me di­ce: ¡Ce­ci­lia te ten­go una no­ti­cia! La no­ti­cia era que su hi­ja se ca­sa­ba por lo que le cuen­to a mi es­po­so y le di­go: ¡ha­ce tan­to tiem­po que no voy a un ma­tri­mo­nio! No sé qué se usa, qué co­lo­res, ves­ti­do lar­go, cor­to… Y me me­tí a In­ter­net pa­ra ver la ro­pa pa­ra bo­da, ro­pa pa­ra ma­dri­na jo­yas y allí veo ‘ha­ga sus pro­pias jo­yas y có­mo ha­cer jo­yas’ y di­je: ¡Es­ta es la mía! Co­men­cé a ca­chu­rear, a bus­car vi­deos y así em­pe­cé, de ma­ne­ra au­to­di­dac­ta, lue­go hi­ce mu­chos cur­sos pa­ra es­pe­cia­li­zar­me, pe­ro si no hu­bie­se na­ci­do mi Ma­xi yo no fue­se ar­te­sa­na ¡Él me cam­bió la vi­da!”.

Cuen­tan que en oc­tu­bre de ese año te­nía un pe­que­ño stock de co­si­tas me­no­res, por lo que una ami­ga le pre­gun­tó si que­ría asis­tir a una pe­que­ña fe­ria y fue. “(Es­ta­ba) en pa­ña­les, con una me­si­ta mi­nús­cu­la. No te­nía ni idea de có­mo se ha­cía un stand y al prin­ci­pio me sen­tí pé­si­mo por­que los de­más fe­rian­tes te­nían pa­pe­le­ría, en­vol­to­rios, cin­tas de re­ga­los tan her­mo­sos ¡y yo con mi me­si­ta ri­dí­cu­la! y na­die se acer­ca­ba”. Di­ce que guar­da el pri­mer co­llar que hi­zo. “¡Era ho­rren­do!”, ex­cla­ma. Ma­ría Ce­ci­lia di­ce que pa­sa­ron dos ho­ras pa­ra que al­guien lle­ga­ra a su me­sa. “Dos ho­ras des­pués ven­dí mi pri­mer co­llar, lue­go unos aros. Ven­dí en to­do el día 20 mil pe­sos ¡Es­ta­ba fe­liz!”

“En la pró­xi­ma fe­ria es­to no va a pa­sar, me di­je, por­que siem­pre di­go ¡un pa­so más ade­lan­te! Man­dé a ha­cer mis cue­llos, ten­go mi alar­ga­dor, mis lám­pa­ras, fui de las pri­me­ras que co­men­zó a usar lám­pa­ras, ten­go mi ini­cio de ac­ti­vi­da­des y es­toy for­ma­li­za­da co­mo mi­cro­em­pre­sa­ria”, cuen­ta. En re­fe­ren­cia al apo­yo que se les otor­ga a tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes a los ar­te­sa­nos, la ar­tis­ta ex­pli­ca que lo prin­ci­pal es cam­biar la for­ma en que el ar­te­sano es vis­to. “Hay que cam­biar la ca­ri­ca­tu­ri­za­ción del ar­te­sano, no pue­de ser vis­to co­mo una per­so­na con un tra­po en el sue­lo, con ca­be­llo lar­go, ha­cien­do cual­quier co­si­ta pa­ra sub­sis­tir. Mu­chas ar­te­sa­nas y yo es­ta­mos en con­tra de eso, el ar­te­sano tie­ne su dig­ni­dad”. Ma­ni­fies­ta que ha par­ti­ci­pa­do en mu­chas fe­rias co­mo in­vi­ta­da, di­ce ir a fe­rias gran­des y pe­que­ñas, en to­das par­ti­ci­pa, ya que ale­ga que to­das tie­ne su pu­bli­co y su en­can­to.

SU RED DE APO­YO

Ca­mi­le Ma­ría, su hi­ja de 23 años, quien ya se en­cuen­tra rea­li­zan­do su te­sis pa­ra ti­tu­lar­se de odon­tó­lo­ga, y su ama­do es­po­so Ma­xi­mi­li­ano, son su red de apo­yo pa­ra desa­rro­llar­se en el ar­te que la apa­sio­na sin des­cui­dar por un mo­men­to la aten­ción a su hi­jo Ma­xi. “To­dos nos in­te­gra­mos pa­ra aten­der­lo, Ma­xi es un ni­ño fe­liz”. Im­por­tan­te en el desa­rro­llo de su ac­ti­vi­dad tam­bién es el gru­po de ar­te­sa­nos de “Ar­te en la tar­de” don­de tie­nen un es­pa­cio gra­tui­to 20 per­so­nas, de los cua­les 95 por cien­to son mu­je­res, pa­ra mos­trar y ven­der sus di­se­ños en esa tien­da co­la­bo­ra­ti­va.

EL FU­TU­RO

So­bre có­mo se ve en el me­diano y lar­go pla­zo, Ma­ría Ce­ci­lia nos co­men­ta de sus sue­ños que ya es­tá con­vir­tien­do en me­tas. “Quie­ro te­ner mi ta­ller, y quie­ro es­tu­diar or­fe­bre­ría. Quie­ro pro­gre­sar, avan­zar, se­guir, in­no­var, y en­tre­gar a mis clien­tes co­sas nue­vas, tam­bién qui­sie­ra que se re­co­no­cie­ra mi tra­ba­jo y ya eso lo es­toy vien­do con es­ta en­tre­vis­ta que us­te­des me es­tán rea­li­zan­do. ¡Quién se hu­bie­se ima­gi­na­do que me en­tre­vis­ta­rían la re­vis­ta Ellas de Dia­rio El Cen­tro!”, ex­pre­sa rien­do. So­bre la cla­ve del éxi­to nos di­ce que “hay tres co­sas que no de­be ol­vi­dar un ar­te­sano: evi­tar la frus­tra­ción -no to­dos son bue­nos días-, la leal­tad y la ge­ne­ro­si­dad. Son las cla­ves del éxi­to que me ha da­do la ex­pe­rien­cia”, fi­na­li­zó la ar­te­sa­na tal­qui­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.