La doc­to­ra Te­re­sa Bri­to y su vo­ca­ción por el sis­te­ma pú­bli­co

Ellas (Chile) - - Portada -

Te­re­sa Bri­to

Sub­di­rec­to­ra mé­di­ca del Hos­pi­tal Re­gio­nal de Tal­ca Tie­ne un hi­jo de 10 años Es­pe­cia­li­za­ción en sa­lud pu­bli­ca

Vi­ve en Tal­ca, ca­mino a Puer­tas Ne­gras

¿Co­mo ha si­do su desa­rro­llo pro­fe­sio­nal?, ¿que la lle­vo a ser mé­di­co?

“La vo­ca­ción de ser­vi­cio, si bien no te­nía muy cla­ro al ini­cio, ya que en­tré en otra área de la sa­lud, pe­ro vi que no era lo mío y op­té por la me­di­ci­na. Vol­ví a dar la prue­ba de ap­ti­tud y allí me que­dé y es­toy muy con­ten­ta con la ca­rre­ra que ele­gí”.

¿Por qué tra­ba­jar en el sis­te­ma pú­bli­co y no en el pri­va­do?

“Lo mío es ne­ta­men­te lo pú­bli­co, de eso ten­go una fran­ca de­cla­ra­ción por el tra­ba­jo en el sis­te­ma pú­bli­co, siem­pre he tra­ba­ja­do en lo pú­bli­co, tan­to así, que al po­co tiem­po de ini­ciar mi tra­ba­jo rea­li­cé una es­pe­cia­li­za­ción en sa­lud pú­bli­ca. Cla­ra­men­te, mi fo­co fue ha­cia allí y ha­cia la ges­tión, un área de la me­di­ci­na que en reali­dad a po­cos mé­di­cos les atrae, di­go yo por des­gra­cia, a pe­sar que in­cen­ti­vo a los alum­nos, a los es­tu­dian­tes de me­di­ci­na, el in­te­rés por la ges­tión, lo bo­ni­to que es, lo que apa­sio­na, pe­ro cues­ta en­con­trar a mé­di­cos que se in­tere­sen por es­ta ra­ma de la me­di­ci­na que, pa­ra mu­chos, es ale­ja­do de lo clí­ni­co, de la aten­ción di­rec­ta de los pa­cien­tes. Es aquí don­de se ven las ma­yo­res ne­ce­si­da­des y las me­jo­res po­si­bi­li­da­des de ayu­dar, en reali­dad no ve uno, sino veo pro­ble­mas de cien­tos y de mi­les”.

¿Exis­te al­gún ca­so es­pe­cial que la ha­ya mar­ca­do en lo per­so­nal?

“Mas que al­gún ca­so es­pe­cí­fi­co, es ver la sa­tis­fac­ción de la gen­te que vie­ne a dar las gra­cias por­que se les han re­suel­to sus pro­ble­mas. Al es­tar más di­ri­gi­da ha­cia la ges­tión me abo­co a re­sol­ver pro­ble­mas que no afec­tan so­lo a una per­so­na sino a mi­les y bus­co la ma­ne­ra que esas per­so­nas ten­gan so­lu­cio­nes. Es la sa­tis­fac­ción de tra­ba­jo, de ha­ber he­cho un apor­te, en lo que tie­ne que ver con el desa­rro­llo e ini­cio de nue­vas téc­ni­cas, la po­si­bi­li­dad de ir re­sol­vien­do en nues­tra re­gión mon­to­nes de pro­ble­mas de sa­lud que has­ta ha­cer unos años atrás de­bía­mos de­ri­var­los a San­tia­go. In­cor­po­rar­los a nues­tras pres­ta­cio­nes ha si­do mi ma­yor apor­te”.

Mé­di­co y ma­dre, ¿có­mo lo ha­ce?

“Mi hi­jo esa or­gu­llo­so de mi tra­ba­jo, es­tá cla­ro del tra­ba­jo que ha­go, en­tien­de que es­toy sal­van­do vi­das, com­pren­de lo que eso sig­ni­fi­ca. A ve­ces re­cla­ma un po­co, pe­ro tra­to de es­tar en to­das sus ac­ti­vi­da­des. En oca­sio­nes es­ta­mos jun­tos yo tra­ba­jan­do y él en lo su­yo, y así me acom­pa­ña. La ver­dad que creo que las mu­je­res es­ta­mos en la ca­pa­ci­dad de ser ma­dres y pro­fe­sio­na­les, no es fá­cil, pe­ro se pue­de”.

¿Cuál es el por­cen­ta­je de la fuer­za la­bo­ral fe­me­ni­na del hos­pi­tal en com­pa­ra­ción con los hom­bres?

“La fuer­za la­bo­ral del sec­tor sa­lud es ma­yor­men­te fe­me­nino. Son más de tres mil fun­cio­na­rios, de los cua­les so­bre el 70% son mu­je­res y es­to su­ce­de por­que hay más po­si­bi­li­da­des que las mu­je­res se in­te­gren al ám­bi­to la­bo­ral, se ha ga­na­do te­rreno y se han lo­gra­do reivin­di­ca­cio­nes que per­mi­te el ac­ce­so a la mu­jer a sa­las cu­nas, jar­di­nes in­fan­ti­les y, en ge­ne­ral, al cui­da­do de los ni­ños que le per­mi­te desa­rro­llar­se en otros ám­bi­tos”.

¿Ha ha­bi­do cam­bios que per­mi­tan a la mu­jer ma­yo li­ber­tad pa­ra in­cor­po­rar­se a la fuer­za la­bo­ral?

“Con las re­for­mas que ha ha­bi­do exis­ten más po­si­bi­li­da­des que las mu­je­res pue­dan es­tu­diar cual­quier pro­fe­sión que se pro­pon­gan. El mun­do pro­fe­sio­nal es­tá abier­to a las mu­je­res en prác­ti­ca­men­te to­dos los ám­bi­tos. An­tes, ha­bía ra­mas en las que era ex­tra­ño ver mu­je­res, pe­ro hoy en día no es así. La pro­por­ción de va­ro­nes y mu­je­res es­tá bas­tan­te equi­pa­ra­da y el área de sa­lud es un ám­bi­to de mu­chas mu­je­res. Las po­si­bi­li­da­des exis­ten, la idea es pro­po­nér­se­lo, evi­tar po­ner­se las ba­rre­ras, fi­jar el ob­je­ti­vo y en fun­ción de eso tra­ba­jar. Yo, per­so­nal­men­te, no me ve­ría sin tra­ba­jar ya que ade­más es una ra­ti­fi­ca­ción per­so­nal. Lo im­por­tan­te es que, el tra­ba­jo que uno ha­ga, lo reali­ce con vo­ca­ción y con ga­nas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.