Có­mo sa­lir ade­lan­te en­tre fru­tas y ver­du­ras

La his­to­ria de Ma­ría Ce­ci­lia Oli­va­res

Ellas (Chile) - - Portada - Jac­que­li­ne Per­do­mo

En me­dio de olo­res a fru­tas y ver­du­ras mul­ti­co­lo­res, es­ta­ba Ma­ría Ce­ci­lia Oli­va­res Gon­zá­lez, una mu­jer con em­pu­je, que de­ci­dió un día com­bi­nar las la­bo­res de su ca­sa y la crian­za de sus hi­jos con el co­mer­cio de ver­du­ras, en el Cen­tro Re­gio­nal de Abas­te­ci­mien­to de Tal­ca (CREA).

“¡De­me un ki­li­to de to­ma­te por fa­vor y me po­ne una bol­si­ta de esa fru­ta!” Así, en­tre ven­ta y ven­ta, y en­tre pre­gun­tas y res­pues­tas de los clien­tes que aba­rro­ta­ban el pues­to per­fec­ta­men­te arre­gla­do de Ma­ría Ce­ci­lia, nos cuen­ta có­mo su vi­da cam­bió en un mo­men­to al re­ci­bir la no­ti­cia de la muer­te de su ter­cer hi­jo. “La muer­te de mi hi­jo des­tru­yó mi vi­da”, con­fe­só en me­dio de una voz aho­ga­da por el llan­to con­te­ni­do, pe­ro que en­con­tró un ali­cien­te con su nie­to, quien ha­bía na­ci­do un mes an­tes de la sú­bi­ta des­apa­ri­ción. “Abue­la, sé que ya no tie­nes a tu hi­jo, pe­ro aquí es­tá mi hom­bro pa­ra que llo­res en el mío”, fra­se de un pe­que­ño de cua­tro años, a una des­con­so­la­da ma­dre, que sen­tía có­mo se ha­bía ido apa­gan­do par­te de su vi­da, sin po­der asi­mi­lar el que le hu­bie­se si­do arre­ba­ta­do de su ser uno de sus cua­tro te­so­ros, quien fa­lle­ció en un trá­gi­co ac­ci­den­te de au­to ha­ce diez años, cuan­do vol­vía de su tra­ba­jo.

Otro clien­te in­te­rrum­pe la con­ver­sa­ción que sos­te­nía­mos al fon­do de su pues­to de ver­du­ras, en me­dio de ces­tas de to­ma­tes tal­qui­nos y ajos de la zo­na re­cién lle­ga- dos. Al cul­mi­nar la transac­ción eco­nó­mi­ca, Ma­ría Ce­ci­lia nos di­ce: “¡Dis­cul­pe, pe­ro así es el tra­ba­jo!”, afir­ma es­ta ma­dre de cua­tro hi­jos -tres va­ro­nes y una mu­jery abue­la de tres nie­tos. Agus­tín, To­más y Mar­ti­na, quien nos cuen­ta la ado­ra­ción que sien­te por sus nie­tos y có­mo han lle­na­do de ale­gría su co­ra­zón.

CA­SI 30 AÑOS EN EL CREA

“Aquí ten­go co­mo 28 años. Lle­gué por ne­ce­si­dad. De pri­me­ra te­nía mu­cha ver­güen­za de ve­nir a tra­ba­jar por­que nun­ca ha­bía tra­ba­ja­do, pe­ro lue­go me pre­gun­té: ¿Por qué voy a te­ner ver­güen­za si voy a tra­ba­jar en lo mío? ¡Y em­pe­cé! Jun­to a mi ma­ri­do, él es el que me sur­te las ver­du­ras del ne­go­cio. ¡Mi­re!, ca­sual­men­te vie­ne lle­gan­do car­ga­di­to”, nos cuen­ta y se­ña­la a un ca­ba­lle­ro quien traía la pre­cia­da car­ga pa­ra sur­tir el pues­to en un tri­ci­clo. “Mi ma­ri­do me de­cía ‘va­ya a tra­ba­jar, te va a gus­tar y te sir­ve pa­ra sa­lir de la ca­sa’. Y co­mo ya mis hi­jos es­ta­ban en el co­le­gio, di­je ‘voy a em­pe­zar’ y des­de allí no he pa­ra­do. Ya es­toy vie­ja y si­go aquí ¡Creo que me voy a mo­rir tra­ba­jan­do aquí!”, nos ex­pli­ca es­ta da­ma que ya tie­ne 43 años de ma­tri­mo­nio con su com­pa­ñe­ro de vi­da. De­fi­ni­da por sus co­no­ci­dos co­mo una ma­má y abue­la que­ren­do­na, Ma­ría Ce­ci­lia nos cuen­ta que le gus­ta mu­cho su tra­ba­jo por­que la gen­te ha si­do bue­na con ella, la han apo­ya­do en los mo­men­tos más di­fí­ci­les de su vi­da, por lo que los apre­cia mu­cho. “En es­te pa­sa­je so­mos to­dos uni­dos, soy muy amis­to­sa y tra­to de lle­vár­me­la bien con to­dos, nos reí­mos de no­so­tros mis­mos y así pa­sa­mos el día”.

LE­VAN­TAR A LOS HI­JOS TRA­BA­JAN­DO

El tra­ba­jo con­jun­to, com­bi­na­do en­tre ella y su es­po­so, ha si­do tras­cen­den­tal pa­ra lo­grar le­van­tar una fa­mi­lia, or­ga­ni­zar la ca­sa e ir a su tra­ba­jo dia­ria­men­te. “Tra­to de ayu­dar a mi ma­ri­do en lo que más pue­da, lo acom­pa­ño en to­do y con es­te tra­ba­jo lo­gra­mos le­van­tar a nues­tros hi­jos”, ase­gu­ra.

“Me ha­bría per­di­do de mu­cho si no hu­bie­se sa­li­do a tra­ba­jar, no me he lle­na­do de pla­ta, pe­ro es otra vía sa­lir de la ca­sa a tra­ba­jar, se co­no­ce mu­cha gen­te. ¡Me cam­bió har­to! Tra­ba­jar me ha he­cho una mu­jer dis­tin­ta”, agre­ga.

“Yo siem­pre he pues­to por en­ci­ma a mis hi­jos, les di to­do mi amor, to­do el ca­ri­ño que no tu­ve se los di a ellos. Los pa­pás de an­tes no eran ca­ri­ño­sos. Mis hi­jos son ca­ri­ño­sos con­mi­go. Yo he tra­ta­do de ser bue­na ma­dre y ellos me lo han di­cho y me lo han he­cho sa­ber”, ex­pre­sa.

“HU­BIE­SE QUE­RI­DO SER PSI­CÓ­LO­GA”

De su re­la­ción con los clien­tes -o sus ca­se­ros, co­mo gen­til­men­te los lla­ma- nos cuen­ta que son mu­chas las per­so­nas que tie­nen años lle­gan­do a su pues­to a com­prar sus ver­du­ras. “Co­noz­co mu­cha gen­te de to­do ro­ce so­cial, me com­pran doc­to­res, abo­ga­dos, psi­có­lo­gos y uno con­ver­sa con ellos con el res­pe­to que se me­re­cen. A mí siem­pre me en­se­ña­ron a res­pe­tar. Ellos le cuen­tan a uno sus pe­nas, sus tris­te­zas sus ale­grías. Ten­go ca­se­ros de años, que no les sé el nom­bre, pe­ro vie­ne y me cuen­tan sus pe­nas y yo les cuen­to las mías y com­par­ti­mos nues­tras tris­te­zas y ale­grías”.

En re­tros­pec­ti­va, si hu­bie­se po­di­do es­tu­diar, ¿qué le hu­bie­se gus­ta­do ser?, le pre­gun­ta­mos a Ma­ría Ce­ci­lia, quien nos con­tes­tó de in­me­dia­to: “De ha­ber po­di­do te­ner más es­tu­dios, me hu­bie­se gus­ta­do se psi­có­lo­ga. Cuan­do veo un ni­ño llo­ran­do ha­blo con ellos y de­jan de llo­rar”, cuen­ta. “Agra­dez­co a la vi­da de ha­ber­me da­do un buen ma­ri­do y cua­tro hi­jos pre­cio­sos. Es­tu­ve muy enoja­da con Dios, pe­ro aho­ra le agra­dez­co y le pi­do per­dón to­dos los días. Dios no nos aban­do­na”, re­fle­xio­na al fi­na­li­zar.

28 años ven­dien­do su mer­can­cía en el CREA.

“Mis nie­tos lle­nan de ale­gría mi co­ra­zón”, cuen­ta la mu­jer fe­rian­te. “Los ca­se­ros me cuen­tan sus pe­nas y ale­grías y yo les cuen­to las mías”, afir­ma Ma­ría Ce­ci­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.