Dia­be­tó­lo­ga tal­qui­na en­tre­ga re­co­men­da­cio­nes pa­ra pre­ve­nir la en­fer­me­dad

90% de los ca­sos de dia­be­tes co­rres­pon­den al ti­po 2, y se en­cuen­tra aso­cia­da al so­bre­pe­so por ma­los há­bi­tos ali­men­ti­cios.

Ellas (Chile) - - Portada -

La dia­be­tes es una en­fer­me­dad cró­ni­ca. Los ni­ve­les de gli­ce­mia son con­tro­la­dos por la in­su­li­na, que es una hor­mo­na que pro­du­ce el pán­creas. Cuan­do co­mes, la co­mi­da es pro­ce­sa­da por el or­ga­nis­mo y en­tra en el to­rren­te san­guí­neo. La in­su­li­na to­ma la glu­co­sa del to­rren­te san­guí­neo y le per­mi­te que in­gre­se a las cé­lu­las, don­de es pro­ce­sa­da y uti­li­za­da pa­ra crear ener­gía. Si tie­nes dia­be­tes, no pro­du­ces su­fi­cien­te in­su­li­na, o la in­su­li­na que pro­du­ces no to­ma la glu­co­sa del to­rren­te san­guí­neo pa­ra que es­ta in­gre­se en las cé­lu­las. Así es co­mo los ni­ve­les de gli­ce­mia se ele­van más de lo que de­be­rían.

Ve­ró­ni­ca Mu­ji­ca Es­cu­de­ro, dia­be­tó­lo­ga del Hos­pi­tal Re­gio­nal de Tal­ca y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le en la Fa­cul­tad de Sa­lud, nos ex­pli­ca cuá­les son los ti­pos de dia­be­tes y sus po­si­bles cau­sas.

TI­POS MÁS CO­MU­NES DE DIA­BE­TES

La dia­be­tó­lo­ga del HRT des­cri­be la di­fe­ren­cia en­tre los ti­pos de dia­be­tes, re­sal­tan­do las que más afec­tan a la po­bla­ción. “Exis­ten va­rias for­mas de dia­be­tes, la ti­po 1 y la ti­po 2 son las más co­mu­nes, co­rres­pon­dien­do a la dia­be­tes ti­po 2 más del 90% de los ca­sos y que se aso­cia -en la gran ma­yo­ría- al so­bre­pe­so, ma­los há­bi­tos ali­men­ti­cios, se­den­ta­ris­mo y al­to con­su­mo de azu­ca­res. Tam­bién tie­ne una cier­ta ba­se fa­mi­liar ge­né­ti­ca, y se pre­sen­ta prin­ci­pal­men­te en eda­des me­dia de la vi­da. An­ti­gua­men­te era más co­mún ver la dia­be­tes en adul­tos ma­yo­res, ac­tual­men­te ca­da vez apa­re­ce más en per­so­nas más jó­ve­nes”. Ex­pli­ca la pro­fe­sio­nal que la dia­be­tes ti­po 1 -que se pre­sen­ta en un po­co me­nos del 10%- es una for­ma de dia­be­tes di­fe­ren­te, la cual apa­re­ce en ni­ños y adul­tos jó­ve­nes prin­ci­pal­men­te, y que no tie­ne aso­cia­ción con las co­mi­das y tam­po­co se aso­cia con el ex­ce­so de pe­so. Es­te ti­po de dia­be­tes es una en­fer­me­dad de an­ti­cuer­pos de­bi­do a que el pro­pio or­ga­nis­mo em­pie­za a des­truir sus cé­lu­las pan­creá­ti­cas ori­gi­na­do que fal­te la in­su­li­na y por eso de­ben in­yec­tar­se pa­ra po­der vi­vir, lo que tam­bién ocu­rre con el ti­po 2 lue­go de va­rios años de en­fer­me­dad”.

Nos ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta Ve­ró­ni­ca Mu­ji­ca que en­tre las for­mas me­nos co­mu­nes se en­cuen­tra la dia­be­tes aso­cia­da al em­ba­ra­zo, a las glán­du­las su­pra­rre­na­les y al cor­ti­sol, pe­ro son mu­cho más ra­ras, re­sal­tan­do que la dia­be­tes ti­po 1, al ser más com­ple­ja y re­que­rir el uso de in­su­li­na des­de el ini­cio, se atien­den por es­pe­cia­lis­ta de acuer­do al GES y esos ca­sos son aten­di­dos en el hos­pi­tal Re­gio­nal de Tal­ca.

“La dia­be­tes ti­po 2 en su gran ma­yo­ría se atien­den en la aten­ción pri­ma­ria. Ahí es muy im­por­tan­te la die­ta, el ejer­ci­cio, y se ini­cia ha­bi­tual­men­te por fár­ma­cos en pas­ti­llas, que son es­que­mas más sim­ples. Si el pa­cien­te se com­pli­ca al pa­sar los años y re­quie­re in­su­li­na, se tras­la­da el ca­so al HRT. No­so­tros aten­de­mos to­dos ti­pos de dia­be­tes, pe­ro el pun­to en co­mún es que son dia­bé­ti­cos com­ple­jos que ne­ce­si­tan va­rias in­yec­cio­nes al día de di­fe­ren­tes ti­pos de in­su­li­na, cuan­do la dia­be­tes que es­tá sien­do aten­di­da en el cen­tro de aten­ción pri­ma­ria no tie­ne bue­nos re­sul­ta­dos, o ya pre­sen­ta com­pli­ca­cio­nes, co­mo por ejem­plo, otra en­fer­me­dad que se es­tá agre­gan­do, co­mo pue­de ser del pul­món, hí­ga­do o cual­quier otro la­do y vie­ne una com­pli­ca­cio­nes de la mis­ma dia­be­tes que ya re­quie­re un ma­ne­jo di­fe­ren­te con otros ti­pos de in­su­li­na, ahí ellos son re­mi­ti­dos al hos­pi­tal”, ex­pli­có la mé­di­co es­pe­cia­lis­ta.

In­di­có que en la Re­gión del Mau­le hay apro­xi­ma­da­men­te 70 mil dia­bé­ti­cos ba­jo con­trol, que es ca­si el 13% de la po­bla­ción, pe­ro ca­da año se re­ci­ben mil nue­vos dia­bé­ti­cos en la re­gión.

PREVENCION CO­MIEN­ZA POR EDU­CAR A LOS NI­ÑOS

En re­fe­ren­cia a las ac­cio­nes pre­ven­ti­vas que se to­man pa­ra cam­biar los há­bi­tos de la po­bla­ción y evi­tar la al­ta in­ci­den­cia de dia­be­tes ti­po 2, la tam­bién pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le con­si­de­ra que es a los ni­ños a quie­nes se les de­be co­men­zar a edu­car so­bre la for­ma en la que de­ben ali­men­tar­se.

“La idea es par­tir de los ni­ños pe­que­ños. Den­tro del pro­gra­ma Chi­le Cre­ce Con­ti­go, se ha­ce én­fa­sis en la edu­ca­ción pa­ra evi­tar la obe­si­dad infantil, por­que cuan­do un ni­ño se ha­ce obe­so en la in­fan­cia tie­ne al­tas po­si­bi­li­da­des de ser un adul­to obe­so y ha­cer­se dia­bé­ti­co en el fu­tu­ro”. Re­cor­dó que dos de ca­da tres per­so­nas tie­nen al­gún gra­do de ex­ce­so de pe­so y esas son las per­so­nas que es­tán en ries­go, por lo que acon­se­ja ha­cer exá­me­nes anua­les de me­di­ci­na pre­ven­ti­va en cual­quier con­sul­to­rio, pa­ra tra­tar de diag­nos­ti­car de for­ma tem­pra­na la en­fer­me­dad y co­lo­car­le un freno. Por otro la­do, di­jo que se es­tán ha­cien­do cam­pa­ñas pa­ra evi­tar el con­su­mo ex­ce­si­vo de pan y co­mi­das hi­per ca­ló­ri­cas “que la­men­ta­ble­men­te son pro­duc­tos que no le ha­cen bien a la ma­yo­ría de la po­bla­ción”.

“Chi­le ha pa­sa­do a ser el se­gun­do país en el mun­do que más pan con­su­me y eso es­tá muy ma­lo, yo creo que lo que hay que in­cor­po­rar en la ca­be­za de la gen­te que en la tar­de, cuan­do lle­ga des­pués del tra­ba­jo a su ca­sa en vez de to­mar on­ce de­bie­ra co­mer un pla­to de co­mi­da, cen­tra­do en ver­du­ra y al­go de pro­teí­nas, eso evi­ta­ría co­mer el pan de la tar­de que con el can­san­cio de to­do el día y al acos­tar­se esos hi­dra­tos de car­bono y ca­lo­rías se asi­mi­lan con to­da cal­ma y tran­qui­li­dad por el or­ga­nis­mo, por lo que lo pri­me­ro es acon­se­jar a la gen­te que se de­be de­jar el pan de la tar­de pa­ra los fi­nes de se­ma­na. Con res­pec­to al desa­yuno, tam­po­co es obli­ga­ción que sea to­dos los días con pan, pue­de ser día por me­dio un yo­gurt con fru­tas, una le­che con fru­tas o con ave­na, es­tos pro­duc­tos tie­nen ba­jas ca­lo­rías y me­nos hi­dra­tos de car­bono, evi­tan­do que den­tro del or­ga­nis­mo se con­vier­tan en glu­co­sa, ade­más que es in­dis­pen­sa­ble rea­li­zar ejer­ci­cio al me­nos me­dia ho­ra a día”, fi­na­li­zó la dia­be­tó­lo­ga.

Una de las re­co­men­da­cio­nes es evi­tar el pan en las tar­des. Ve­ró­ni­ca Mu­ji­ca Es­cu­de­ro, dia­be­tó­lo­ga del Hos­pi­tal Re­gio­nal de Tal­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.