Ca­rol Bown: el desafío de la sub­se­cre­ta­ria de la Ni­ñez

Ellas (Chile) - - Portada -

Ca­rol Bown Se­púl­ve­da

Sub­se­cre­ta­ria de la Ni­ñez Ma­dre de tres hi­jos (4, 3 y 1 año) Ca­sa­da

Abo­ga­da Ma­gis­ter en Po­li­ti­cas Pu­bli­cas

¿Des­de cuán­do ini­cia en su ca­rre­ra el tra­ba­jo con los ni­ños?

“Ini­cié mi ca­rre­ra prin­ci­pal­men­te en mu­ni­ci­pios, lo que es muy re­le­van­te, por­que uno tie­ne el con­tac­to di­rec­to con la gen­te, se sa­be có­mo fun­cio­na la ins­ti­tu­cio­na­li­dad lo­cal y el tra­ba­jo di­rec­to con las per­so­nas. Lue­go, fui sub­se­cre­ta­ria de Ca­ra­bi­ne­ros y des­pués me fui al Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial y em­pe­cé a tra­ba­jar es­pe­cí­fi­ca­men­te con pro­gra­mas de la in­fan­cia”.

¿Lo­gra que, tan­to sus fun­cio­nes la­bo­ra­les co­mo las res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res, se aco­plen bien?

“Es un desafío en el que la tec­no­lo­gía ayu­da, ten­go múl­ti­ples apli­ca­cio­nes que me ayu­dan a ir al su­per­mer­ca­do, a ubi­car a una per­so­na que me ayu­de con la la­van­de­ría y ten­go una bue­na red de apo­yo con mi ma­má, con mi sue­gra y con mi ma­ri­do, que es fun­da­men­tal. Si mi ma­ri­do no pu­die­ra apo­yar­me en es­to, en es­tar con los ni­ños, en en­car­gar­se tam­bién de co­sas que son de res­pon­sa­bi­li­dad co­mún, no pu­die­se ha­cer­lo”.

¿Cree que el Es­ta­do es­tá apo­yan­do a las ma­dres pa­ra que pue­dan in­cor­po­rar­se al tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do?

“Pa­ra que una ma­dre pue­da tra­ba­jar y sa­car su fa­mi­lia ade­lan­te ne­ce­si­ta una red de apo­yo y si esa red no pue­de en­tre­gár­se­la su fa­mi­lia, te­ne­mos que ayu­dar­la tra­vés del Es­ta­do, ne­ce­si­ta­mos ge­ne­rar esa red de apo­yo pa­ra to­das las mu­je­res a lo lar­go de Chi­le”.

¿Có­mo cam­bia la for­ma de criar a sus hi­jos al tra­ba­jar con ni­ños?

“Me po­ne desafíos tam­bién, por­que yo ha­blo to­do el día de los de­re­chos de los ni­ños, de la crian­za po­si­ti­va, de tra­tar­los bien, de ser ama­ble y yo cuan­do lle­go a la ca­sa cansada y mis hi­jos no quie­ren co­mer y es­toy cons­cien­te de que cuan­do les doy de co­mer no de­bo ame­na­zar­los, sino que de­bo to­mar­lo des­de el pun­to po­si­ti­vo y ser ca­ri­ño­sa, es evi­den­te­men­te un desafío. Mu­chas ve­ces voy a lu­ga­res don­de prác­ti­ca­men­te doy char­las de có­mo de­be­mos tra­tar­los y lle­go a mi ca­sa y de­bo apli­car­lo. Ten­go dos pul­se­ras, una que di­ce ‘los ni­ños pri­me­ro’ y otra que di­ce ‘de­je­mos que los ni­ños si­gan sien­do ni­ños’, y eso tie­ne que ver con la crian­za con ter­nu­ra. En­ton­ces, ten­go dos desafíos, uno de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca y uno de la ca­sa”.

Mu­jer en la po­lí­ti­ca y mu­jer en car­gos im­por­tan­tes ¿qué opi­na?

“Pa­ra mi creo que es im­por­tan­te, creo que hay que in­cen­ti­var y mo­ti­var a la mu­jer pa­ra que es­te­mos en po­lí­ti­ca, pe­ro, es­pe­ro es­tar siem­pre en cual­quier car­go po­lí­ti­co por mis mé­ri­tos y no so­lo por ser mu­jer. Creo que yo lo pue­do ha­cer tan bien o me­jor que un hom­bre y no quie­ro es­tar en un car­go por cuo­ta, sino por­que soy la me­jor pre­pa­ra­da pa­ra el car­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.