El va­lor del “no te­ner”

Ellas (Chile) - - Perfil - Dr. Da­niel K. Hall-Fla­vin (*)

“NO TE­NER” es más cer­cano a la fe­li­ci­dad que “EL TE­NER”, se re­la­cio­nan me­jo­res esas dos pa­la­bras “FE­LI­CI­DAD-NO TE­NER”. Las deu­das, com­pras, pa­gos, ne­ce­si­da­des, ven­tas, com­pro­mi­sos, son ima­nes pa­ra pro­ble­mas, preo­cu­pa­cio­nes, obli­ga­cio­nes, es­cla­vi­tu­des, pos­ter­ga­cio­nes y pa­ra ser fe­liz se ne­ce­si­ta paz, bas­tar­se, vi­vir, des­po­jar­se, mi­rar, de­te­ner­se, mú­si­ca, ri­sas, tiem­po, sue­ños, na­tu­ra­le­za. No se tra­ta del ex­tre­mo, sino lo su­fi­cien­te pa­ra no crear­se ne­ce­si­da­des de com­pra y ven­ta per­ma­nen­te, pa­ra que no me so­bre, pa­ra que no an­he­le, pa­ra no dis­cu­tir, pa­ra va­lo­rar to­do, pa­ra no pro­vo­car, pa­ra no pa­sar por la vi­da pen­dien­te de lo ma­te­rial, de lo su­per­fi­cial y que­dar siem­pre con esa sen­sa­ción de per­der­lo, de ga­nar­lo, de bo­tar­lo, esa sen­sa­ción de su­pe­rio­ri­dad o de sen­ti­mien­tos de egoís­mo. “Si doy, me due­le, me en­vi­dian, nun­ca se­rá su­fi­cien­te y si no doy, soy ma­lo, egoís­ta, ri­co po­bre o po­bre ri­co, ¿Qué el di­ne­ro com­pra la fe­li­ci­dad? To­dos quie­nes me leen es­ta­rán afir­man­do: ¡Ob­via­men­te que es así!

Cuan­do lo tie­nes to­do, sien­tes un va­cío, pa­gas si­có­lo­go, mé­di­co, te­ra­pias, jui­cios, bus­cas al­ter­na­ti­vas, lle­gas de un via­je y co­mien­zas a pla­ni­fi­car el otro, en­cuen­tras que la jo­ya del otro es pre­cio­sa, que el au­to del otro es el me­jor, que la ca­sa del otro es la me­jor y tu vi­da co­mien­za a gi­rar en pla­ni­fi­car co­mo echar an­dar la má­qui­na pa­ra ha­cer más di­ne­ro, pier­des el nor­te del ver­da­de­ro bie­nes­tar de la vi­da, ese equi­li­brio de sa­ni­dad men­tal y fí­si­co, esa paz in­te­rior sin tiem­pos con­tro­la­dos.

¿Qué es lo in­dis­pen­sa­ble pa­ra vi­vir? Creo que no es tan­to, ni es tan po­co, es prio­ri­zar la sa­tis­fac­ción de es­tar vi­vo, es­to no es poe­sía, es te­ner lo jus­to co­mo pa­ra ex­pe­ri­men­tar ale­gría por lo ex­tra­or­di­na­rio que te lle­gue a la vi­da, es po­der go­zar co­mer un pas­tel, go­zar re­ci­bir un suel­do, go­zar te­ner un re­ga­lo, go­zar en­trar a un es­pec­tácu­lo, go­zar la com­pa­ñía de ami­gos, go­zar la opor­tu­ni­dad, des­de el NO TE­NER se pue­de sa­bo­rear me­jor la vi­da, des­de el NO TE­NER el cuer­po y la men­te pro­du­ce de­fen­sas pa­ra vi­vir, no de­be­mos sa­cri­fi­car el tiem­po pa­ra la fa­mi­lia y el tiem­po pa­ra los ami­gos por la ob­ten­ción de más di­ne­ro, eso lo com­pren­des cuan­do te de­tie­nes a mi­rar tu pro­pia vi­da lo­ca, lle­na de preo­cu­pa­cio­nes y to­das re­la­cio­na­das con gas­tos, deu­das, pa­gos y pa­gos, cuan­do te pre­gun­tas res­pec­to a tu pro­pia vi­da, al tiem­po de vi­da, al có­mo vi­ves y que qui­sie­ras en la vi­da.

¿Aca­so no se­ría la FE­LI­CI­DAD PU­RA ca­mi­nar, mi­rar el pai­sa­je, te­ner fru­ta pan, agua y sen­tar­te, co­mer en un pic­nic, fi­jar­te en la res­pi­ra­ción, es­cu­char mú­si­ca, en vez de pa­sar a un res­tau­ran­te y crear­te la ne­ce­si­dad del tra­go, del pos­tre, del bu­lli­cio, de la ro­pa? ¿Aca­so no se­ría PU­RA FE­LI­CI­DAD to­mar un bus a las 10 de la no­che ha­cia el Sur de nues­tro país y lle­gar al otro día, des­pués de ha­ber dor­mi­do, to­ma­do un ca­fé y lue­go ca­mi­nar y ca­mi­nar, res­pi­rar, com­prar lo jus­to pa­ra ali­men­tar­se y dor­mir don­de la no­che te pi­lló, ele­gir una pen­sión ca­se­ra que te ha­ga in­ter­ac­tuar con los ha­bi­tan­tes del lu­gar y es­cu­char sus his­to­rias de vi­da, en vez de lle­var ese ho­tel re­ser­va­do y es­tre­sar­te con­du­cien­do?

El va­lor DEL NO TE­NER es que lo mí­ni­mo que te lle­ga lo sien­tes tan pro­pio, con tan­ta per­te­nen­cia que lo ate­so­ras más, gas­tar y gas­tar di­ne­ro en no­so­tros mis­mos no au­men­ta la fe­li­ci­dad co­mo se di­ce, ir de pe­lu­que­ría en pe­lu­que­ría no au­men­ta la fe­li­ci­dad, el au­to nue­vo tam­po­co, si­gues la vi­da creán­do­te otras preo­cu­pa­cio­nes y obli­ga­cio­nes amar­gas, pe­ro di­cen que un po­co de so­li­da­ri­dad, un des­po­jar­te de al­go pa­ra dar­lo a al­guien ne­ce­si­ta­do, sí lo­gra ha­cer­te sen­tir bien por ins­tan­tes, te ha­ce ser me­jor. NUN­CA va­yas de com­pra pa­ra sen­tir­te me­jor por­que el en­deu­da­mien­to te ha­ce sen­tir cul­pa­bles des­pués, en cam­bio pe­que­ñas lo­cu­ras sim­ples sin gas­tar di­ne­ro, op­tar por lo más aus­te­ro, te ha­ce re­cor­dar pa­ra siem­pre esos ins­tan­tes co­mo lo más pa­re­ci­do a mo­men­tos fe­li­ces.

“Si me so­bra y me sa­cie, pue­do re­ne­gar has­ta de mí y los míos, y si me fal­ta po­dría ro­bar­le, ofen­der y en­vi­diar a ti y a los tu­yos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.