El im­pul­se de un di­rec­tor pa­ra ha­cer tea­tro con mu­je­res de San Cle­men­te

Un Vals un Pa­raí­so, La Re­mo­lien­da y Tres Ma­rías y una Ro­sa, han si­do obras que han lle­na­do el Tea­tro Mu­ni­ci­pal de San Cle­men­te. El gran plus de to­das ellas es que es­tán pro­ta­go­ni­za­das por mu­je­res ha­bi­tan­tes de la co­mu­na.

Ellas (Chile) - - Portada - Jac­que­li­ne Per­do­mo Yan­se

Es­tu­diar ac­tua­ción en San­tia­go de Chi­le, pa­ra lue­go re­co­rrer va­rias par­tes del mun­do apren­dien­do y ga­nan­do ex­pe­rien­cia que le per­mi­tie­ron te­ner una vi­sión am­plia del tea­tro, lo­gra­ron que es­te enamo­ra­do de las ar­tes es­cé­ni­cas se ra­di­ca­ra en la co­mu­na de San Cle­men­te pa­ra que, me­dian­te su di­rec­ción y acom­pa­ña­mien­to, mu­chas mu­je­res die­ran rien­da suel­ta a la ac­triz que lle­va­ban den­tro. Ja­vier Ro­jas Ver­ga­ra es­tu­dió ac­tua­ción en la Es­cue­la de Ar­te Dra­má­ti­co en San­tia­go de Chi­le y tra­ba­jó en al­gu­nas com­pa­ñías de tea­tro en San­tia­go. So­bre esa ex­pe­rien­cia, nos co­men­ta: “Me ha ido re­la­ti­va­men­te bien, he si­do muy fe­liz ha­cien­do lo que ha­go, me gus­ta mu­cho el tea­tro. En Eu­ro­pa, tu­ve la po­si­bi­li­dad de ha­cer di­rec­ción y ac­tua­ción. Es­tu­ve en Ve­ne­zue­la, Ma­drid y en Egip­to, en el fes­ti­val de nue­vas ten­den­cias, nos ga­na­mos un pre­mio co­mo la me­jor obra. ¡Soy po­bre pe­ro fe­liz con lo que he po­di­do con­tri­buir a la re­gión y a las par­tes del mun­do don­de he es­ta­do! Ca­rac­te­ri­za­do por re­vo­lu­cio­nar el tea­tro en la co­mu­na de San Cle­men­te, nos ex­pli­ca có­mo fue­ron sus ini­cios. “Me vi­ne a la Re­gión del Mau­le y ca­si por coin­ci­den­cia co­men­za­mos a tra­ba­jar con un gru­po de mu­je­res que es­ta­ban pro­te­gi­das por una agru­pa­ción que se de­di­ca­ba a pro­mo­ver los de­re­chos de la mu­jer. En esa pers­pec­ti­va co­men­za­mos a tra­ba­jar y nos co­men­zó a ir bien y la gen­te se en­tu­sias­mó. Tu­vi­mos va­rias pre­sen­ta­cio­nes en la re­gión, en tiem­pos cuan­do ape­nas es­ta­ba vol­vien­do la de­mo­cra­cia e hi­ci­mos una pre­sen­ta­ción y nos fue muy bien”.

Pro­si­gue con­tan­do que “de allí co­men­zó la idea de po­der crear una obra de tea­tro don­de na­ció ‘Un Vals un Pa­raí­so’. Con esa obra que­ría­mos reivin­di­car el rol de la mu­jer y, a tra­vés de esa pers­pec­ti­va, sen­si­bi­li­zar y co­rrer un po­co el vi­si­llo de la cor­ti­na, pa­ra que la gen­te pue­da res­pi­rar me­jor y vi­vir más li­bre­men­te. Con un gru­po de mu­je­res de es­ta co­mu­na, unas due­ñas de ca­sa, otras pro­fe­sio­na­les, em­pe­za­mos a tra­ba­jar una crea­ción co­lec­ti­va, que re­sul­to des­pués de un año, por­que era gen­te que nun­ca ha­bía vis­to ni ha­bía he­cho tea­tro. La dra­ma­tur­gia la hi­ce yo, tra­ba­ja­mos en to­das las con­di­cio­nes que cual­quier ac­triz pro­fe­sio­nal qui­sie­ra te­ner pa­ra tra­ba­jar y sa­lió al­go muy bo­ni­to, y es­tas mu­je­res em­pe­za­ron a em­po­de­rar­se de ellas mis­mas. El tea­tro es un en­cuen­tro con­si­go mis­mo, es un es­pa­cio de li­ber­tad, sin dog­mas, el tea­tro se hi­zo pe­que­ño, te­nía­mos mu­chas fun­cio­nes y em­pe­za­mos a ir a otras par­tes de las re­gio­nes”. Re­fi­rién­do­se a esa pri­me­ra obra que lo lle­nó de sa­tis­fac­ción ex­pli­ca que “ha si­do una ex­pe­rien­cia pre­cio­sa”, pe­ro que so­lo la han he­cho dos ve­ces “por lo cos­to­sa”. “¡Las au­to­ri­da­des no po­dían creer! Con el re­cur­so del Fon­dart lo pu­di­mos ha­cer y lo más im­por­tan­te es que la gen­te cuan­do iba a la ver­du­le­ría, o a la pa­na­de­ría, se en­con­tra­ba a las mu­je­res que par­ti­ci­pa­ron en la obra y de­cían: ¡son mu­je­res de San Cle­men­te!”, ex­pre­só el di­rec­tor de tea­tro. “El tea­tro es un es­pa­cio mag­ni­fi­co, in­con­men­su­ra­ble, que no tie­ne lí­mi­tes, no tie­ne dog­mas. Ellas ha­bían es­ta­do tra­ba­jan­do en ex­pre­sión cor­po­ral con te­mas de Vio­le­ta Pa­rra y Ga­brie­la Mis­tral, y ellas mis­mas co­men­za­ron a pe­dir ha­cer tea­tro. Em­pe­za­mos a tra­ba­jar las voces, el mo­vi­mien­to, la im­pro­vi­sa­ción y yo les de­cía que el tea­tro es una téc­ni­ca que cual­quier per­so­na pue­de ha­cer si se es­pe­ra, si tra­ba­ja, si le po­ne em­pe­ño. Ellas pu­die­ron ha­cer­lo, apro­piar­se de per­so­na­je, vi­vir el per­so­na­je. El tea­tro tie­ne un in­gre­dien­te má­gi­co que es la poe­sía, que te apo­de­ra, que te ha­ce creer en ti, que te po­ten­cia, que te di­ce sí… ¡es­toy aquí, yo val­go! Em­pe­za­mos a tra­ba­jar, tra­ba­jar, y tra­ba­jar con mu­cho sa­cri­fi­cio, pe­ro lo lo­gra­mos”, afir­mó.

Más obras co­men­za­ron a ron­dar su crea­ti­vi­dad, su­man­do a su ha­ber dos más. “Lue­go vie­ne otra obra que es la re­mo­lien­da, un clá­si­co chi­leno, don­de nos fue es­pec­ta­cu­lar y lue­go vie­ne la obra ‘Tres Ma­rías y una Ro­sa’, que tra­ta so­bre cua­tro mu­je­res que se su­mer­gen en el mun­do de las po­bla­cio­nes de San­tia­go de Chi­le y ha­blan de la pro­ble­má­ti­ca in­te­gral de la mu­jer, en la pers­pec­ti­va de la po­bre­za. Ha­blan y le dan un men­sa­je a la mu­jer, de su va­lor de la mu­jer, de lo que pa­sa cuan­do un país que­da en os­cu­ri­dad, cuan­do los ma­ri­dos se van del país, co­mo crían a los hi­jos co­mo vi­ven”. Co­men­tó que es­ta obra fue re­es­tre­na­da ha­ce po­co con un lleno to­tal.

“La gen­te nos di­ce que aún no di­men­sio­na­mos lo im­por­tan­te que es pa­ra la co­mu­ni­dad que las mu­je­res em­pe­za­ran a ha­cer co­sas y, en ese sen­ti­do, creo que he­mos po­di­do co­la­bo­rar apor­tan­do un gra­ni­to de are­na, abrien­do los te­lo­nes del al­ma de la mu­jer san cle­men­ti­na, a cap­tar la to­le­ran­cia, el res­pe­to la in­clu­sión, el va­lor del gé­ne­ro y yo creo que des­de ha­ce un tiem­po en Chi­le se em­pie­za a vi­vir es­te pro­ce­so que no­so­tros em­pe­za­mos a vi­vir ha­ce 23 años. Los pro­ce­sos nun­ca son de un día pa­ra otro y en­tre más tiem­po se de­mo­ran pa­re­cen que son me­jo­res”, agre­ga. So­bre el em­po­de­ra­mien­to que es­tá te­nien­do la mu­jer en Chi­le ac­tual­men­te, di­ce ya ha­ber­lo vis­to a tra­vés de la in­ter­pre­ta­ción ar­tís­ti­ca de mu­chas mu­je­res ha­ce mu­chí­si­mos años cuan­do en nin­gu­na par­te se ha­bla­ba del te­ma. “Es­pe­ro que es­ta po­si­ción que es­tá vi­vien­do Chi­le, don­de las mu­je­res han es­ta­do de­man­dan­do sus de­re­chos tan­to en La­ti­noa­mé­ri­ca co­mo en el mun­do, per­ma­nez­can pa­ra siem­pre pa­ra bien de las mu­je­res”, fi­na­li­zó el di­rec­tor de tea­tro.

“Tres Ma­rías y una Ro­sa” tra­ta so­bre cua­tro mu­je­res que se su­mer­gen en el mun­do de las po­bla­cio­nes de San­tia­go de Chi­le. “¡Soy po­bre pe­ro fe­liz con lo que he po­di­do con­tri­buir a la re­gión!”, ex­pre­só el di­rec­tor de la com­pa­ñía.

Ellas pu­die­ron ha­cer­lo, apro­piar­se de per­so­na­je, vi­vir el per­so­na­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.