La de­cen­cia an­te to­do

Ellas (Chile) - - Agenda - Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

La de­cen­cia es un con­cep­to que reúne va­rios va­lo­res del ser hu­mano co­mo, la ho­nes­ti­dad, el com­por­ta­mien­to, el re­ca­to y por so­bre to­do la dig­ni­dad fren­te a la vi­da, a lo que se di­ce y lo que se ha­ce. Ge­ne­ral­men­te lo re­la­cio­na­mos con el des­ca­ro, con el ex­hi­bi­cio­nis­mo de mos­trar su cuer­po, con ac­ce­der o no ac­ce­der a re­la­cio­nes pa­ra­le­las, con la ves­ti­men­ta, con el or­gu­llo, con pe­dir, con acep­tar se­xo a cam­bio de fa­vo­res, con true­ques que tie­nen que ver con el cuer­po y con la dig­ni­dad.

Sin du­da que el va­lor de la de­cen­cia se en­se­ña des­de el ni­do con el ejem­plo de vi­da, co­mo te ven ac­tuar, ves­tir­te, con­ver­sar, con ges­tos de tus pa­dres, es una pa­la­bra ma­no­sea­da, se uti­li­za co­mo pa­ra dar­se sta­tus o es­tar por so­bre el otro en­ca­si­llán­do­se co­mo en un gru­po es­pe­cial, “Los de­cen­tes e in­de­cen­tes”. Nues­tra so­cie­dad tie­ne la obli­ga­ción de in­cul­car­les a los ni­ños des­de muy tem­pra­na edad, con­cep­tos co­mo LA DE­CEN­CIA en tér­mi­nos de va­lor que ayu­da al cui­da­do de su pro­pio cuer­po, de su pro­pio len­gua­je y com­por­ta­mien­to pa­ra una vi­da men­tal y sí­qui­ca sa­na en su adul­tez, no ne­ce­sa­ria­men­te des­de el “NO”, des­de la re­pre­sión, sino des­de el “de­ber ser y ha­cer”, pa­ra la ca­li­dad de per­so­na en for­ma­ción.

De­be­mos te­ner cui­da­do con la ca­li­fi­ca­ción de per­so­nas “De­cen­tes e In­de­cen­tes”, por­que exis­ten he­chos o com­por­ta­mien­tos que de­pen­den del con­tex­to en que se pro­du­cen: ro­bar es ma­lo, pe­ro le da­mos otro jui­cio va­ló­ri­co a quién ro­ba to­man­do lo ajeno por da­ñar, por co­di­cia o to­mar al­go ajeno cir­cuns­tan­cial­men­te por ne­ce­si­dad de co­mer, de re­me­dios, ro­bar siem­pre se­rá ma­lo, pe­ro ac­tua­mos com­pa­si­va­men­te con uno y muy cas­ti­ga­do­res con el otro.

La de­cen­cia o la no de­cen­cia la uti­li­za­mos co­mo un ca­li­fi­ca­ti­vo pa­ra he­rir o pa­ra enal­te­cer a un ser hu­mano, la de­cen­cia es la dig­ni­dad que no se ne­go­cia, que ha­ce fren­te con bue­nas ac­cio­nes, con bue­nas pa­la­bras, con bue­na pre­sen­ta­ción, a la vi­da mis­ma, la de­cen­cia es dig­ni­dad de vi­vir, es la ar­mo­nía y be­lle­za que uno le da a la vi­da, na­die es más o me­nos de­cen­te se­gún el tra­ba­jo que desem­pe­ñes, na­die es más ni me­nos de­cen­te se­gún la con­di­ción so­cio eco­nó­mi­co en que te ubi­ques, na­die es más ni me­nos de­cen­te cuan­do de­fien­des tus prin­ci­pios y tus de­re­chos, cuan­do dis­cu­tes y man­tie­nes tu or­gu­llo bueno in­ta­cha­ble, el pun­to es có­mo de­fien­des, cuá­les son tus ar­mas, tus pa­la­bras, tus ac­tos. Eres de­cen­te cuan­do ac­túas con cau­te­la, cuan­do res­pe­tas al otro, cuan­do sa­bes el sig­ni­fi­ca­do de lo pri­va­do, de lo pú­bli­co, de lo ín­ti­mo, de la éti­ca, del cui­da­do y la pro­tec­ción a to­do ser hu­mano co­men­zan­do por ti mis­mo, eres de­cen­te cuan­do vi­ves con dig­ni­dad y no te rin­des a vi­vir­la así, cuan­do tie­nes fuer­za in­te­rior y con esa fuer­za pro­pia te cons­tru­yes tu fu­tu­ro sin pi­so­tear a otro, eres de­cen­te tam­bién cuan­do no sa­cri­fi­cas tu amor pro­pio por el di­ne­ro, por el so­me­ti­mien­to, cuan­do pri­ma la dig­ni­dad, cuan­do ha­ces la re­ti­ra­da a tiem­po de to­do lo in­de­cen­te, de to­do lo po­co digno y de­cen­cia es por so­bre to­do y an­te to­do, no cul­par al amor, ni a la po­bre­za, ni a la hu­mil­dad, ni a las opor­tu­ni­da­des de vi­da, ni a lo so­cial, ni a lo po­lí­ti­ca, ni a los ami­gos, ni a las cir­cuns­tan­cias de un “SER IN­DE­CEN­TE”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.