Una es­pe­ran­za­do­ra his­to­ria de la mu­jer que en­con­tró el amor en me­dio de una gra­ve en­fer­me­dad

Es­ta mu­jer, ma­dre de cin­co hi­jos, su­frió un re­vés en su vi­da cuan­do le diag­nos­ti­ca­ron un cán­cer. En me­dio de su pe­rio­do de tra­ta­mien­to, en un bus co­no­ció a quien por 15 años le ha en­tre­ga­do amor, el mis­mo que le ha ser­vi­do pa­ra su­pe­rar su do­len­cia.

Ellas (Chile) - - Portada - Jac­que­li­ne Per­do­mo Yan­se

Pa­sar por to­do lo que le ha to­ca­do es una du­ra ex­pe­rien­cia. ¿Por qué de­ci­de com­par­tir su his­to­ria con los lec­to­res de Ellas?

“Doy tes­ti­mo­nio de mi vi­da, pa­ra com­par­tir mi ex­pe­rien­cia y po­der­les de­mos­trar que en es­ta vi­da to­do se pue­de su­pe­rar”. ¿Des­de qué eta­pa de su vi­da ini­cia su his­to­ria? “Sien­do muy jo­ven­ci­ta me ca­sé, una ma­ne­ra de ase­gu­rar mi futuro su­pues­ta­men­te. Na­ció mi pri­mer hi­jo, se­gui­do uno tras otro, a los 24 años te­nía cua­tro hi­jos, des­pués a los 39 tu­ve mi quin­ta hi­ja. Al ver­me lle­na de hi­jos, com­pren­dí que no me que­da­ba otra al­ter­na­ti­va que lu­char y tra­ba­jar pa­ra sa­car ade­lan­te a mi fa­mi­lia. Es­to hi­zo que me ol­vi­da­ra de mi per­so­na, de­ján­do­la en se­gun­do plano, de­di­cán­do­me a edu­car a mis hi­jos has­ta que fue­ron pro­fe­sio­na­les, y se­guir tra­ba­jan­do por la me­nor que re­cién co­men­za­ba su edu­ca­ción”. ¿Có­mo se en­te­ra que tie­ne cán­cer? “En el año 2004. Ya en ese en­ton­ces te­nía una aca­de­mia de pe­lu­que­ría y ca­da día to­do fun­cio­na­ba me­jor, cuan­do de re­pen­te, a mi cuer­po can­sa­do, le lle­gó la co­bran­za. Em­pe­cé a sen­tir al­go ex­tra­ño en mi hombro iz­quier­do, se­gui­do de mu­chos ma­les­ta­res. Fui al mé­di­co aquí en Talca, quien me de­ri­vó a es­pe­cia­lis­tas en Santiago y des­pués de pa­sar por va­rios mé­di­cos y mu­chos exá­me­nes, se lle­gó a la con­clu­sión que ha­bía que ope­rar. El re­sul­ta­do de la ope­ra­ción fue la­pi­da­rio, por­que el tu­mor era un sar­co­ma de par­tes blan­das. Uno de los cán­ce­res más agre­si­vos.

Em­pe­zó to­do el pro­ce­so, ope­ra­ción, ra­dia­ción has­ta lle­gar a la qui­mio­te­ra­pia. To­do lo pa­sé y to­do lo so­por­té con la ayu­da de Dios, con mi fe, y con los doc­to­res apro­pia­dos y con el tra­ba­jo de mis hi­jos”. ¿Qué pa­só en su vi­da fa­mi­liar, en su en­torno, cuan­do se en­te­ra­ron de su en­fer­me­dad? “Di­fí­cil es li­diar con es­ta en­fer­me­dad, pe­ro me pro­pu­se dar­le la pe­lea des­de un prin­ci­pio. Mis hi­jos y mis ami­gas llo­ra­ban, por­que el diag­nós­ti­co era fa­tal. Pe­ro yo les de­cía: ¡no llo­ren, por­que no me pue­do mo­rir sin co­no­cer el amor de mi vi­da! Ya que to­dos co­no­cían lo di­fí­cil que ha­bía si­do mi vi­da con el pa­dre de mis hi­jos”. ¿Qué su­ce­día en su vi­da per­so­nal en ese mo­men­to? “Con to­do el pro­ce­so de la en­fer­me­dad y el tra­ta­mien­to, eran ne­ce­sa­rio re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra po­der pa­gar los gas­tos. Pa­ra ese mo­men­to, ya mi re­la­ción con quien ha­bía si­do mi es­po­so es­ta­ba ter­mi­na­da des­de ha­cía años. El pun­to fi­nal lo pu­so el he­cho de ne­gar­se a ven­der la ca­sa pa­ra te­ner el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra el tra­ta­mien­to que con­sis­tía en seis ci­clos de qui­mio­te­ra­pia, de los cua­les me co­lo­ca­ron cua­tro y me die­ron un des­can­so de tres me­ses”. ¿Nos ha­bla de co­no­cer al amor de su vi­da? “Pen­sar en el amor en ese mo­men­to era im­po­si­ble en las con­di­cio­nes que me en­con­tra­ba, pe­ro su­ce­dió lo si­guien­te: Via­jé ha­cia An­to­fa­gas­ta, don­de tam­bién se en­con­tra­ba mi pe­que­ña hi­ja, te­nían to­do pre­pa­ra­do pa­ra mi lle­ga­da, un dor­mi­to­rio fren­te al mar, el cual me ayu­dó a cal­mar mi pe­na y pre­pa­rar­me pa­ra lo que ve­nía, ya que se­gún los pro­nós­ti­cos mé­di­cos, si to­do sa­lía bien ten­dría ca­li­dad de vi­da por dos años, si los pa­sa­ba lle­ga­ría a cin­co y de allí po­der de­cir que lo ha­bía su­pe­ra­do. Pa­sa­ron los tres me­ses tan rá­pi­do y ca­da día me sen­tía me­jor, por lo tan­to, no que­ría re­gre­sar a Santiago, me­nos a lo que me es­pe­ra­ba las si­guien­tes se­sio­nes. Mis hi­jas acá en Talca, me lla­ma­ban pa­ra que re­gre­sa­ra al pri­mer con­trol. Un día lle­ga mi hi­jo y me di­ce: ¡ma­mi­ta le sa­qué el pa­sa­je, pa­ra el día

3 de ma­yo a las 5:30

ho­ras! Por lo que no me que­dó otra al­ter­na­ti­va que pre­pa­rar la ma­le­ta y por esas co­sas de la vi­da, y sin ex­pli­ca­ción, guar­de el 80% de mis co­sas, co­mo si no fue­ra a re­gre­sar.

Lle­ga­mos atra­sa­dos al ter­mi­nal, tu­vi­mos que al­can­zar rá­pi­da­men­te por la ca­rre­te­ra al bus. To­do su­ce­dió tan apu­ra­do, que no tu­ve tiem­po ni de com­prar, be­bi­da ni na­da pa­ra mi via­je. Le pre­gun­té al au­xi­liar cuál era el asien­to que me co­rres­pon­día y él me di­ce que era el asien­to 13. Pa­ra mí, el nú­me­ro que me trae mu­cha suer­te”. ¡Has­ta aho­ra no nos di­ce có­mo es que co­no­ce a su amor! ¿Qué su­ce­de des­pués? “Cuan­do lle­go a mi pues­to asig­na­do acier­to a mi­rar y veo a un hom­bre en el asien­to del la­do. Era un ca­ba­lle­ro al­to, del­ga­do, de edad ma­yor, se aco­mo­dó rá­pi­da­men­te, pa­ra que me pu­die­ra ins­ta­lar. Lo mi­ré y pen­sé: ¡sim­pá­ti­co el vie­ji­to!

Era tiem­po de in­vierno y por mi tra­ta­mien­to no me po­día res­friar, iba muy abri­ga­da, con mi ca­be­za cu­bier­ta con un tur­ban­te, ya que ha­cía po­co co­men­za­ba a sa­lir el ca­be­llo, lo que se evi­den­cia­ba que es­ta­ba con tra­ta­mien­to de cán­cer. Muy aten­to y con una ca­ba­lle­ro­si­dad a flor de piel, me di­ce: ‘sá­que­se la chaqueta por­que le va a dar ca­lor, aco­mó­de­se con mi co­jín, es­ta es mi man­ta tam­bién’. Al ins­ta­lar­me, él le di­ce al aco­mo­da­dor: ¡la se­ño­ra quie­re be­bi­da!, in­di­cán­do­le es­te chi­co que no te­nían pe­ro que po­día ser un té, y así mu­chas co­sas más le pi­dió”. ¿Có­mo se sin­tió en ese mo­men­to? “Me que­dé muy sor­pren­di­da con su pro­ce­der por­que es­ta­ba muy po­co acos­tum­bra­da a las aten­cio­nes. Me dio con­fian­za pa­ra con­ver­sar y con­ver­sa­mos sin pa­rar has­ta co­mo las tres de la ma­dru­ga­da. Al ama­ne­cer del nue­vo día, co­men­za­ron a dar el desa­yuno, allí me doy cuen­ta que el ce­lu­lar no te­nía car­ga y mi com­pa­ñe­ro de via­je me di­ce: ‘¡Ocu­pe el mío!’ Así lo hi­ce y lla­mé a mis hi­jos quie­nes al ver el nú­me­ro ex­tra­ño me pre­gun­ta­ron: ‘¿es­te te­lé­fono de quién es?’ Y les res­pon­dí de un com­pa­ñe­ro de via­je. ¡Su­pues­ta­men­te se­ria eso, se su­po­nía que no lo vol­ve­ría a ver!

En ese mo­men­to me lla­ma mi hi­ja y me di­ce: ‘¡ma­mi­ta no la pue­do ir a bus­car, por­que ten­go que ir a la uni­ver­si­dad, pe­ro de­je la ma­le­ta en la cus­to­dia, des­pués la sa­ca­mos!’ Mi aten­to com­pa­ñe­ro, es­cu­chan­do la con­ver­sa­ción, me di­ce: ‘¿quie­re que la va­ya a de­jar?’ Muy sor­pren­di­da le res­pon­dí: ‘¿ver­dad iría?’ Fue así co­mo lle­ga­mos a la ca­sa don­de es­ta­ban dos de mis her­ma­nas y una so­bri­na. Allí pen­sé que lo me­nos que pue­do ha­cer es ofre­cer­le una ta­za de té. Nos lo be­bi­mos y con­ver­sa­mos de to­do un po­co.

De re­pen­te mi so­bri­na me pre­gun­ta ¿tía y el quien es?, le res­pon­do, muy tran­qui­la un com­pa­ñe­ro de via­je. No que­do con­for­me con la res­pues­ta que le di, en ese ins­tan­te se me vie­ne a la men­te… ¡es­te ca­ba­lle­ro no se va­ya a pa­sar ro­llos con­mi­go! Me le­van­to de la me­sa y di­go: ‘¡el ca­ba­lle­ro se tie­ne que ir!’ En­ton­ces se le­van­ta y lo en­ca­mino a la mi­cro”. ¿Lo echó de su ca­sa? “Fue li­te­ral­men­te así, pe­ro pa­só co­mo una ho­ra y me lla­man por te­lé­fono. ¡Pa­ra mi asom­bro era él! Le pre­gun­té: ¿Có­mo su­po mi nú­me­ro si yo no se lo ha­bía da­do? Me res­pon­de muy sereno: ‘cuan­do pi­die­ron los da­tos en el bus me lo gra­bé’.

Al día si­guien­te me lla­ma de nue­vo, me pre­gun­ta si te­nía al­go que ha­cer, a lo que le res­pon­dí que me in­vi­ta­ron a unas cla­ses de tan­go. El me pre­gun­tó si me gus­ta­ría que me acom­pa­ña­ra y le di­je que si no es in­con­ve­nien­te pa­ra él, acep­ta­ba, por­que no me ubi­co mu­cho en Santiago.

Es­ta­ba muy con­ten­ta por­que el tan­go es una de mis pa­sio­nes. Me pu­se ta­co al­to, me­dias ca­la­das y uno de mi ves­ti­do de baile. Co­mo es la cos­tum­bre, cuan­do lle­ga una per­so­na nue­va al gru­po, se tie­ne que pre­sen­tar, le po­nen mú­si­ca, tie­ne que bai­lar un po­co, con ca­da uno de los mo­ni­to­res. ¡Ese mo­men­to fue tan fe­liz, des­pués de to­do mi tra­ta­mien­to, nun­ca pen­sé que vol­ve­ría a bai­lar!

Así pa­sa­ban los días, las ve­ces que po­día me acom­pa­ña­ba en mis trá­mi­tes, has­ta que un día se de­ci­dió, me di­ce: ‘¡us­ted me gus­ta!’ Al es­cu­char es­tas pa­la­bras me pu­se con­ten­ta, pe­ro tam­bién reac­cio­né mo­les­ta, le di­je fría­men­te: ‘¡Us­ted, se es­tá bur­lan­do de mí! ¿no sa­be la en­fer­me­dad que ten­go?’ Uno se nie­ga a de­cir que tie­ne cán­cer, esa pa­la­bra es la­pi­da­ria. Yo te­nía sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos, me pre­gun­ta­ba por qué aho­ra se me da­ba es­ta opor­tu­ni­dad.

El me res­pon­de muy se­rio: ‘¡De nin­gu­na ma­ne­ra, soy una per­so­na que es­tá so­la, que tie­ne to­da su vi­da re­suel­ta, he vi­vi­do lo su­fi­cien­te! Le ofrez­co lo mu­cho o lo po­co que vi­va, quie­ro vi­vir­la con us­ted. No me he fi­ja­do por su apa­rien­cia, es por su for­ma de ser, por su trans­pa­ren­cia, por su alma’. Es­ta res­pues­ta, me que­bró el ser­vi­cio, por­que se ne­ce­si­ta mu­cha no­ble­za pa­ra ha­cer­se car­go de una per­so­na que, por diag­nós­ti­co, tie­ne su tiem­po con­ta­do, asu­mien­do tre­men­da de­ci­sión”. ¿Qué ha pa­sa­do des­de ese mo­men­to has­ta es­ta fe­cha? “Des­de ese mo­men­to no se ha se­pa­ra­do más de mí, eso ha­ce más de 15 años”. ¡Es una her­mo­sa his­to­ria! ¿qui­sie­ra dar­le un mensaje a las per­so­nas que es­tán su­frien­do esa en­fer­me­dad? “Doy es­te tes­ti­mo­nio pa­ra to­da la per­so­na que han su­fri­do es­ta en­fer­me­dad, pa­ra que no se des­ani­men y ten­gan fe y es­pe­ran­za que se pue­de re­ver­tir una en­fer­me­dad por gra­ve que sea. El con­se­jo que hu­mil­de­men­te les pue­do dar, es que siem­pre, en pri­mer lu­gar, pon­gan a Dios en su ca­mino pa­ra to­do lo que ha­gan. Em­pe­zar de nue­vo, per­do­nar to­do, re­cor­dar que el pa­sa­do, no se pue­de re­cu­pe­rar, el futuro no lo sa­be­mos, so­lo nos que­da el pre­sen­te. ¡El pre­sen­te es pa­ra vi­vir­lo a ple­ni­tud!”

“Di­fí­cil es li­diar con es­ta en­fer­me­dad, pe­ro me pro­pu­se dar­le la pe­lea”.

15 años de re­la­ción lle­va Cla­ra Ele­na Man­rí­quez y su pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.