Chef que de­jó la fi­lo­so­fía por su pa­sión en la co­ci­na

Re­cuer­da con ca­ri­ño sus ini­cios en la co­ci­na, don­de tra­ba­jó con gran­des ban­que­te­ros que la im­pul­sa­ron a apren­der ca­da día mas del ar­te cu­li­na­rio, has­ta con­ver­tir­se en to­da una es­pe­cia­lis­ta de la co­mi­da te­rri­to­rial.

Ellas (Chile) - - Portada - Antonieta Mu­ñoz

Cam­biar a Pla­tón y a Aris­tó­te­les por sar­te­nes, fon­dos, ollas y cu­chi­llos, no de­be ser una de­ci­sión fá­cil, a me­nos que el “amor a la sa­bi­du­ría” ha­ya in­ser­ta­do la cla­ri­dad en el co­ra­zón, pa­ra ha­cer vi­si­ble el de­seo cier­to que só­lo te otor­ga la li­ber­tad, que per­mi­te desa­rro­llar en la vi­da lo que real­men­te nos gus­ta y apa­sio­na. A es­ta con­clu­sión lle­gó Antonieta Mu­ñoz, una es­tu­dian­te de Fi­lo­so­fía, que a sus 19 años tu­vo tan cla­ro su ob­je­ti­vo, que se per­mi­tió prio­ri­zar su in­cli­na­ción por el ar­te no­ble del pa­la­dar -de­ci­sión que to­mó lue­go de pa­sar cua­tro años en­tre la uni­ver­si­dad- y aga­rrar­se fuer­te de su “vía de es­ca­pe”, co­mo ella mis­ma lo de­fi­ne. Aho­ra -es­ta mu­jer, con dos her­mo­sos hi­jos que la lle­nan de ale­gría y con quien com­par­te sus aven­tu­ras- le cuen­ta a ELLAS, có­mo el co­ci­nar ha ido trans­for­man­do su día a día e im­pul­sán­do­la a so­ñar en gran­de, ha­cien­do lo que real­men­te le gus­ta: co­ci­nar.

De son­ri­sa diá­fa­na y her­mo­sos ojos cla­ros, cu­yo co­lor no es fá­cil de­ter­mi­nar, por­que tien­den a cam­biar su to­na­li­dad a me­di­da que el en­torno y las emo­cio­nes ha­cen presa de ella; se des­vi­ve al re­la­tar­nos la his­to­ria de su vi­da, don­de ca­da pa­so da­do y ca­da sa­tis­fac­ción re­ci­bi­da, se re­la­cio­na in­me­dia­ta­men­te con la gas­tro­no­mía. “Du­ran­te los cua­tro años que es­tu­ve en la uni­ver­si­dad tra­ba­jé con gran­des ban­que­te­ros en co­ci­na. ¡Era co­mo mi vía de es­ca­pe! Lue­go es­tu­ve ca­sa­da por diez años y, sien­do tal­qui­na, me fui a vi­vir a Cons­ti­tu­ción, una ciu­dad a la que quie­ro mu­cho, es el lu­gar don­de for­me una fa­mi­lia. Ha­ce cin­co años me vi­ne a Talca con mis hi­jos pa­ra re­cons­truir y re­co­men­zar una nue­va vi­da, aquí acu­dí a lo que me da­ba vi­da apar­te de mis hi­jos: la co­ci­na”.

“Vol­ví a tra­ba­jar nue­va­men­te con los gran­des ban­que­te­ros con los que tra­ba­jé en mi ado­les­cen­cia, me die­ron la opor­tu­ni­dad de es­tar allí. Co­men­cé sien­do au­to­di­dac­ta y em­pe­cé a avan­zar. Pri­me­ro sien­do ayu­dan­te, has­ta lle­gar a ser je­fa de turno en pro­duc­ción en una de las ban­que­te­ras, lo cual me ani­mó a es­tu­diar gas­tro­no­mía in­ter­na­cio­nal y tra­di­cio­nal chi­le­na, y a mis 36 años, di el pa­so de ha­cer de mi pa­sión, una pro­fe­sión. Pa­ra mí es muy gra­ti­fi­can­te la gas­tro­no­mía en mi vi­da, me ha lle­na­do de re­com­pen­sas, ha ha­bi­do mo­men­tos ago­ta­do­res, co­mo to­dos he te­ni­do cor­ta­du­ras, caí­das, pe­ro se­guí ade­lan­te y tra­té que no vol­vie­ra a su­ce­der­me. ¡En eso con­sis­te la vi­da!”, re­fle­xio­nó. Si de ca­mi­nos di­fí­ci­les se tra­ta, Antonieta ma­ni­fies­ta te­ner mu­cha ex­pe­rien­cia al res­pec­to. “¡Me cos­tó mu­cho! Mi ca­rre­ra es­ta­ba en ho­ra­rio diurno y yo te­nía dos hi­jos pe­que­ños, pe­ro gra­cias al apo­yo de mis pa­dres pu­de ha­cer­lo y tu­ve éxi­to. ¡Ya di mi exa­men y es­toy a la es­pe­ra de mi tí­tu­lo, pe­ro ya soy una pro­fe­sio­nal! Tam­bién tu­ve el apo­yo de mi je­fe de ca­rre­ra y de mis pro­fe­so­res, que, en cier­to mo­do, hi­cie­ron que es­to tan im­po­si­ble se pu­die­se lo­grar, por­que es muy com­pli­ca­do es­tu­diar en un ho­ra­rio diurno, apar­te de tra­ba­jar part time en co­ci­na ¡Pe­ro ya es­tán los fru­tos!

CHEF A SUS AN­CHAS

So­bre sus pro­yec­tos ac­tua­les, la pro­fe­sio­nal del buen pa­la­dar nos cuen­ta lo que se en­cuen­tra desa­rro­llan­do y la di­rec­ción que es­ta to­man­do su ca­rre­ra. “Ten­go un mes co­mo chef eje­cu­ti­va en la co­ci­na de la Vi­ña Co­rral Vic­to­ria, ubi­ca­da en el ca­mino ha­cia San Cle­men­te, don­de es­ta­mos tra­ba­jan­do en una re­no­va­ción de car­ta y en lo que es mi co­ci­na, por­que me he ca­rac­te­ri­za­do en to­dos es­tos años en tra­ba­jar la co­ci­na te­rri­to­rial, la co­ci­na lo­cal. Por dos años fui par­ti­ci­pe de un pro­yec­to de la ACHEFF, el Go­bierno Re­gio­nal y Ser­na­tur, en el cual nos cer­ti­fi­ca­ron a co­ci­ne­ros de la Re­gión co­mo Chef 100K, que es un pro­yec­to pa­ra tra­ba­jar con pro­duc­tos de 100 ki­ló­me­tros a la re­don­da. Es­toy fe­liz por­que el Mau­le tie­ne una tre­men­da des­pen­sa que hay que po­ner en va­lor”.

Ex­pli­ca que esa ex­pe­rien­cia le per­mi­tió agre­gar­le va­lor a lo pro­pio de la re­gión e im­ple­men­tar­lo en el nue­vo com­pro­mi­so pro­fe­sio­nal que es­tá rea­li­zan­do. “Acá en Vi­ña Co­rral Vic­to­ria le com­pra­mos los pro­duc­tos a nues­tros ve­ci­nos de San Cle­men­te, las ver­du­ras y to­da la ma­te­ria pri­ma es de acá de la zo­na. Ade­más, ten­go la po­si­bi­li­dad de ha­cer lo que quie­ra y eso es lo me­jor, por­que ser mu­jer, lle­gar a es­te car­go y que ten­gan la con­fian­za en ti, es por­que real­men­te va­lo­ran tu tra­ba­jo. Pa­ra mí es­to es co­mo va­lo­rar to­do el tra­ba­jo que he he­cho to­dos es­tos años, es­tu­diar mu­cho so­bre los pro­duc­tos lo­ca­les, te­ner con­tac­to con los pro­duc­to­res, fo­men­tar el comercio jus­to, tra­ba­jar con los pro­duc­tos de es­ta­ción, con pla­tos de tem­po­ra­da, e in­no­var tam­bién”, nos re­la­ta vi­si­ble­men­te emo­cio­na­da.

¡TO­MAR LOS CU­CHI­LLOS!

De­ta­llan­do a lo que se re­fie­re cuan­do nos ha­bla de lo fe­liz que ha si­do su vi­da, vis­ta por los ojos de una chef, Antonieta nos sorprende con su la­do so­cial. “Gra­ti­fi­ca­cio­nes he te­ni­do por mon­tón, una de ellas fue po­der apor­tar con un gra­ni­to de are­na en Cons­ti­tu­ción, cuan­do su­ce­die­ron los in­cen­dios fo­res­ta­les en San­ta Ol­ga en el año 2017. En ese mo­men­to es­ta­ba es­tu­dian­do aún, es­ta­ba co­men­zan­do mi prác­ti­ca in­ter­me­dia y me en­con­tra­ba en la co­mo­di­dad de mi ca­sa vien­do la te­le­vi­sión, cuan­do tras­mi­ten lo que es­ta­ba su­ce­dien­do y di­je: ‘¡es­to no pue­de que­dar así, Cons­ti­tu­ción es una ciu­dad a la que le ten­go mu­cho ca­ri­ño, y que me en­tre­go mu­cho por diez años, sien­do yo una fo­ras­te­ra, ¡me re­ci­bió con los bra­zos abier­tos!”, di­jo al re­cor­dar lo que sin­tió al mo­men­to.

“De­ci­dí to­mar con­tac­to con las au­to­ri­da­des y con las per­so­nas que ya co­no­cía y ver en que po­día ayu­dar. Con un gru­po de chef y de co­ci­ne­ros de Santiago y de Talca to­ma­mos nues­tros cu­chi­llos, unos ami­gos de Santiago tra­je­ron ca­mio­nes con mer­ca­de­ría, yo to­mé mis im­ple­men­tos: gas, co­ci­na, co­ci­ni­lla, fon­dos, to­do… y nos fui­mos a ar­mar, en pri­me­ra ins­tan­cia, una tien­da de cam­pa­ña en el es­ta­dio de San­ta Ol­ga. Allí es­tu­vi­mos co­ci­nan­do pa­ra la gen­te que es­ta­ba en las car­pas, pe­ro otro ti­po de co­ci­na, una co­ci­na ri­ca, hu­ma­na, que por un mo­men­to los hi­cie­ra ol­vi­dar­se de lo que es­ta­ban vi­vien­do, y ese fue un fin de se­ma­na com­ple­to, con to­do el apo­yo de es­tos co­ci­ne­ros”.

La chef tal­qui­na re­cuer­da lo du­ra e im­pac­tan­te, pe­ro sa­tis­fac­to­ria ex­pe­rien­cia. “Cuan­do los co­ci­ne­ros tu­vie­ron que re­tor­nar a sus tra­ba­jos -por­que mu­chos de ellos tie­nen res­tau­rant y ban­que­te­ría- yo me que­dé por diez días en el cuar­tel de Bom­be­ros. Me fui a ofre­cer en qué po­día ayu­dar des­de mi co­no­ci­mien­to, des­de mi pa­sión y me hi­ce car­go con otro chef de la co­ci­na que es­ta­ba en el Li­ceo Po­li­téc­ni­co, don­de pre­pa­rá­ba­mos mil ra­cio­nes de co­mi­da dia­rias”.

“Al quin­to día, el chef tu­vo que vol­ver a la Sex­ta Re­gión y allí me que­dé cin­co días so­las. Hi­ce un lla­ma­do a la co­mu­ni­dad y lle­gó un gru­po de mu­je­res her­mo­sas de Cons­ti­tu­ción a ayu­dar. Ellas cor­ta­ban, pe­la­ban y yo ar­ma­ba. ¡Dor­mí li­te­ral­men­te en la co­ci­na! En la no­che pre­pa­ra­ba los pos­tres, fue un re­ga­lo­neo que se les hi­zo a los bom­be­ros, ellos te­nían su pos­tre con le­che asa­da, le­che ne­va­da… eran co­sas ri­cas”. Ma­ni­fies­ta que el apo­yo lle­gó tam­bién por par­te de ban­que­te­ros de Talca. “Lle­ga­ron con ca­mio­nes lle­nos con ayu­da, así co­mo car­nes y hue­vos de la co­mu­ni­dad -por­que era pro­teí­na lo que faltaba, ya que te­nía­mos mu­chas ver­du­ras-, en­ton­ces, eso fue un tra­ba­jo que li­de­ré en con­jun­to con la co­mu­ni­dad, y el mu­ni­ci­pio de Cons­ti­tu­ción. ¡Fue una la­bor su­per gra­ti­fi­can­te!

“Des­pués re­gre­sa­mos al tiem­po a cons­ti­tu­ción con otro gru­po de co­ci­ne­ros que or­ga­ni­za­ron un be­ne­fi­cio, un ma­tri­mo­nio a una pa­re­ja, Clau­dia y su es­po­so me re­cuer­do, que se ca­sa­ban ese fin de se­ma­na cuan­do fue el in­cen­dio, per­die­ron su ca­sa y per­die­ron to­do, to­do, en­ton­ces de­ci­di­mos ha­cer­le un re­ga­lo y re­gre­sa­mos a Cons­ti­tu­ción, y au­na­do a la ges­tión del mu­ni­ci­pio y al due­ño de un res­tau­rant que nos pa­so su lo­cal, re­ga­la­mos un ma­tri­mo­nio, ¡ fue so­ña­do, no lo es­pe­ra­ban, fue muy lin­do!

“¡Có­mo no amar la co­ci­na si me ha lle­na­do de ale­gría, apar­te que mis hi­jos, que son los pi­la­res en mi vi­da, les gus­ta, me acom­pa­ñan! Tam­bién ha­go ac­ti­va­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas re­pre­sen­tan­do a la re­gión con el mis­mo es­ti­lo de co­ci­na que me iden­ti­fi­ca, en­ton­ces en el ve­rano via­ja­mos por di­fe­ren­tes pla­yas, ha­ce­mos shows de co­ci­na, en di­fe­ren­tes re­gio­nes mos­tran­do la gas­tro­no­mía del Mau­le y mis hi­jos me apo­yan. El más pe­que­ño co­ci­na con­mi­go, el ma­yor es el fo­tó­gra­fo ¡han si­do par­ti­ci­pes de to­da es­ta aven­tu­ra. En un futuro no tan le­jano es­pe­ro te­ner mi pro­pio res­tau­rant, es un sue­ño gran­de pe­ro no inal­can­za­ble y es­toy tra­ba­jan­do mu­cho pa­ra lo­grar­lo. Mi pa­dre, mi ma­dre mi her­mano y mi tía son mi apo­yo fun­da­men­tal, ¡pa­ra lo­grar to­dos mis sue­ños! Con­clu­yó la chef eje­cu­ti­va.

¡Có­mo no amar la co­ci­na si me ha lle­na­do de ale­gría!, ex­pre­sa.

“He te­ni­do cor­ta­du­ras y caí­das, pe­ro se­guí ade­lan­te y tra­té que no vol­vie­ra a su­ce­der”, cuen­ta. “En un futuro no tan le­jano es­pe­ro te­ner mi pro­pio res­tau­rant”, an­he­la

“Mis pa­dres, mi her­mano y mi tía son mi apo­yo fun­da­men­tal”, re­la­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.