Pi­lar Sor­do: La re­co­no­ci­da psi­có­lo­ga que se con­fie­sa con ELLAS

Ma­ría del Pi­lar Sor­do Mar­tí­nez

Ellas (Chile) - - Portada -

Psi­có­lo­ga

Dos hi­jos de 27 y 24 años

Vi­ve en San­tia­go Con­fe­ren­cis­ta de “El desafío de ser fe­liz” ¿ Có­mo ha sen­ti­do la re­cep­ti­vi­dad del pu­bli­co tal­quino?

“Me sien­to fe­liz por sen­tir esa re­cep­ción, don­de ha­bía gen­te llo­ran­do, gen­te rién­do­se y mo­vi­li­za­da con lo que pa­sa con las emo­cio­nes, o con el mis­mo con­cep­to de fe­li­ci­dad que el es­tu­dio mos­tró. Eso es lo que me ha­ce se­guir ca­mi­nan­do. Siem­pre que ven­go a Tal­ca me sien­to bien aco­gi­da. De aquí ha­cia el sur la gen­te es más ex­pre­si­va que ha­cia el nor­te, así que es un pla­cer ver la mo­vi­li­za­ción de la gen­te, ver co­da­zos y to­do ti­po de ma­ni­fes­ta­cio­nes que de al­gu­na ma­ne­ra mos­tra­ba el es­tar lle­gan­do a don­de te­nía que lle­gar, que era al co­ra­zón, así que es­toy muy agra­de­ci­da”.

¿ A qué pai­ses ha lle­ga­do con sus es­tu­dios?

“A to­da Amé­ri­ca La­ti­na, so­lo me fal­ta Puer­to Rico y Hon­du­ras, don­de he es­ta­do con­tan­do los re­sul­ta­dos de ca­da país, que son dis­tin­tos y tie­nen dis­tin­tos desafíos, a la vez que voy ha­cien­do in­ves­ti­ga­cio­nes en ca­da uno de ellos”.

¿ Por qué de­di­car­se a ha­cer es­tu­dios? ¿Que la lle­vó a es­to?

“No ten­go idea, se dio, fue pau­la­tino. La gen­te em­pe­zó a sa­ber que yo ha­cía es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes y me em­pe­zó a pe­dir que las con­ta­ra. La gen­te se em­pe­zó a dar cuan­ta que les gus­ta­ba cuan­do las con­ta­ba por­que te­nían al­go de hu­mor, por­que era en un len­gua­je sen­ci­llo y hoy día mi vi­da fun­cio­na 15 días en Chi­le y 15 días fue­ra, en al­gún lu­gar del mun­do his­pano, que es mi tie­rra de ca­mi­na­ta. Así ter­mi­nó sien­do el pe­re­gri­na­je. Pa­ra mí es una fe­li­ci­dad pe­re­gri­nar por dis­tin­tos paí­ses y po­der con­tar las ex­pe­rien­cias de las ca­mi­na­tas. El te­ma de gé­ne­ro, la ve­jez, la vio­len­cia, los hi­jos…”.

¿ Co­mo cam­bia a su fa­mi­lia el he­cho de de­di­car­se a via­jar por tan­tos lu­ga­res?

“Con ago­ta­mien­to. Mis hi­jos es­tán más arri­ba de la ca­be­za con mis es­tu­dios, con mis ca­mi­na­tas y con to­do. Sin em­bar­go, creo que igual el tes­ti­mo­nio de es­ta ma­má lo­ca, apa­sio­na­da y per­ma­nen­te ca­mi­nan­te les ha de­ja­do hue­lla en la va­len­tía que él y ella tie­nen. Ha ha­bi­do con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas por­que yo fi­nan­cio las in­ves­ti­ga­cio­nes, por lo tan­to, pi­do cré­di­tos y es­toy en­deu­da­dí­si­ma has­ta den­tro de cua­tro años más. Aun así, ellos han si­do muy so­li­da­rios en ese pro­ce­so”.

¿ Co­mo qui­re que la vean sus hi­jos?

“A mí lo que me in­tere­sa es que mis hi­jos cuan­do yo me mue­ra, re­cuer­den que apar­te de te­ner una ma­má lo­ca -que lo van a de­cir de to­das ma­ne­ras- sien­tan que tu­vie­ron una ma­má que en­tre­gó lo que te­nía que en­tre­gar y que se de­jó lle­var por el sueño, por el que­rer tocar el co­ra­zón de la gen­te, y que esa mis­ma pa­sión se les in­yec­te a ellos en lo que van a ha­cer, que con co­sas muy dis­tin­tas a las mías pe­ro que ya se no­ta que es­tán en eso”.

¿Pue­de dar un men­sa­je a to­dos los lec­to­res de ELLAS?

“So­lo de­cir­le a la gen­te que di­ga lo que sien­te, que no se duer­ma en la no­che sin ha­ber des­cu­bier­to que le dio ra­bia, pe­na, mie­do y ale­gría en el día, que de­ci­da ese es­ta­do de paz, que no per­mi­ta que na­die se lo con­ta­mi­ne y que esa de­ci­sión se tra­ba­je con vo­lun­tad, que es la úni­ca ma­ne­ra de po­der­lo lo­grar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.