Cuan­do una re­pen­ti­na en­fer­me­dad obli­ga a sa­car lo me­jor de ca­da uno

Ellas (Chile) - - Portada -

Dis­fru­tar de la pla­ya y la pis­ci­na en fa­mi­lia es lo que más se desea du­ran­te es­ta tem­po­ra­da de al­tas tem­pe­ra­tu­ras y sol. Pe­ro se de­be es­tar cons­cien­te de que el ca­lor, el clo­ro, la sal del mar, la are­na y el ex­ce­so de la­va­do son los prin­ci­pa­les enemi­gos del pe­lo en es­ta épo­ca de va­ca­cio­nes.

El con­tac­to con el agua con clo­ro, la are­na, la ex­po­si­ción al sol ex­ce­si­vo, no son bue­nos pa­ra una me­le­na sa­lu­da­ble, ya que pue­de cau­sar irri­ta­ción y gran re­se­que­dad. El clo­ro en es­pe­cial eli­mi­na po­co a po­co los acei­tes na­tu­ra­les, lo que ge­ne­ra­rá en el pe­lo ma­yor po­ro­si­dad, se que­bra­rá fá­cil­men­te y se vol­ve­rá más ás­pe­ro y se­co es­pe­cial­men­te en las pun­tas.

Lo me­jor es pro­te­ger la fi­bra ca­pi­lar, es­pe­cial­men­te de­pen­dien­do del ti­po que se ten­ga. Las me­le­nas on­du­la­das sue­len ser más grue­sas y la des­hi­dra­ta­ción es me­nor a la de los ca­be­llos li­sos, que sue­len ser más fi­nos y de­li­ca­dos. Los ca­be­llos de­co­lo­ra­dos o con tra­ta­mien­tos son igual de pro­pen­sos al da­ño del clo­ro y del sol, ya que se al­te­ra fá­cil­men­te la ca­pa de agua y las de­fen­sas na­tu­ra­les. Con el fin de pro­te­ger y cui­dar es­ta im­por­tan­te par­te de nues­tro cuer­po, du­ran­te y des­pués de la ex­po­si­ción a las in­cle­men­cias del cli­ma, te trae­mos tips y op­cio­nes na­tu­ra­les que cui­da­rán, hi­dra­ta­rán y pro­te­ge­rán el ca­be­llo de for­ma na­tu­ral. Pa­ra lo­grar man­te­ner­lo en con­di­cio­nes óp­ti­mas y dis­fru­tar del ve­rano sin preo­cu­pa­cio­nes: En­jua­ga el ca­be­llo con agua dul­ce des­pués de na­dar. Es­to lo­gra­rá lim­piar­lo de cual­quier re­si­duo co­mo el clo­ro, la sal o la are­na que pue­de ha­ber ab­sor­bi­do

Evi­ta la ex­po­si­ción di­rec­ta al sol por lar­gos pe­rio­dos de tiem­po. Cu­bre tu ca­be­za con un som­bre­ro o man­ten­te de­ba­jo de una som­bri­lla. El ca­lor ex­ce­si­vo y los fuer­tes ra­yos UV cau­san un da­ño que al pa­so del tiem­po des­pig­men­ta la he­bra na­tu­ral.

Uti­li­za cham­pús apro­pia­dos al ti­po de ca­be­llo, una bue­na op­ción na­tu­ral pa­ra el cui­da­do de la fi­bra ca­pi­lar son los cham­pús na­tu­ra­les, los cua­les con­tie­nen di­ver­sos in­gre­dien­tes que pro­te­gen, hi­dra­tan y vi­ta­li­zan des­de la raíz a las pun­tas. In­clu­ye en tu día cre­mas de ma­sa­je ca­pi­lar lu­bri­can­tes

Apli­ca aceite de ar­gán, oli­va, al­men­dras, pal­ta o jo­jo­ba, es­tos brin­dan bri­llo y lo hi­dra­tan, lue­go de la ex­po­si­ción al sol. In­cor­po­ra más agua a tu in­ges­ta dia­ria con el fin de hi­dra­tar tu ca­be­llo y ade­más la piel. Con­su­me ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na A, B y C, bró­co­li, za­naho­ria, es­pi­na­ca, le­che, pes­ca­do, fru­tos se­cos, pi­mien­tos y na­ran­jas.

La es­tra­te­gia prin­ci­pal es man­te­ner el pe­lo hi­dra­ta­do y pro­te­gi­do pa­ra no re­gre­sar con da­ños que cos­ta­rán la be­lle­za y vi­ta­li­dad del ca­be­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.